Dixit es una de las mejores opciones para jugar este verano. Por varios motivos. Su dinámica es sencilla de aprender. Engancha a hijos, tíos, amigos, padres e incluso abuelos. Y se puede llevar a cualquier sitio. Una suma redonda para pasar las vacaciones.

dixitEn Dixit, cada jugador contará con seis cartas en su mano. De todos los participantes (mínimo 3 y máximo 12) uno de ellos ejercerá como ‘cuentacuentos’ y lanzará una carta bocabajo y dirá una palabra o frase. Por ejemplo, si yo fuera el ‘cuentacuentos’ hubiera lanzado la carta de la derecha titulada como ‘Napoleón’. El resto de jugadores lanzaría, dentro de sus seis cartas de la mano, la que más se pareciera a ‘Napoleón’.

Posteriormente el ‘cuentacuentos’ barajará las cartas que tuviera (tantas como jugadores) y pondrá bocarriba su carta y todas las recibidas. El resto de jugadores tendrá que adivinar que carta es ‘Napoleón’. Quien acierte, se llevará tres puntos, quien falle ninguno. Con una excepción, si todos aciertan o todos fallan, el ‘cuentacuentos’ no recibirá puntos y los demás lograrán dos. Como bonificación extra, si alguien ha echado una carta tan buena que se parece a ‘Napoleón’ y la votan sus compañeros, recibirá un punto adicional por voto.

dixit-gr

Siguiendo con el ejemplo, imaginemos que con las cartas mostradas arriba se ha jugado así: La carta ‘Napoleón’ ha sido votada tres veces, la carta con la lupa dos y la carta con la luna una vez. Pues bien, el ‘cuentacuentos’ recibiría tres puntos, los tres jugadores que hayan votado ‘Napoleón’ sumarían tres puntos y, además, quien lanzará la lupa se llevará dos y quien jugara la luna conseguirá un punto.

Y así durante tantas rondas como cartas se puedan jugar. Al comienzo de cada ronda se cogerá una carta del mazo no descubierto y la partida durará hasta que este se agote. Al final, se sumarán los puntos y quien más tenga ganará. Una dinámica fresca y sencilla, con partidas que duran una media hora.

PD. Evidentemente, si hubiéramos jugado esa carta como ‘Napoleón’ habríamos tenido muchas opciones de que todo el mundo nos acertara la carta. ‘Tengo miedo’ hubiera sido un título alternativo que, seguro, habría dado más juego.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *