Cifras

 

El problema de los números es que son fríos, impersonales y nos acomodan en la indiferencia. Saber que el número de parados registrados en las oficinas del Instituto Nacional de Empleo (Inem) en Granada aumentó en noviembre en 1.397 personas ya no nos conmueve. Tampoco que ya sean 112.250 en la provincia y casi cinco millones en España. Nos hemos acostumbrado a medir la tragedia en cifras y vemos cifras que, más grandes o pequeñas, se repiten con la frecuencia y la intensidad necesarias para inmunizar la conciencia. Con los nuevos datos del paro llegarán las reacciones y las declaraciones, sí, pero en ese protocolo de la rutina se oculta la tragedia de hombres y mujeres que tienen la sensación de que todo se desmorona a su alrededor. Quizás sería bueno dejar de manejar porcentajes y empezar a mirar a los ojos de ciudadanos reales en las colas de las oficinas de empleo o en los comedores sociales. Recomiendo que nos preguntemos si todos hacemos lo suficiente.

1 Comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *