Mañana se celebra la SUBASTA BENÉFICA DE ARTE a beneficio del proyecto VACACIONES POR LA PAZ

“La Sociedad Comprometida”

Campamento saharaui.
Campamento saharaui.

Mañana sábado día 10 de abril se celebra la SUBASTA BENÉFICA DE ARTE sahaArtesolidario a beneficio del proyecto ‘Vacaciones de Paz’ para los niños y niñas saharauis organizada por la Asociación Granadina de Amistad con el Sahara (R.A.S.D) y la Fundación Caja Rural de Granada en la Sala Zaida de Caja Rural junto a la Fuente de las Batallas a partir de las 19 horas.

Desde ‘La Ciudad Comprometida’ queremos mostrar el mayor de los apoyos y desear un rotundo éxito a esta causa e iniciativa, queriendo para ello publicar un comprometido artículo de nuestra amiga Marta Arias.

LA HOSPITALIDAD SIN RESERVAS DE LOS SAHARAUIS

Por Marta Arias. Licenciada en Ciencias Ambientales y Experta en Cooperación

Ajena a la difícil e injusta situación que vive el pueblo saharaui, conocí su historia y realidad al realizar las prácticas de Cooperación Internacional con el proyecto “Formación en agricultura sostenible y consolidación de redes de trabajo integral en los huertos de los Campamentos Saharauis de Tindouf, Argelia”, llevado a cabo por la ONG CERAI (Centro de Estudios Rurales y de Agricultura Internacional), con el Ministerio de Cooperación Saharaui y el Ministerio de Desarrollo Económico como contraparte local.

Estas prácticas no fueron sólo una importante toma de contacto con el trabajo en Cooperación Internacional, sino sobre todo y muy especialmente, me abrieron los ojos a otra realidad, a la magia de una gente que conquista rápido los corazones de quienes comparten con ellos los limitados recursos materiales de que disponen. La oportunidad de colaborar desde el terreno, me permitió descubrir su hospitalidad sin reservas, el agradecimiento sincero, la ilusión en niños y grandes, el brillo de sus miradas, su fuerza para resistir con esperanza la extrema dureza del entorno y de la situación que viven.

El proyecto persigue fomentar la agricultura desde un enfoque sostenible, adaptado al ecosistema, para obtener el mejor rendimiento con las técnicas más adecuadas. Pretende también el aumento de las capacidades humanas, así como reducir la dependencia exterior incidiendo en el uso de recursos propios (desde ganadería y sus excreciones, hasta tipos de plantas, etc.) y contribuyendo a la mejora en la dieta de la población.

Entre otras tareas, me dediqué a la logística para el equipamiento de un laboratorio de análisis de agua y suelo de uso agrícola. Los estudios realizados contribuirán a la experimentación para optimizar los sistemas de riego, el abonado, la siembra, variedades de semillas, etc. Dicho laboratorio forma parte del CEFA ‘Centro de Experimentación y Formación Agrícola’, construido por la Federación de Asociaciones de Solidaridad con el pueblo Saharaui del País Valenciano; en el que trabaja también la ONG PTM-Mundubat.

El centro dispone además de un aula de formación para los actores implicados en agricultura,  un almacén, una parcela de huerto para experimentación agraria, y prevé un banco de semillas y un centro de recursos que permita el intercambio de información para la mejora de todos los huertos.

El trabajo en el centro y la convivencia con su equipo me aportaron muchos conocimientos en el terreno laboral, pero especialmente me hicieron descubrir un pueblo hospitalario y una cultura distinta. Tuve la suerte de compartir no sólo su trabajo, sino también su té, su amistad; de comer con ellos y servirme con pan cada bocado de lentejas. Pude estar en sus haimas, con sus familias, celebrando con ellos la fiesta del cordero y sintiendo que era una más entre ellos.

Los trabajadores del CEFA, que tan bien me acogieron, me hicieron sentir siempre a gusto y se quedaron con un trocito de mí, como yo los llevo conmigo ahora. Con todo ello, junto a las difíciles condiciones de vida en los campamentos, a la necesaria adaptación a un ritmo de vida y cultura diferentes y frente a mi corta estancia, la experiencia fue enriquecedora e inolvidable.

Este año he vuelta a visitarlos ya que he participado en el Sahara Maratón 2010, que  no pudo ser mejor excusa para mantener mi apoyo a su justa lucha, para visitar a los amigos, convivir con ellos nuevamente y hacer ruido para que se les escuche, porque tienen derecho a decidir su propio futuro y un hogar al que regresar.

3 Comentarios

  1. Que lujo este articulo de Marta… Y que mejor para ilustrar las bondades del proyecto Vacaciones en Paz!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *