AMIGO LABORDETA

«Ciudadanos Comprometidos»

José Antonio Labordeta.
José Antonio Labordeta.

 ‘La Ciudad Comprometida’, GRarquitectos y el arquitecto y urbanista Juan Carlos García de los Reyes se suman a la tristeza generalizada por la pérdida de una gran persona comprometida con la sociedad como fue José Antonio Labordeta. Su muerte no ha dejado impasible a nadie. 

Entre los miles de mensajes llegados a la capilla ardiente del poeta, cantautor, escritor, periodista, político…, destacamos las siguientes: 

  • El Rey Juan Carlos expresó su dolor afirmando que «era un gran amigo, un gran aragonés y gran patriota, siento muchísimo su muerte».
  • Serrat declaró sentirse agradecido a la vida por haberle proporcionado la posibilidad de haber conocido a Labordeta y «haber discurrido con él» un trecho largo de sus vidas. Para Serrat el de ayer fue un día de honda tristeza: «El deseo de encontrar un mundo mejor, más libre, más justo, más respetuoso con el prójimo y más sabio nos ha unido en el tiempo y en el trecho que tenemos que caminar».
  • El presidente del PP, Mariano Rajoy, ha transmitido sus condolencias a su familia y ha destacado su «compromiso político con Aragón y su polifacética expresión cultural».
  • El PSOE ha lamentado el fallecimiento de José Antonio Labordeta y ha destacado que con él se va un ciudadano «comprometido con todas las causas justas» y que además «ha dejado su huella en la historia reciente» como artista y político. «Hoy perdemos a un hombre bueno en el que las palabras igualdad y justicia hacían despertar las conciencias», ha expresado el responsable de cultura de la Ejecutiva Federal del PSOE, José Andrés Torres Mora.
  • El también cantautor Víctor Manuel describe a un hombre al que «es imposible no quererle». Labordeta era para él un hombre «íntegro, leal y único en la manera de escribir». Su manera de cantar marcó a toda una generación.
  • En el programa ‘A vivir que son dos días’ Gabilondo ha subrayado que el también profesor aragonés estaba «lleno de vida». «El problema es que tenía una sensibilidad sin sensiblería, era el antiñoño, un hombre lleno de frescura, de valores y de compromiso», ha recalcado. 

Labordeta en su faceta como político.
Labordeta en su faceta como político.

A continuación reproducimos el artículo de Julián Casanova publicado en la sección Obituario de El País el pasado día 19 de septiembre de 2010.  

En los últimos años, José Antonio Labordeta y yo compartimos opiniones, conversaciones y debates en la radio. Hablábamos del Partido Popular, de Obama, de la crisis, de la corrupción o de los libros y canciones que nos gustaban. Labordeta hacía y decía tantas cosas que resultaba difícil de clasificar. Para la gente que nos escuchaba, José Antonio Labordeta era político, cantautor, escritor, el hombre de la mochila, el hombre justo, el abuelo, el que mandó a la mierda a los señores diputados de la derecha que no le dejaban hablar. 

Labordeta era de ese clase de gente que creía que el futuro sería mejor que el presente. A las personas que creen eso se les llama utópicas, pero en realidad lo que hacen es atacar la hipocresía, la estupidez y expresar la insatisfacción frente al privilegio. 

Labordeta usaba la vida cotidiana, los problemas de la gente que pasa por la calle, para iluminar el debate político. Frente a quienes creen que los hombres y mujeres estamos sujetos a poderes tan grandes que es mejor no tocarlos, José Antonio apelaba a la dignidad, la nuestra, la de los humanos, para saber dónde comienza lo intolerable. Como nació en una República y creció en la España de Franco, nunca le gustaron esos cerdos de Rebelión en la granja de George Orwell, escrita, recordemos, en 1945, que creaban una dictadura sobre los otros animales, mucho peor que lo que habían conocido. 

Todos queríamos conservar a Labordeta. Los humanos se pasaron el siglo XX buscando en algo en que creer. Y algunos se lo tomaron tan en serio que mataron en nombre de cosas tan abstractas como la religión, la ideología, la patria o el rey. Si hablabas unos minutos con Labordeta, te dabas cuenta que tampoco era para tanto. Necesitamos gente que piense y sienta. Ojalá pudiera seguir hablando con él en la radio. Hasta siempre, José Antonio.

1 Comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *