LAS DEUDAS ROEN EL VIEJO MAPA MUNICIPAL ESPAÑOL

 «Noticias y Actualidad»

Las dificultades que atraviesan los ayuntamientos en España están abriendo un debate respecto del modelo municipal que data desde las Cortes de Cádiz, en 1812, cuando los Consistorios no ofrecían servicios… Hay 8.109 municipios: a cada campanario corresponde un ayuntamiento. Es excesivo.

fuente:unalt.es
fuente:unalt.es

 La estructura como la mentalidad de los gastos reinante estos últimos años, no es sostenible. El 85% es menos de 5.000 habitantes y un 40% inferior a 500 habitantes. El modelo está obsoleto. En Gran Bretaña hay 450 entidades municipales, y ninguna con una población por debajo de 20.000 habitantes. Los municipios están compuestos por varios pueblos.

  En Grecia, a raíz de la crisis se han suprimido dos tercios de sus ayuntamientos, de 1.034 a 355, para recortar el gasto público, lo que supondrá un ahorro de 1.185 millones de euros anuales para el país. ¿Es posible hacer algo similar en España?

 Así se manifestaba el pasado domingo el comentarista José Manuel Garayoa en un artículo de opinión titulado: «Las deudas roen el viejo mapa municipal español», publicado en La Vanguardia. Como os decía, el debate está abierto. ¿Y tú qué piensas?

Juan Carlos García de los Reyes, desde Lima (Perú)

11 Comentarios

  1. y por ende, si el ayuntamiento se endeuda sus ciudadanos tambien.
    Lo que no puede ser es la manera de pago de las instituciones publicas.
    Es inaudito que paguen sus deudas a x meses vencidos.
    Al igual que cualquier empresa, deben pagar a trabajo realizado, pues existen muchisimas familias que no pueden esperar a que llegue el momento de cobro.

  2. Si bien es cierto que el modelo territorial español está conformado por pequeños municipios de escasa población, no creo que la supresión de Ayuntamientos solucione en modo alguno la economía municipal ni el gasto público. Tal supresión daría lugar a un caos administrativo mayor del existente. Lo que se debería analizar de forma exhaustiva y controlar periodicamente es la economía de los ayuntamientos pequeños, las fuentes de financiación y el estado de las subvenciones y ayudas recibidas para actuaciones determinadas. Seguro que los interventores tiene mucho que decir al respecto.

  3. Aunque no se trata exactamente de ayuntamientos, los Cabildos Insulares de islas pequeñas como La Gomera han dejado de ser entidades administrativas dirigidas a solucionar problemas de la comunidad, para transformarse en «formas puras» de energía política, un fenómeno que, a mi modo de ver, resulta perfectamente prescindible. Es posible que ese síndrome sea también el que viene determinando la escasa eficacia de las corporaciones pequeñas.
    La reducción del número de entidades podría ser, por eso, buena. También podría ser positiva la reducción temporal de los cargos electos a sólo dos legislaturas, así como la «desprofesionalización» del cargo político.

  4. A modo de información, hay más de 36.500 municipios en Francia!
    Desde mi punto de vista el problema no es tanto el número de municipios que pueda haber en un pais, sino los recursos economicos y la competencias que tienen asignados cada uno de ellos.
    Hay muchisimas competencias para las cuales es imprescindible una gestión local si se pretende mantener la calidad de vida de los ciudadanos. Es cierto que hay otras competencias que podrían gestionarse y financiarse quizas mejor a un nivel comarcal o provincial… pero al final se trataría de desplazar el mismo problema economico a otro organismos.

  5. Estoy de acuerdo con lo indicado por Mathieu. No creo que el problema venga dado únicamente por el elevado número de municipios (que también tendría su parte de razón en determinados casos). En teoría, la administración la más cercana al ciudadano es la más eficaz, por lo que esto podría hacer pensar que cuanto más atomizado estuviera el territorio, más eficaz seria su administración. Eso es defendido por los que abogan por una mayor transferencia de competencias a los municipios. Pero únicamente esa situación de cercanía no provoca por si sola que sea eficaz. Es necesario un sistema justo, equilibrado y supervisado con una jerarquía administrativa que sea eficiente, donde no se produzcan duplicidades ni contradicciones y donde las líneas estén claramente marcadas. En mi opinión, el número de municipios sería inferior si a través de ellos no se optaran a la delegación o asunción de nuevas competencias, lo que hace pensar en que la existencia de determinadas entidades locales no está justificada en valores históricos, culturales o territoriales, sino en un puro interés por competencias y las asignaciones presupuestarias que conllevan.

  6. Yo SI opino que una reducción de ayuntamientos redundaría en un mayor ahorro y no solo económico sino en esfuerzos administrativos y en eficacia en la gestión municipal. Con una reducción del número de ayuntamientos, al estilo británico (todos ellos mayores de 20.000 hab) se conseguiría ahorrar en presupuestos municipales, cargos políticos y redundancia de servicios que con municipios tan pequeños es dificil de gestionar. Vease por ejemplo los dos «planes Zapatero», donde era tan ínfima la cantidad que recibian ayuntamientos muy pequeños que no servía para generar empleo ni llevar a cabo obras de cierta embergadura que repercutiran en la mejora en la calidad de vida de los ciudadanos.
    ¿Están nuestros representantes políticos por la labor de llevar a cabo esta tarea?
    Además, esta reducción en el número de ayuntamientos debería estar aparejada de una redistribución de competencias entre los tres niveles competenciales y una financiación real y efectiva de los mismos.

  7. Yo empezaría por la Diputaciones, auténtico fenómeno obsoleto de la Administración española, que son perfectamente suplantables por las Delegaciones Provinciales de las Comunidades Autónomas. Luego procedería con la unificación de municipios, aunque no por número de habitantes, pues ello supondría el abandono de determinados espacios que de no ser por el apoyo a escala municipal resultarían despoblados, con las consiguiente repercusión que esto tendría para el Medio Ambiente; donde se pueden reducir municipios es en el entorno de las grandes áreas conurbanas, allí la separación espacial es mínima (a veces un semáforo o una calle), los asuntos son más compartidos que en ninguna otra parte (transporte metropolitano o red energética por ejemplo) y las descoordinaciones son más contraproducentes que en cualquier otro lado (el consumo de suelo en La Vega de Granada por ejemplo), además hay notables experiencias en Madrid o Barcelona, donde diversos núcleos han sido absorbidos para constituirse en barrios. Luego está el esfuerzo que nos queda por hacer a la hora de integrar las nuevas tecnologías en la gestión municipal, hay que aprovechar este recurso y procurar que la «ventanilla única» sea ahora la «cpu municipal única». Y finalmente estaría la opción de reducir competencias o cuando menos evitar solapamientos, por ejemplo con la policía (Militares, Policía Nacional, Guardia Civil, Policía Local…).

  8. Buenas tardes.
    Concuerdo con lo expuesto en comentarios anteriores, el problema no es si el número de municipios es demasiado o no en un país.
    Desde mi punto de vista, el meollo del asunto recae en definir si los municipios existentes están acordes a la dinámica de los procesos políticos, económicos, sociales y físico-ambientales de su entorno; con la finalidad que exista eficiencia en el gasto público, a través de una adecuada administración y distribución de los recursos, y que se garantice el buen ejercicio de gobierno y la gestión del desarrollo.
    En ese sentido; disminuir el número de municipios (en mi país lo llamamos fusión de distritos) no necesariamente tendría que ser la solución. Podría partirse por un análisis integral del territorio que permita conocer su principales características (físicas, económicas, ambientales, sociales, culturales, etc.) y principalmente su funcionalidad; ello con la finalidad de lograr una división racional del territorio, que contribuya, como se dijo anteriormente, al ejercicio óptimo de la administración y gestión municipal, coadyuvando de esta manera al desarrollo integral del país.

  9. Doy la bienvenida a Nidia, ing. geógrafa peruana que asesora a la Presidencia del Consejo de Ministros de su país.
    Gracias por tus acertados comentarios, y por tu hospitalidad durantei visita a Perú.

  10. Estimado Juan Carlos, gracias por la bienvenida.
    Muy interesantes los temas que se tratan en La Ciudad Comprometida, mis felicitaciones para ti y el staff de profesionales que te acompaña. Espero podamos compartir nuestras experiencias y con ello aportar nuevas perspectivas, nuevas formas de ver y tratar el territorio, de forma tal que innovemos en nuestro quehacer profesional y contribuyamos con nuestra sociedad.
    Estamos en contacto.
    Saludos desde Perú.

  11. Por un lado hay que reducir el número de cuerpos administrativos municipales, sobre todo para entidades de menos de 5000h.
    Pero por otro lado se echa en falta la necesidad de una mayor representación en los municipios grandes de los barrios y pedanías.

    en las elecciones municipales se echa en falta una mayor representatividad que se podría conseguir se se dividen en circunscripciones como algunas provincias(lease Murcia)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *