EL TSJM TAMBIÉN CONSIDERA EXPOLIO EL PLAN URBANÍSTICO DE EL CABANYAL

“Noticias y Actualidad”

El plan urbanístico para el Barrio del El Cabanyal en Valencia sigue generando noticias. Recordemos que este Plan Especial de Reforma Interior, planteado por la administración valenciana, pretendía abrir un gran eje viario a través del barrio para abrirse paso hacia el mar, a costa de la demolición de 450 edificaciones. Tras una firme respuesta ciudadana y de diversos colectivos, como recogimos en La Ciudad Comprometida en anteriores artículos (Enlace 1, Enlace 2), una orden del Ministerio de Cultura calificó de “expolio” el plan. Ahora bien, hace algunos días el Tribunal superior de Justicia de Madrid calificó tal orden como válida y ajustada a ley como recoge la siguiente noticia aparecida en la prensa digital:

Imagen de una calle de El Cabanyal. FUENTE: elpais.com
Imagen de una calle de El Cabanyal. FUENTE: elpais.com

La orden del Ministerio de Cultura que calificó de “expolio” el plan de urbanismo diseñado por el Ayuntamiento de Valencia para el barrio de El Cabanyal es válida y cumplió la ley. Es lo que ha determinado el Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM) en una respuesta a la demanda de ejecución del Ayuntamiento que pretendía anular la orden aprobada por el ministerio en diciembre de 2009.

La sentencia desmonta los argumentos del Ayuntamiento y confirma que el ministerio podía ejercer la tutela: “La competencia es de la ministra [entonces Ángeles González Sinde]. Por tanto, todo lo alegado en su contra carece de fundamento”. Asimismo, considera que la finalidad de la orden era “velar por el patrimonio del conjunto histórico” del barrio y de la trama urbana.

Según el texto, el ministerio actuó correctamente paralizando el Plan Especial de Protección y Reforma Interior, un proyecto urbanístico que pretendía abrir una ancha avenida hasta el mar a costa de 450 edificios. El tribunal indica que el ministerio emitió una resolución “motivada y contrastada por numerosos informes técnicos”, en contra de las acusaciones del Ayuntamiento.

La plataforma Salvem El Cabanyal comunicó su “satisfacción” y consideró el auto “un nuevo espaldarazo judicial”. El colectivo hizo una llamada “al consenso social” y solicitó “una reunión con todas las partes interesadas” en el desarrollo “de El Cabanyal y de la ciudad de Valencia” para “replantear de una vez por todas el futuro de nuestro barrio”. Salvem el Cabanyal urgió a la Administración a contar con “vecinos, partidos políticos y otras fuerzas sociales y sindicales” para redefinir el destino del barrio: “Nos jugamos una parte importante, muy importante, del futuro de toda la ciudad”. A modo de consejo, la asociación hizo hincapié en la rehabilitación del espacio “porque crea puestos de trabajo y movimiento económico, al contrario que la expropiación, que cuesta dinero y retrasa la solución”.

Por último, una portavoz de la plataforma insistió en que “los intereses económicos de la ciudad pueden llevarse a cabo sin necesidad de destruir” y tildó de “irrespetuosa” la actitud de la alcaldesa, que “entiende que su deseo debe ser cumplido por encima de las sentencias judiciales”. El colectivo valoró como “muy positiva” una sentencia “perfectamente documentada” y la tomó como “otro motivo para la esperanza y para mantener la lucha”, porque “es muy duro vivir amenazado”.

Para acceder a la noticia completa, PINCHA AQUI

 

6 Comentarios

  1. Sin conocer en profundidad el asunto, me atrevo a recordar un hecho que ya he mencionado en otros comentarios de este blog y que no es otro que el reconsiderar dejar nuestros nucleos historicos intocables, buscandoles otras alternativas que no sean su alteracion fisica, tal y como vienen haciendo en Helsinki desde los años 80, maxime teniendo en cuenta que no es el momento de meterse en grandes aventuras urbanisticas, especialmente por parte de aquellas ciudades mas duramente endeudadas. El reciente premio Plitzker 2012, Wang Shu, se ha hecho destacar por reciclar y recuperar los materiales y practicas tradicionales, mientras que nosotros nos empeñamos en modernizar e inventar nuestras ciudades. ¿No hay un poco de incoherencia en ello?

  2. Lo que es evidente es que el barrio marinero del Cavanyal no puede seguir como está, degradado y foco de marginalidad. En mi modesta opinión la opción del Ayuntamiento de prolongación de la Avenida de Blasco Ibañez, más allá de Serrería hasta la misma Malvarrosa es una opción de transformación general de Valencia que actualmente vive de espaldas al mar, pero en esa opción también debería contemplarse la rehabilitación de las viviendas del Cavanyal que no fueran expropiadas, en caso contrario quedarían bolsas de marginalidad a ambos lados de la moderna avenida y no se habría hecho nada. Por otro lado el Cavanyal, ayudado con una rehabilitación integral de sus viviendas y puesta en valor del entorno sería una de las zonas más interesantes de Valencia, un poblado marinero integrado en una de las ciudades más modernas de España.Yo optaría por la segunda opción la rehabilitación de viviendas, no por sólo por el presupuesto, sino porque la prolongación de Blasco Ibáñez quizá me parezca una obra más del siglo XIX, cuando se abrieron las Grandes Vías en las ciudades españolas a costa de las edificaciones tradicionales que había en el entorno, ejemplos tenemos con la Gran Vía de Granada y Madrid. Lo que está claro es que el Ayuntamiento de Valencia tiene el deber de invertir en el Cavanyal y no puede retrasar por más tiempo dicha inversión.

  3. Es la historia de siempre, repetida en muchas de nuestras ciudades. Los principios de las intervenciones “a lo Haussmann” del Paris del XIX no parecen, a priori, la solución más sensata en nuestros días. No siempre la distancia más corta entre dos puntos es la línea recta.

  4. Coincido con la idea de que una actuación encaminada a recuperar el barrio mediante una rehabilitación integral sería lo más conveniente. Seguro que que se puede hacer una gran actuación de apertura al mar aprovechando los valores de este barrio. Al final, los centros históricos los iremos dejando abandonados mientras las ciudades se expanden, dejando un foco de suciedad en su interior

  5. Queridos amigos de La Ciudad Comprometida… Leo vuestros comentarios con agrado ya que todos vosotros aportáis matices importantes a la verdadera zazón que compartís: las cosas deben hacerse con mesura y con respeto, y que las sociedades deben saber gestionar responsablemente sus decisiones colectivas, cosa que obviamente no ocurrió en Valencia.
    En breve iniciaré la última jornada de mi viaje por tierras peruanas y tendré la oportunidad de presentar públicamente nuestras propuestas para UNA NUEVA CULTURA URBANA EN AREQUIPA, en las que la participación y el intercambio con las fuerzas sociales y los representantes de esta metrópoli van a adquirir una dimensión muy importante… Y lo haré con el orgullo de saber que estaremos favoreciendo el DESARROLLO DE CIUDADES COMPROMETIDAS!

  6. hola,soy del cabaf1al concretamente vivo en la c/ dotocr lluch y estoy de acuerdo coon la ampliacion, a mi familia le tiran tres casas pero eso no quita q vlc tenga q crecer y el cabaf1al por su parte desintoxicarse en todos los sentido (droga, okupacif3n, ). estamos hartos de ver un barrio degradado por los propios vecinos que gritan SALVEM ‘ que tienen que salvar su paraiso imboliario, pues todos sabemos que muchos de los que gritan han comprado mas de tres casas para crear su monopolio. Pero la droga y la delincuencia no cesan y lo mejor es recolocar a cada familia en una casa, siempre y cuando, se han los verdaderos propietarios y ademe1s cumplan con todos los requisitos legales, ya que muchas de esas casas no pagan luz ni agua y piden, piden y piden.por ultimo especificar que vivimos con algo de miedo ya que por la noche esas calles se convierten en nucleos de compra-venda de sustancias y delincuencia. por eso os pido que dejeis de impedir un plan donde reinara la paz, la convivencia, solidaridad de un barrio de pescadores, de un pueblo familiar y una Valencia que quiere resurgir.Gracias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *