Urbanismo bioclimático (I): Clima, microclima, estrategias urbanas generales

“La Ciudad Comprometida”

Hace unos días os presentamos la serie de Urbanismo Bioclimático, que hoy queremos continuar con este primer artículo sobre Clima, microclima, estrategias urbanas generales. Como ya explicamos uno de los fundamentos de este tipo de concepción urbana es la eficiencia energética, para minimizar los impactos que genera la ciudad sobre el medio, y fomentar, con estrategias sostenibles, el confort y la calidad de vida.

Por ello partimos de la base de que hay que conocer el medio y el clima urbano para poder plantear las estrategias y gestionar los recursos de una manera sustentable.

En primer lugar es necesario realizar estudios previos pormenorizados de las condiciones del microclima urbano, analizando factores como la captación de energía solar, de forma activa y pasiva, las coordenadas solares, que engloba varios factores entre ellos por ejemplo la altura solar en los diferentes meses del año; la cuantificación de necesidades térmicas, el estudio de las cartas bioclimáticas, las temperaturas y la isla de calor urbana, el viento y sus direcciones, la humedad y calidad del aire, y un largo etcétera. El análisis de estos elementos nos conducirá a una serie de conclusiones para poder realizar un diagnóstico preciso y determinar que estrategias se han de seguir.

Cubierta del Edificio Nueva Sede de Telefónica en Madrid, con placas fotovoltaicas, para el control de la radiación y la generación de electricidad. Fuente:

 

Así el diseño bioclimático de Vitoria-Gasteiz se basa en dos fundamentos: El diseño por sol, donde se engloba en primer lugar soleamiento de edificaciones y sus condicionantes urbanos, como la orientación de las calles, la tiología edificatoria, el ángulo de obstrucción solar, etc ; y en segundo lugar el soleamiento en los espacios urbanos, donde se estudia las zonas de solana y umbría y la acción de la vegetación sobre la radiación solar; y el  diseño por viento, sobre las edificaciones y los espacios públicos.

Las estrategias urbanas que de todo esto emanan son de muy diversa índole. Van desde las diferentes tipologías edificatorias y soluciones constructivas (huecos de fachadas y su orientación, terrazas, elementos de protección no opacos, etc..), integración de sistemas de captación solar, utilización de la vegetación de hoja caduca como protección y captación solar, la planificación de los espacios públicos y la importancia de evitar la obstrucción solar a los mismos por parte de edificios próximos…

Dibujo

Todas estas estrategias tienen como fin lo expresado al comienzo de este artículo: generar unos espacios urbanos donde prime la eficiencia energética y el bienestar social, haciendo un uso responsable de los recursos disponibles. Utilizar los conocimientos de los factores climáticos y orientarlos hacia una concepción urbana respetuosa, como medio para mejorar la calidad de vida de las personas. Esta concepción de urbanismo no solo beneficia a los habitantes de la propia ciudad, sino a una escala más amplia, ya que los principales problemas ambientales afectan a escala global, pero tienen solución a escala local, y este es el camino.

LAS CIUDADES Y SU CAMINO HACIA LA EFICIENCIA

“La Ciudad Comprometida”

En el pasado foro de debate celebrado en la Red de Urbanismo y Medio Ambiente de la UIM, “Medio Ambiente y Ecología Urbana”, uno de los temas de reflexión fue la eficiencia energética en las ciudades y el modelo a seguir en los próximos años. En esta línea está el siguiente artículo de prensa.

EL FUTURO ES LA INTELIGENCIA

Mejorar las infraestructuras de agua, ahorrar energía, reducir drásticamente el tráfico, adelgazar el alumbrado público o vestir de verde los espacios son algunos de los gestos de decenas de Ayuntamientos y municipios de todo el mundo que empiezan a tomar conciencia del reto que representa el éxodo planetario a la ciudad para mejorar la calidad de vida de sus ciudadanos y, de paso, crear una nueva cultura económica que apueste por el más es menos. De no abrazar esta cura de modernización y adelgazamiento, los expertos en gestión urbana auguran el colapso de las ciudades, donde ya se concentra más de la mitad de la población mundial, y donde el 75% de las almas de todo el planeta se aglutinará en los próximos 20 años.

Ante la falta de suelo para crecer hasta el infinito, con leyes ambientales cada vez más restrictivas, problemas de contaminación de todo tipo, y envueltas en una crisis económica que ya no deja margen para grandes ni pequeñas alharacas en el gasto público, las ciudades se van sumando a lo que el gigante de la consultoría IDC llama “la explosión de la economía inteligente, donde las smart cities son la parte más visible de lo que está por venir. Existe la necesidad de definir un nuevo modelo de desarrollo urbano basado en este concepto, que permita gestionar de forma sostenible las grandes ciudades que ahora necesitan evolucionar para prevenir su propio colapso”.

FUENTE: elpais.com
FUENTE: elpais.com

INFORMACIÓN CONECTADA

IBM puso nombre hace cinco años a lo que hoy es un arrebato de iniciativas de empresas tecnológicas para acompañar a las urbes en este proceso, que arrancó vinculado a una mejor gestión de la energía y de la movilidad y hoy se ha extendido como una mancha de aceite a todos los servicios. La compañía, líder en la creación de las mejores herramientas para obtener información inteligente, ha invertido 14.000 millones de euros en el último lustro y ha absorbido hasta 250 empresas de software para el desarrollo de su concepto smarter cities, o sea, ciudades capaces de interconectar toda la información que generan, lo cual no solo solventará los crecientes problemas de servicios e infraestructuras, sino que además ofrecerá un nuevo tejido económico que atraiga empresas y talentos en multitud de sectores.

En este giro de las ciudades hacia una nueva imagen de marca que las asocie con mayor eficiencia, cada cual debe buscar su seña de identidad. Málaga es un ejemplo recurrente entre los gurús de esta ciencia por ser pionera en el desarrollo de todo un barrio, el de La Misericordia, que reducirá su consumo energético en un 20% gracias a la instalación de contadores inteligentes en oficinas y viviendas, capaces de regular la demanda de electricidad. El proyecto comenzó en 2009 de la mano de Endesa y de un consorcio de 11 empresas que han invertido 31 millones de euros en el desarrollo de redes eléctricas inteligentes que dependen de un centro de control, ya en marcha.

Otras, como Toledo, están optando por ganar la batalla al despilfarro en el alumbrado público y generar valor para dar alas al turismo. La ciudad recibe cerca de dos millones de visitantes cada año, pero son turistas de día. Para ganar el millón de más que el Gobierno quiere conseguir, la ciudad necesitaba ganarse a los turistas para pernoctar en Toledo. En 2008 recurrieron a Philips para orquestar el embellecimiento de sus edificios y lugares más emblemáticos, como las riberas del Tajo, el Alcázar o la fachada de la catedral, con luminarias led, una revolución tecnológica que ahorra hasta el 80% en el consumo y permite jugar con las tonalidades. “El resultado es espectacular: la catedral es ahora más bonita de noche, y los restaurantes situados en las riberas del Tajo son más atractivos”, explica Gerardo González, ingeniero técnico del Ayuntamiento de Toledo responsable del proyecto.

En plena asfixia económica de los Ayuntamientos y municipios en España, ¿cómo financiar toda esta inteligencia? “Es un momento muy crítico, los Ayuntamientos son conscientes de que quieren apostar por la mejora pero no tienen dinero, así que estamos en un diálogo para buscar un modelo público-privado, en el que el retorno de la inversión se cubre con los ahorros energéticos“, explica José María Piqué, responsable de Barcelona para Siemens.

SOLUCIONES DE FUTURO

Así se están financiando la mayoría de proyectos de eficiencia energética en España, porque exigen un menor desembolso inicial de la Administración. Este gigante abrió en octubre su nueva división infraestructura y ciudad, consciente del potencial de negocio que augura la necesidad de darle una capa de brillo inteligente a la gestión urbana. En Barcelona, la compañía ha colaborado con el Ayuntamiento para la creación de la línea de metro sin conductor más larga de Europa.

“Barcelona ha sabido hacer de la movilidad eficiente una marca”, añade Piqué. La Ciudad Condal está en plena reconversión de sus autobuses diésel a híbridos y tiene encima de la mesa un proyecto piloto para reducir hasta un 30% la factura eléctrica de sus edificios públicos. No es casualidad que sea esta ciudad la anfitriona del congreso mundial sobre smart cities que tendrá lugar a finales del mes de noviembre.

Para acceder al artículo original, PINCHA AQUI

ANDALUCIA AVANZA EN EL CAMINO DE LAS ENERGIAS RENOVABLES

“La Sociedad Comprometida”

El Consejo de Gobierno ha aprobado el Decreto de Fomento de las Energías Renovables y la Eficiencia Energética, norma que establece las exigencias básicas en estas materias y crea una certificación para garantizar su cumplimiento en la construcción y la industria. Su desarrollo supondrá en los próximos siete años un ahorro previsto de alrededor de 390.000 toneladas equivalentes de petróleo.

Energía eólica. FUENTE: energiaonliune.es
Energía eólica. FUENTE: energiaonliune.es

Entre otras medidas, el decreto fija objetivos concretos y plazos para la implantación de sistemas constructivos eficientes y el uso de energías renovables en edificios e instalaciones industriales; la utilización de biocarburantes en el transporte, y el aprovechamiento energético del biogás que se genera en los centros de producción y gestión de residuos.

Respecto al primero de estos aspectos, la norma propiciará durante los próximos siete años un ahorro energético de 77.000 toneladas equivalentes de petróleo (tep) en la edificación y de 211.000 en el sector industrial. Por su parte, las medidas relativas a biocarburantes facilitarán la sustitución de 100.000 tep de combustibles convencionales.

Energía hidráulica. FUENTE: renovablesverdes.com
Energía hidráulica. FUENTE: renovablesverdes.com

La consecución de estos objetivos se acreditará, entre otros instrumentos, a través de la nueva figura del Certificado Energético Andaluz, que será imprescindible tanto para el otorgamiento de autorizaciones y licencias como para la puesta en servicio de las instalaciones y el suministro energético. Este certificado se exigirá en las fases de redacción y finalización del proyecto, y la exigencia se aplicará tanto a edificios de nueva construcción como a las nuevas instalaciones industriales.

Así, frente al certificado informativo que exige la normativa estatal, el autonómico tendrá carácter de requisito obligatorio previo a la construcción, primera ocupación o puesta en funcionamiento de los edificios e instalaciones, además de proporcionar a la ciudadanía una información adecuada sobre el consumo energético y la calidad en la edificación. La certificación correrá a cargo de técnicos competentes u organismos colaboradores de la Administración, dependiendo de las características concretas de cada edificación o instalación.

En los dos ámbitos, los certificados tendrán una validez de diez años. Para asegurar el mantenimiento en el tiempo de los niveles de eficiencia y ahorro acreditados, el decreto regula la figura de los planes de gestión, que deberán desarrollarse en edificios de gran consumo (con una potencia térmica de instalaciones comunes superior a 70 kw) y en todas las industrias incluidas en el ámbito de la regulación.

En el caso de la edificación, los niveles de eficiencia necesarios para el certificado se calcularán siguiendo la metodología prevista en la normativa básica estatal y deberán alcanzar, como mínimo, la ‘categoría D’ definida en la misma. Los requisitos se exigirán a los edificios de nueva planta, a la totalidad de los del sector público andaluz (incluidos los antiguos) y a aquellos ya existentes cuya ampliación o reforma suponga incrementar en más del 30% el consumo de energía primaria, ampliar en más de 1.000 metros cuadrados la superficie útil o renovar más del 25% de los cerramientos. Para los casos en que no sea obligatoria la certificación, se prevé el establecimiento de incentivos económicos y tributarios dirigidos a la adopción voluntaria de medidas.

Respecto a la industria, los requerimientos serán aplicables en todas las instalaciones nuevas a partir de umbrales de consumo anual definidos para cada sector y fijados por defecto en las 250 tep o en su equivalencia de suministro eléctrico en alta tensión estimado de 1.250 kw. El certificado se exigirá también a los proyectos de ampliación que supongan incrementar en un 30% el consumo de energía primaria, siempre y cuando se rebasen los umbrales mínimos.

Para ampliar información pueden visitar los siguientes enlaces que sirvieron de base para el siguiente artículo:

 http://www.evwind.com/noticias.php?id_not=9459

http://ayudasoficiales.es/Ayudas-y-Subvenciones-Andalucia/Andalucia/ayudas-al-desarrollo-energetico-sostenible-energias-renovables-y-eficiencia-energetica-en-andalucia.html

Jesus María Cuesta Guerrero, Arquitecto de GRarquitectos

MARCO NORMATIVO DE LA EFICIENCIA ENERGÉTICA EN LOS EDIFICIOS (3)

“Noticias y actualidad” + “La Sociedad Comprometida”

Por Carolina Minola Fotti. Arquitecta de GRarquitectos

Arquitectura Sostenible, Editorial Pencil.
Arquitectura Sostenible, Editorial Pencil.

Las primeras normas acerca del ahorro de energía en edificios en España se remontan al año 1979. En ese año se aprueba el Real Decreto 2429/79 denominado Normativa Básica de la Edificación en la que se dan instrucciones sobre las Condiciones Térmicas en los Edificios que en adelante se abrevia como NBE-CT-79.

A partir de la entrada de España en la Unión Europea, toda normativa que se publica habrá de seguir las directivas de la Unión Europea y a partir de ese momento las normas publicadas en España siguen las directivas que emanan de Bruselas.

En el año 1993 se publica la Directiva 76/93/CEE del programa SAVE de la Unión Europea. Este programa tiene como objetivo limitar las emisiones de dióxido de carbono, no tanto reduciendo el consumo directamente sino aumentando la eficiencia energética sobre todo en el sector residencial que es el que más energía final consume y además cada año se incrementa. A partir de esta Directiva 76/93/CEE se establecen los programas de certificación energética en edificios, el programa sobre aislamiento térmico eficaz y sobre auditoría energética en empresas de elevado consumo de energía. Continuar leyendo →

LA AUDITORÍA SOBRE EFICIENCIA ENERGÉTICA EN LOS EDIFICIOS (2)

“Noticias y actualidad” + “La Sociedad Comprometida”

Por Carolina Minola Fotti. Arquitecta de GRarquitectos

Es una herramienta que nos sirve para conocer en forma profunda el consumo energético de la edificación,  que afectan al consumo de energía y así poder identificar, evaluar y organizar las diferentes oportunidades de ahorro de energía dependiendo de la rentabilidad.

Una auditoria energética es una acción puntual llevada a cabo en un sistema consumidor de energía, mientras que el plan de ahorro será una puesta en acción de las conclusiones obtenidas en la auditoría energética. Continuar leyendo →