Lo que la ciudad esconde

Una obra destapa un misterio. Una Suiza de secretos. Cajas de seguridad bajo la loseta isabelina, bajo el cuarzo del tiempo, debajo del empedrao graníno, duerme el sueño injusto y desmedido del cemento combinado con el asfalto.

Pero, y cuando llega el progreso de máquina y política ex machina, dios como justificación y sobre todas las cosas, salen a la luz y recaen con todo el peso del poder del olvido.

Largos son los secretos que la ciudad esconde y, en los últimos cinco años, bajo las piquetas y palas excavadoras del futuro de la nueva ciudad han aparecido, y no las diremos en orden, vasijas como fenicias, villas romanas que dan pie a un futuro ignoto y museo en Los Mondragones, plazas de toros de no se sabe qué siglo si lo preguntas en Calvo Sotelo pero que sí saben responder que tardaron un siglo en hacer la avenida, grifos de gua de tubería rota y miles de metros de obra excavada en torno a un metropolitano que no decae.

Al final, la sucesión de desencuentros y encuentros, la cita a ciegas con la historia del subsuelo de la ciudad es un mal menor con tono mayor que retrasa, confunde y sobre todas las cosas, enfrenta.

Un repaso a los últimos diez años permiten comprobar las vicisitudes que supone excavar, aunque sea mínimamente, en la ciudad de Granada. En julio de 2005, los restos arqueológicos encontrados en las obras de la avenida de la Constitución amenazaban con trastocar toda la planificación y el diseño y, para empezar, dejaban sin fecha el final de las obras.

Según se informaba hace diez años, el enfrentamiento entre el Ayuntamiento gobernado por el Partido Popular y la Junta de Andalucía en manos del Partido Socialista iba a ser épico. No solo no desapareció sino que hoy en día se ha convertido en algo habitual, como lo demuestra la paralización del arreglo del parque del Cuarto Real de Santo Domingo, en el barrio del Realejo.

Si saltamos hasta hoy en día, podemos recordar que las obras del metro han puesto al descubierto tres hallazgos arqueológicos de importancia para conocer la historia de esta ciudad. El primero emergió en el campus universitario de Fuentenueva donde aparecieron construcciones de época romana, los restos pertenecen a una unidad de carácter agropecuaria, asociados a una almazara con un gran edificio de almacenaje y una necrópolis (34 sepulturas) de los siglos IV a VI d. C.

El segundo grupo de vestigios arqueológicos apareció en Severo Ochoa, era una necrópolis tardo romano a la altura de Albert Einstein con más de cincuenta tumbas. Por último, en la zona del Alcázar Genil, dentro del subtramo Camino de Ronda-Campus de la Salud, afloró el gran albercón documentado por Gómez Moreno en el siglo XIX, en lo que podría ser un espacio palatino más extenso. Se concluyó que la solera del estanque está perdida.

La crisis que sufre el país hace que no haya muchas obras de envergadura. Pero el ritual no deja de ocurrir. En marzo de 2012 las obras de Económicas destapan una zona arqueológica con restos íberos y romanos y, buenas noticias, en abril del año pasado las obras en los Mondragones dejan al descubierto una villa romana del siglo I. En febrero de este mismo año se ha anunciado que Mondragones tendrá su museo romano dada la importancia del hallazgo.

Mientras, los agujeros se trasladan y Granada Gruyere comienza a dejar de ser una idea y se convierte en metonimia.

Saquen sus diccionarios y disparen

32 Comentarios en Granada Gruyere: Bajo el suelo vive desde una plaza de toros a una villa romana

      • Bueno yo gozo de autocritica usted no la tiene. No tengo demasiado tiempo para argumentar. Creo que el comentario de Rafa lo hace muy bien. Es importante aceptar la critica y reflexionar. En un periodico lo importante es que la noticia sea clara y concisa. Se trata de periodismo no de prosa o poesia. A mi me interesa la arqueologia como ciencia y en su blog (noticia de arqueologia) no hay ni periodismo ni ciencia.

        Es simplemente un comentario al que usted no le puede gustar. Cuando se tiene un blog une se expone a la critica y debe de aceptarla. La arrogancia no le da mas razon.

        • Tiene usted completamente toda la razón
          Por eso es mi blog, donde ni se me ocurre poner noticias, sino comentarios y opiniones
          Si quiere noticas, le recomienda que no se equivoque y se lea el diario Ideal, donde las encontrará
          Por lo demás, que le vaya bonito que en mi blog seguiré haciendo los comentarios que me den la gana sin pretender dar noticias
          Saludos majete
          🙂

    • JaJaJaJaJaJaJaJaJaJaJaJaJaJaJaJaJaJaJaJaJaJaJaJaJaJaJaJaJaJaJaJaJaJaJaJaJaJaJaJaJaJaJaJaJaJaJaJaJaJaJaJaJaJaJaJaJaJaJaJaJaJaJaJaJaJaJaJaJaJaJaJaJaJaJaJaJaJaJaJaJaJaJaJaJaJaJaJaJaJa
      ¿Por que´pensamos que el Gruyere tiene agujeros?

  1. Absolutamentede acuerdo con Miguelín…
    El artículo aporta datos más que interesantes pero, en sus primeros párrafos, es un “quiero y no puedo” y, después de la crítica no aceptada, un “quiero y no puedo ni sé ni pretendo aprender porque todo lo sé”, y no pongo comas porque son frases coordinadas.
    Estimado señor Barrera, deje de intentar ser García Márquez porque, lamentablemente, no es ni alumno de primaria. Y lamento ser tan duro pero, después de leerlo cuatro veces, soy incapaz de enlazar las ideas que usted pretende expresar de forma “pseudoliteraria y torpe” en los primeros párrafos del artículo.
    En los siguientes, el escrito pierde la irregular regularidad de comas mal puestas e ideas mal entrelazadas e inacabadas, con pretensión “gongoriana o cervantina” (vaya usted. saber), para convertirse en una simple exposición de datos a la que no puede llamarse artículo sino simple redacción “ordenadita” de un chaval de segundo de primaria.
    Por último, expresar mi sorpresa por el hecho de que su “artículo” haya pasado el filtro de un editor de un periódico tan prestigioso…, o es que estaba aún de vacaciones de Semana Santa….
    Cordial saludo.

        • Bueno
          Pilla el Ideal y lee la apertura con este tema
          Y ya me dices qué tal

          Está claro que no admites provocaciones 😉
          Saludos

          • Por partes…
            En primer lugar, lo que no admito es la sorna como respuesta burda a una crítica razonada y argumentada, brevemente por no hacer más leña del árbol caído.
            En segundo lugar, demuestra usted nula capacidad de autocrítica y ningún respeto por quien pretende enseñarle y así le va.
            Por último, lo realmente indignante es la falta de educación reiterada en sus respuestas con todos los comentaristas críticos con su “artículo”, por llamarlo de algún modo.
            Ah, señor Barrera, usted no ha compartido mesa ni barra de bar conmigo para tutearme, pero si quiere aprender a redactar y, sobretodo, educación estaría encantado de invitarle a una cerveza; la enseñanza no se le puede negar al que quiere aprender…, pero para eso hace falta humildad. Si la tiene la oferta está hecha, tiene mi email.
            Sin acritud, cordial saludo, señor Barrera.

          • Viva su sentido del humor y sus entendederas
            Y olé
            Ya me voy yo pagando yo mis cañas, Farrita
            Juas!

    • ay, madre de las sabidurias sempiternas. Sabe usted la diferencia entre blog y periódico? sabe que usted no tiene que leer un blog personal si no quiere? sabe que un en un blog los autores hacemos lo que queremos sin editores? En fin, que flipo con las formas e ignorancia de la peña dando lecciones…

  2. 1.- Empedrao “graníno”
    2.- Parece que sobre el “y” del segundo párrafo. Eso, o el estilo es nefasto.
    3.- Tuberías de “gua” rota.
    4.- Los tres grupos de restos arqueológidos deberían ir en un mismo párrafo, o en tres diferentes, pero no en dos.
    5.- Los rituales no “ocurren”, sino que se celebran, se llevan a cabo o se realiza.
    6.- Granada Gruyere no es una metonimia, sino una boutade.

  3. La reflexión que plantea el artículo me parece muy interesante. Granada es una ciudad que citando algunos ejemplos tiene importantes proyecciones, desde ámbitos tan diferentes como la medicina, la justicia, la cultura y asociado a ella su patrimonio. Por otra parte es una ciudad que crece y necesita infraestructuras que en ocasiones se planifican teniendo en cuenta todos los factores a los que afecta, siendo en estos casos acertada su ejecución y en otras ocasiones lamentamos que no haya sido así.
    Las diferentes intervenciones arqueológicas que se citan en el texto tienen dos lecturas, por una parte se habla de “retraso en las obras” cuando en realidad se trata de un “adelanto en el conocimiento”, es cierto que quien debe pagarlas no lo entiende así pero ese es un problema en el que todos estamos de acuerdo, promotores, constructores, arquitectos y arqueólogos: las intervenciones arqueológicas desvelan patrimonio que es de todos, independientemente de donde aparezca, por lo que no se debería debatir sobre su conservación y adecuación, simplemente se debería incluir en los casos en los que los restos recuperados sean de interés para seguir enriqueciendo el patrimonio de nuestra ciudad del que tanto nos enorgullecemos. La financiación de los proyectos de intervención, los proyectos de restauración, conservación, mantenimiento y puesta en valor si son de todos y todos somos el Estado lo debe pagar el Estado.
    La segunda lectura que se plantea es la conservación hasta las últimas consecuencias de todo lo que pueda aparecer, algo que no es objetivo ni tiene criterio. Ésta idea en ocasiones está espoleada por quien tiene que sufragar una intervención, es comprensible porque es una injusticia y al final la culpa se la lleva quien menos se la merece. Cualquier proyecto de construcción es compatible con la aparición de restos arqueológicos que en muchas ocasiones ennoblecen y dan carácter al resultado final de la obra, aunque es cierto que eso tendría que poner de acuerdo a todos los actores que participan en el proyecto y sobre todo en el fondo está la cuestión económica que irrita y encona las posturas, por lo que ese es el problema a resolver, la financiación de la arqueología en el desarrollo de intervenciones, proyectos, compensaciones…
    Por último, con todo mi respeto y gratitud a todos los operarios que facilitan el trabajo en las intervenciones arqueológicas, el que aparece en la fotografía es Julio Román, director de la intervención arqueológica de la Facultad de Ciencias Económicas.

  4. Buenas. Interesante entrada sin duda. El problema de los restos, es que muchos de ellos, después de ser estudiados, catalogados…con la gran inversión que eso necesita, no sean, por motivos políticos, expuestos. Los casos de la antigua plaza de toros, el “circo” que fue la puesta en valor del muro del Genil en el parking (y con la excusa de esto, la constructora se lavo las manos y no realizo la urbanización, nefasta por otro lado, del paseo del Violón), lo que se ve venir con los restos romanos de los Mondragons, etc. Al menos nos podemos alegrar que reformas llevadas a cabo por particulares, como el hotel Fontecruz en Gran Via o la tienda Shana en Trinidad, si le hayan dado valor a esos restos.
    Saludos
    P.D: Que mal llevan algunos, el termino de las vacaciones 😀

  5. Ando muerta de la risa por el descontrol de la gente. Que si periodismo tal que si editores, que si…. ES UN BLOG!!!!!! Señores, es un blog y en un blog se pone lo que a uno le place, y como le sale del mondongoncillo! Otra cosa es el Barrera periodista, al que si publicara esto así en el periódico lo correrían a gorrazos, pero por eso está en el Ideal de otra manera, y en este, su blog, como a él le ha apetecido porque lo ha sentido así. Se comprende la distinción, señores sabiondos? Blog no es periodismo, al igual que sus comentarios no son críticas argumentadas…

  6. ES UN BLOG
    Sí que lo es y en un blog uno escribe lo que le da la gana y como le da la gana. Faltaría más. Pero escribir como a uno le da la gana no hace la escritura correcta.
    El problema es que si uno quiere ser leído, lo escrito debe de ser entendido y para eso existe un lenguaje con ciertas normas para así transmitir lo que uno piensa o siente.
    Se puede hacer mejor, peor, cometer errores, olvidarse de comas, etc.
    Cuando entre en tu articulo (blog) a través de Ideal me pico la curiosidad por que me parecía un título interesante, independientemente de que el gruyere tenga o no tenga agujeros, pero lo que me encontré es con un manojo de ideas que no estaban bien escritas o conectadas y me hizo perder el interés. No sé si por pereza o simplemente no lo revisaste pero está mal redactado y punto.
    Admite que ni siquiera te molestaste en corregirlo y no pasa nada. La arrogancia y la falta de autocrítica, en este caso te hacen perder la razón.

    Yo no soy escritor pero si lector. Cuando tienes un blog es por qué quieres que la gente lea tus opiniones y que tus lectores entiendan lo que quieres decir.
    Yo no sigo tu blog y no tengo ni idea de cómo tus otras entradas están escritas, lo que si te puedo decir es que en este caso a mi como lector no me gusto por que no está bien escrito y por lo tanto no lo disfruto.

    A lo mejor tenemos la misma opinión a sobre las obras de Granada y lo que implica desde el punto de vista cultural y político, pero sinceramente no entiendo tu falta de humildad

    Por cierto, argumenta porque está bien escrito. Los otros comentarios no critican tu opinión, solo dan argumentos de por qué está mal escrito.

    Con esto ya lo dejo para siempre.

    Un saludo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *