DOCU_IDEAL

1991
‘Mi marido me pega’
Yo estaba ahí.
Aparecía Martes y 13 en uno de sus exitosos números en los que, disfrazados y con imitaciones sin iguales, nos hacían partir a todo el país en Nochevieja. De igual forma nos partimos por el eje cuando se arrancaron con el titulado ‘Mi marido me pega’. Una burla cruel y entonces graciosísima de una víctima de malos tratos.

Años después, en torno a 1998, en Madrid, volví a ver el numerito y me quedé petrificado. Me resultó una burrada inigualable pero pensé que no era más que un fiel reflejo de la conciencia social de un país y de, menos mal, cómo había cambiado. El numero sería entonces, y ahora, directamente impensable.

1987
‘Sé que la mataré’
Yo estaba ahí
La mítica canción de Loquillo y los Trogloditas fue un éxito rabioso. Diez años después, cuando la conciencia empezaba a fraguarse sobre la violencia de género en este país, los movimientos feministas la tacharon de sucia y desapareció hasta que, otros diez años después, ya en 2007, se reivindicó como espejo de una época (leer el link con el debate).

2014
‘Sé que la mataré’
Yo estaba ahí
Febrero y un pabellón de deportes de Granada hasta los topes grita y se desgañita mientras al bajo un jaenero arranca que te mueres. Todo el mundo grita “Sé que la mataré”, pero todos pensamos que es un himno contra la violencia de género y contra los cabrones maltratadores. Es un grito de rabia permanente contra la injusticia y para que no se nos olvide nunca que hay mujeres muertas de miedo a las que tenemos que cuidar y que ayudar.

2014
‘Tengo miedo, Javi’
Yo estaba ahí
(Y seguiré estando siempre)
Abril. Tenía la tez palida en plena primavera. Ojeras y venas verdes asomaban por una piel transparente y al mismo tiempo erizada. Las palpitaciones se notaban desde antes de que llegara a la cita. La tía más bien plantada que conocía era la más delicada, débil y atemorizada, que disimulaba con sus máscaras y sus mentiras. Una última patada en la espalda delante de sus pequeñas hijitas fue la gota que colmó el vaso del dolor, de la rabia, de la impotencia y del fracaso. Y se largó. Cuando llegó solo acertó a decir:
-‘Tengo miedo, Javi’

Hoy se ha conocido que en Granada diez mujeres denunciaron al día durante todo el año 2014 algún episodio de malos tratos y violencia género que, además de lo brutal de la cifra, me lleva a reflexionar con mi compañero Daniel Roldán, lo siguiente: El incremento de las denuncias en 2014 en España se puede estudiar de dos maneras: la positiva, que hay más mujeres que denuncian; la negativa, que hay más casos de violencia de género en España.

En el camino me parece que la educación y la conciencia de la sociedad, junto a todo tipo de recursos en medios materiales, humanos y montones de dinero son necesarios para combatir un mal oculto durante muchos años y también ahora.

Si tienes alguna duda, no quieras convencerte mirando dentro de los ojos de mi amiga una noche como aquella.

CRÉDITOS
La fotografía es del compañero Fran Gavilán de un acto durante la celebración del Día Internacional de la Violencia contra las Mujeres en Almería.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *