Tele

Telesfora Ruiz hasta el final, fiel a su disciplina estoica y legionaria del trabajo, las funciones y la responsabilidad. Telesfora concluyó con su leyenda de dama de hierro y LAC en la Zona Norte, donde es presidenta de la junta municipal de distrito. «Al menos, legítimamente hasta hoy (por ayer miércoles), no hay ni una sola razón para que no se convoque esta junta de distrito».

«Mientras hay vida hay esperanza», resumía con una buena sonrisa, repartiendo besos entre los vecinos asistentes y vocales de la junta y, de paso, en ese momento, convirtiéndose en la única concejala del equipo de gobierno del Partido Popular –que con toda probabilidad cambia hoy con la investidura del socialista Paco Cuenca–, que ha convocado la reunión mensual prevista.

«Y no lo hago para despedirme. Porque pase lo que pase mañana (por hoy) sigo siendo una concejala del Ayuntamiento de Granada y continuaré con mi trabajo, aquí en la Zona Norte o donde me manden, desde el equipo de gobierno o desde la oposición». Si alguien necesita una declaración de principios, aquí tiene unos completamente válidos.

Informe de la presidenta

A las seis de la tarde en punto comenzó la junta de distrito. Había tres presidentes vecinales y uno más excusó su presencia. Estaba el subcomisario de la Policía Local, el representante de Mantenimiento y los vocales de la mesa de la junta. También la representante de Ciudadanos, que habló de todo menos de la Zona Norte, y los dos vocales socialistas. Uno de ellos, la edil Jemi Sánchez, puede convertirse si Paco Cuenca es alcalde hoy en la próxima presidenta de la junta municipal del distrito de la Zona Norte.

Telesfora Ruiz habló entonces: «Más allá de leer el informe como cada mes, quiero recabar opiniones y deseos. Y abrimos un turno de palabras». Fue entonces cuando compartió su análisis de lo ocurrido en Granada: «Vivimos una situación especial no sólo en el Ayuntamiento de Granada, es también en el país entero. A mi modo de parecer está propiciado por los resultados de las elecciones generales y municipales. Es verdad que la gente con bastante motivo estaba harta de muchas cosas, comparto esa opinión. La democracia necesita a veces etapas de convulsión para regenerase».

«Se han vivido en el Ayuntamiento hechos desproporcionados e injustos, prosiguió, y si los juzgados me demuestran lo contrario, entraré en estado de ‘shock’. Estoy convencida de que no hay ningún delito. Además, nadie les va a restituir el daño hecho. Nadie (en referencia al exalcalde Torres Hurtado y los dos concejales dimisionarios)».

Y, sobre la convocatoria de la junta de distrito Norte, entrañable: «¿Qué hago? ¿Me voy de cañas en vez de venir aquí? No».

«Mañana no hay legitimidad, pero hoy sí», sentenció ayer.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *