Cinco razones por las que comprar un coche de segunda mano

 

coche-segunda-mano

Un vehículo usado nos puede dar grandes alegrías, sobre todo para el bolsillo

A la mayoría de los conductores les gusta estrenar un coche. Elegir un color, tipo de combustible, tipo de llanta, una gran lista de extras… solo está al alcance del comprador de un vehículo nuevo que, está claro, paga lo que cuestan sus ‘caprichos’. Además, los avances tecnológicos que las compañías se esmeran en introducir en los vehículos hace que un coche que tiene más de cinco años se vea como obsoleto. Sin embargo, hay razones para comprar un vehículo de segunda mano, siempre y cuando se haga con inteligencia.
Te damos cinco razones para decidirte por un coche que ha tenido una vida anterior:

1. Puedes optar al coche que de verdad te gusta. En la mayoría de los casos, a la hora de la compra hay que conformarse con lo que da el presupuesto, por lo que hay que bajar a la tierra y renunciar a ciertos lujos que en un primer momento nos habíamos planteado.

2. Buenas mecánicas, éxito garantizado. En el mercado actual, hay muchos vehículos con una calidad contrastada. No solo las marcas premium ofrecen calidad, sino que las marcas generalistas también tienen modelos que han demostrado su fortaleza a lo largo de los años.

3. Servicio garantizado por las propias marcas. Los fabricantes no han querido quedarse al margen del negocio de la segunda mano y lejos de dejarlo a un lado lo potencian y lo miman casi como si se trataran de vehículos nuevos. Además, cuentan con la garantía de la propia marca, por lo que la experiencia es muy parecida a la compra de un producto nuevo.

4. “El dueño anterior solo lo utilizaba para ir a la playa”. Es uno de los argumentos más utilizados por los vendedores de segunda mano, aunque no siempre sea cierto. La verdad es que nadie suele maltratar su vehículo y la mayoría de los coches de segunda mano se encuentran en buen estado de conservación.

5. Una oferta muy amplia. Gracias a las páginas web especializadas en este campo y a los esfuerzos de las marcas por vender este tipo de coches, el cliente tiene ante sí una oferta completísima. Si el comprador busca algo muy concreto, como un tipo de cambio asociado a un determinado motor, o un techo eléctrico combinado con una carrocería familiar, lo tiene al alcance de un clic.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *