Parc de Recerca Biomédica de Barcelona

“La Arquitectura Comprometida”
Mis obras favoritas (9)
Por Rafael Heredia. Arquitecto técnico
Una imagen del Parc de Recerca Biomédica.
Una imagen del Parc de Recerca Biomédica.

Durante mis primeros años de ejercicio profesional tuve la enorme suerte de trabajar para Imma Casado (Arquitecta Técnica) y para Albert de Pineda (Arquitecto) en el despacho Pinearq en Barcelona. En éste despacho ayudé en el desarrollo de numerosos proyectos de muy diversa índole: hospitalarios, docentes, viviendas, parques, etc. Pero desde el primer día me di cuenta de que había un “niño mimado” que siempre estaba en boca de los más de cuarenta profesionales que trabajábamos allí. Era EL PARC DE RECERCA BIOMÉDICA DE BARCELONA.

Si bien no participé de forma activa ni en su desarrollo como proyecto ni en su ejecución en la obra, hubo pequeñas aportaciones puntuales y finalmente mi inmersión en distintos proyectos en el adyacente y comunicado Hospital del Mar que me acercaron a su desarrollo y ejecución. Para mí fue un amor a primera vista (tal vez porque lo conocí desnudo) y por eso la considero una de mis obras favoritas.

Podría llenar cientos de hojas hablando de éste edificio, pero he creido mejor transcribir un estracto del  artículo de la revista Promateriales en su número 10 de Noviembre de 2.007 en la que se hace un análisis del edificio y posteriormente una entrevista a Albert de Pineda.

“De paseo arquitectónico por Barcelona, y tras visitar el bello conglomerado de obras de Montjüic y contemplar el embelesador espejismo de la torre Marenostrum, uno puede acercarse a la playa de la Barceloneta. Allí, junto al Hospital del Mar, en cuya ampliación ya trabajaron Manuel Brullet y Albert de Pineda juntos hasta 1992, se erige el Parc, cuya impactante volumetría elíptica consigue un vacío observador del mar, creando una independencia arquitectónica necesaria respecto a las torres Arts (SOM) y Mapfre (Ortiz León) y el Pez de Oro (Gehry), e integrándose en su entorno mediante la aplicación de un perfil suave y acogedor.

En un solar de 9.000 m2 a escasos metros de la playa de la Barceloneta, aparece imponente la estructura del PRBB. Un edificio de nueve plantas sobre rasante y tres bajo el terreno que, aún a pesar de su aspecto ligero y aireado, da capacidad a multitud de laboratorios y centros de investigación dentro de sus 55.000 m2 de superficie edificada.

Se intentó resolver el problema de la densidad con volúmenes cúbicos, pero el diálogo con la zona quedaba roto, por lo que se optó por la forma que hoy tiene: un cono con base elíptica y cubierta al bies. Otro aspecto clave del diseño fue su fachada: de cara al mar el PRBB debía pasar desapercibido en la medida de lo posible, mientras que hacia la Ronda Litoral, el edificio debía quedar protegido del intenso tráfico. La solución: una segunda piel de madera y aire y un techo inclinado, que hace que el edificio tenga cuatro plantas de cara al mar y nueve hacia la Ronda. Esta inclinación generó, además de un espacio idóneo para la instalación de paneles solares, un suavizado impacto visual desde el litoral marítimo de Barcelona. De las doce  plantas que componen el edificio, una de ellas está únicamente destinada a instalaciones, y dos de los niveles subterráneos están ocupados en gran medida por las plazas de aparcamiento que completan la oferta del PRBB…

…Existe además un auditorio con capacidad para 250 personas y forma rectangular (50 x 16 metros) e independiente de la estructura, escondido en versión de voladizo en el centro del vacío de la herradura. Este espacio común colgante se sustenta mediante 6 pilares de hormigón, que sostienen 151.000 kg de acero. Su ubicación dentro del solar se ha obligado con vistas al mar y como continuación de éste mediante una lámina de agua sobre su cubierta…

Fachada Ligera, fuerte carácter

… Esta epidermis flotante que no llega a tocar el suelo, sino que se mantiene a unos metros de él alrededor de la estructura principal, está compuesta por listones de madera que protegen el edificio del exterior como una mampara gracias a su resistencia a la humedad. Además, le otorga una forma amable que no ha de desentonar con el resto de edificios del litoral, aceptando su rol fundamental en la obra. Asimismo, el entramado dispone de un sistema de irrigación que permite mantener la cubierta limpia y garantizar la seguridad en caso de incendio.

El sistema de madera y aluminio que envuelve la estructura (8.800 m2 de superficie de piel) permite controlar la acción de la luz solar sobre la temperatura interior del edificio. En realidad, esta extraordinaria formación sólo dispone de un 18% de superficie ocupada,  mediante listones de cedro rojo del Pacífico (Thuja Gigantea), aunque da la sensación de estar recubierto completamente de madera. Esto permite que un edificio de grandes dimensiones parezca liviano e ingrávido. Los arquitectos han buscado una piel ligera y perdurable, para lo que consideraron el cedro rojo como la mejor opción, ya que este árbol produce una madera de gran densidad, baja nudosidad y buena elasticidad… madera que debía contar con los más altos estándares de calidad medioambiental y forestal.

Estructura y Luz

La estructura del edificio se sostiene mediante dos grandes pilares centrales en forma de T, de los que se extienden 110 grandes tensores metálicos hacia el exterior en cada planta, conformando el diámetro del PRBB y, a su vez, sosteniendo el resto de elementos arquitectónicos de la obra. Gracias a la incorporación de este sistema, sus arquitectos han evitando la aparición de infinidad de columnas que hubieran mermado la distribución de los espacios interiores.

Estas piezas consisten en partes articuladas de metal, formadas por barras de hierro que se conectan mediante codos entre planta y planta, formando un sistema semirígido que las permite adaptarse a las fuerzas ejercidas por la estructura. Mientras 66 de ellos sostienen las plantas externas, el resto soportan la parte interior. Esta formación capilar genera además la sensación de edificio flotante, del que el 40% está sostenido desde lo alto y el 60% restante desde los núcleos centrales de hormigón. Estos tensores se unen en líneas verticales desde la cubierta hasta la primera planta. Para conseguir este efecto, los pilares metálicos provisionales sobre los que se formó la estructura se reemplazaron después por los tensores definitivos, en un proceso que duró quince días.

Aunque existen en España algunas obras semejantes en cuanto a la volumetría, su singularidad reside en su compleja geometría, creada mediante una estructura perimetral de soportación inclinada y no recta, como se produce en otros edificios.

Su piel de madera ‘translúcida’, el corte central de la herrradura y el sistema de tensores consiguen que el edificio adopte la abundante luz natural que se le acerca. En cuanto a volumetría, el Parc se compone de una base elíptica con elevación cónica, que finaliza en un corte diagonal inclinado en bajada en dirección al mar. Dentro del solar de 9.000 m2, la planta recorre 117 metros de largo y 74 metros de ancho (8.000 m2), que dejan espacio para la creación de una plaza pública junto al paseo marítimo de la Barceloneta.

Esta nueva plaza dispone de un suelo de 1.385 m2 de madera de Massaranduba con certificación FSC, que consigue formar un banco bajo la sombra del porche de 52 metros de largo, que enmarca desde la plaza las vistas al mar, pasa por encima de la jardinera y hace de puerta de acceso al Centro de Talasoterapia que se encuentra bajo la plaza. El porche de 8 metros de ancho está formado por una estructura metálica con entramado de madera de Jatova de 416 m2, que hace sombra sobre la zona donde se ubica el quiosco de refrescos. Tanto este como la jardinera ocultan los lucernarios que dejan pasar luz a las instalaciones deportivas situadas en el sótano de la Fundación Claror… El resto del pavimento bajo el edificio del PRBB se compone de piezas prefabricadas de hormigón armado de 2’20 x 1’27 metros…”

 Pincha la imagen para acceder a la Galería Fotográfica
PARC DE RECERCA BIOMÈDICA DE BARCELONA

Ficha técnica

AUTORES: Pinearq Estudio de Arquitectura (Albert de Pineda), Brullet i Associats (Manuel Brullet)
ESTRUCTURA: Manuel Arguijo
INSTALACIONES: Grupo JG
ARQUITECTOS TÉCNICOS: Imma Casado, Francesc Xurigué
DIRECCIÓN DE OBRA: Toni Montes, Raul García, Volker Zimmermann, Estefanía Aguado, Josep Rpure, Marc Muntané, Eva Tamayo, Jaume Piñol.
COORDINACIÓN DE SEGURIDAD Y SALUD: Servei de Prevenció Gaudí.

PROMOTOR: Ayuntamiento de Barcelona, Consorcio Zona Franca de Barcelona.
CONSTRUCTORA: Ute Dragados-Comsa, Ute Axima-Klimacal, Ute Cobra –Elecnor
SUPERFICIE CONSTRUIDA: 55.921 m2
INICIO: Enero 2001
FINAL: Mayo 2006

2 Comentarios

  1. Gracias por jablarnod de esta obra favorita tuya… Sin duda Pinearq es un estudio de arquitectura de gran prestigio.
    Para GRarquitectos constituye un honor compartir con ellos el proyecto de la nueva facultad de Empresariales de Granada… Que esta quedando muy bien!

  2. Un edificio muy interesante que, a diferencia de sus “vecinos”, destaca por su calidad y no tanto por su voluminosidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *