EL SINSENTIDO DE LAS CARRETERAS

La Ciudad Comprometida pretende estar siempre al día en temas de movilidad. En relación con ello, exponemos la interesante reflexión respecto a los desplazamientos en automóvil privado que plantea el artículo publicado en el País Digital titulado “El sinsentido de las carreteras”. ¿La creación de más y más infraestructuras para el vehículo responde a verdaderas necesidades de movilidad y disminución del nivel de congestión o es al contrario?

Extraemos algunos fragmentos del articulo:

Las carreteras incitan a la conducción. Cuantas más hay, más usan el coche los ciudadanos y menos se descongestionan las ciudades. En contra de lo que piensan los políticos que apuestan por el desarrollo o ampliación de las vías para hacer más fluidas las capitales, invertir en asfalto provoca mayor colapso. Paradoja urbana: la solución más desarrollista, y la que más defienden los grupos de presión afines a la industria automovilística, es la que más problemas genera mientras que la propuesta que más aterra a los conductores, tasas para el tráfico rodado, es la única con posibilidades para evitar los atascos.

Atasco en una ciudad China. FUENTE: coches.es
Atasco en una ciudad China. FUENTE: coches.es

Ley fundamental del tráfico rodado: cuantas más carreteras haya en una ciudad, más conduce la gente. La congestión no les importa. Este efecto llamada es la conclusión que han obtenido los profesores de la Universidad de Toronto Gilles Duranton y Matthew Turner tras hacer un estudio en un centenar de áreas metropolitanas de ciudades de Estados Unidos. 

“Hay muy poca base científica para aceptar las propuestas que aseguran que ampliar la capacidad de las autovías es la clave para reducir el tráfico”, aseguran los investigadores

Cuando un conductor deja el coche, otro le sustituye en el atasco. Han comprobado que una persona que se pasa al transporte público, no implica un automóvil menos, sino que rota con el siguiente. Esa es la dinámica que rige en las carreteras de las capitales.

Imagen de atasco. FUENTE: gestionurbana.es
Imagen de atasco. FUENTE: gestionurbana.es

Aumentar el espacio para los automóviles no favorece la fluidez de la ciudad. Y mientras opere la dinámica de sustitución en los atascos, aumentar las conexiones de metro, tren o bus no tampoco es clave en la solución. Para los investigadores el secreto está en desmotivar. La gente está desesperada por conducir por lo que habrá que ponerselo más difícil.

Para acceder al artículo completo, PINCHA AQUÍ.