DESERTIZACIÓN EN GRANADA ¿LLEGAREMOS A SER UN DESIERTO?

“El Territorio Comprometido”

El pasado mes, con ocasión de la celebración del Día Internacional del Agua en el Ideal de la Costa de Granada aparecía un artículo con el titular “¿Granada será un desierto?”, en el que trataba el problema de la desertización en España, que avanza preocupante en el sureste español.

 La desertización es la transformación de tierras usadas para cultivos o pastos en tierras desérticas o casi desérticas, con una disminución de la productividad del 10 % o más. Cuando está provocada por la acción del hombre se denomina desertificación. Y las consecuencias principales de este proceso son la pérdida de productividad de los suelos y la pérdida de la diversidad biológica, así como la reducción de las posibilidades de un desarrollo sostenible de los territorios afectados debido al deterioro de los recursos naturales. Y por su especial importancia para la comunidad andaluza  destacamos, la disminución de la vida útil de los embalses, al aumentar los sedimentos, y la degradación de los humedales.

Mapa de riesgo de desertificacion. FUENTE: magrama.gob.es
Mapa de riesgo de desertificacion. FUENTE: magrama.gob.es

Los factores más determinantes en el sureste español, que es la zona más afectada en España, como se puede ver en el mapa de riesgos de desertificación del Programa de Acción Nacional contra la Desertificación, son los siguientes:

 Las condiciones climáticas semiáridas que afectan a grandes zonas, las sequías estacionales y las lluvias súbitas de gran intensidad.

  1. Los suelos pobres con marcada tendencia a la erosión.
  2. El relieve desigual, con laderas escarpadas y paisajes muy diversificados.
  3. Las grandes pérdidas de la cubierta forestal a causa de los repetidos incendios de bosques.
  4. Las condiciones de crisis en la agricultura tradicional, con el consiguiente abandono de tierras y deterioro del suelo y de las estructuras de conservación del agua.
  5. La ocasional explotación insostenible de los recursos hídricos, que es causa de graves daños ambientales, incluidos la contaminación química, la salinización y el agotamiento de los acuíferos.
  6. La concentración de la actividad económica en las zonas costeras como resultado del crecimiento urbano, las actividades industriales, el turismo y la agricultura de regadío.

 Tanto el Plan Nacional contra la desertificación como el Plan Andaluz de Control de la desertificación, hacen un análisis del problema y han planificado soluciones para paliarlo. El Plan Andaluz hace un análisis por provincia, y en el caso de Granada, indica que la causa principal de la desertificación es la erosión, que afecta sobre todo a las zonas serranas con cultivos leñosos en pendiente, como son las Sierras de Alhama, Almijara, Sierra Nevada o La Contraviesa. Sin olvidar la  contaminación de los acuíferos que afecta a algunas zonas de regadío, como la Vega de Granada o el Valle de Lecrín o las zonas costeras de cultivos intensos.

Desertificacion en Granada. FUENTE: juntadeandalucia.es
Desertificacion en Granada. FUENTE: juntadeandalucia.es

Existen muchas tecnologías de lucha contra la desertificación que actúan sobre los factores que influyen en ella, como son la restauración hidroforestal, las obras de corrección en cauces y laderas, la estabilización de taludes, la lucha contra incendios y la gestión integral de acuíferos, entre otras.

 A continuación se exponen dos ejemplos de estos sistemas, la estabilización de taludes utilizando fijanadas para evitar la erosión en laderas y taludes, y el uso de obras transversales de corrección en cauces con mucha pendiente cuya función es estabilizar el lecho del cauce y disminuir el transporte de sedimentos en fenómenos torrenciales.

Fajinadas en laderas. FUENTE: magrama.gob.es
Fajinadas en laderas. FUENTE: magrama.gob.es
Diques en cauces. FUENTE: magrama.gob.es
Diques en cauces. FUENTE: magrama.gob.es

 Mª Ángeles  Romero Manchado, Ingeniera de Caminos de GRarquitectos

 

2 Comentarios

  1. Me temo que no llegará Granada a ser un desierto ¿por qué? la urbanización masiva (la Vega es un buen ejemplo) dará lugar a que no haya diferencia entre un pueblo y otro, no quedará ni una lengua de tierra para el cultivo. El cemento acabará con todo este dilema… tiempo al tiempo.

  2. Magníficas tus aclaraciones conceptuales, Mª Ángeles, muy esclarecedoras. Sólo añadir una cosa, y es que en cierta manera existe la sensación de que hay que erradicar los desiertos, lo cual considero que sería un error. La cuestión está en evitar que avance, pero lo que por su climatología y características ambientales deba ser desierto debe mantenerse como tal. Por poner un ejemplo, recientemente la Universidad de Almería ha constatado que la vegetación desértica del SE de la Península Ibérica (que existe, aunque para el ojo profano no sea más que unas cuantas hierbas secas) depura más CO2 que otros tipos de formaciones vegetales, con el consiguiente beneficio que de ello se deriva para la salud e incluso la economía, ya que recuerdo el cuantioso canon que el Estado debe pagar por sus emisiones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *