LA ALHAMBRA CELEBRA EL DÍA INTERNACIONAL DE LOS MONUMENTOS Y SITIOS

“Noticias y Actualidad”

Mañana es el Día Internacional de los Monumentos y Sitios y la Alhambra lo celebra con una serie de actividades en torno al monumento. Se abrirán al público de manera excepcional diferentes espacios no incluidos en las visitas ordinarias y se ha convocado un concurso fotográfico centrado en los Jardines de la Alhambra como protagonistas.

El Patronato de la Alhambra y Generalife, dentro de su acertada gestión y divulgación del monumento entre todos los granadinos y visitantes, participa de este modo en los actos que se han convocado para esta efeméride

Vista de los Palacios Nazaries y la Alcazaba. Fuente: elaboración propia
Vista de los Palacios Nazaries y la Alcazaba. Fuente: elaboración propia

El Día Internacional de los Monumentos y de los Sitios se oficializó el instituido el 18 Abril de 1982 por ICOMOS y fue aprobado por la conferencia general de la UNESCO. El objetivo de este dia es sensibilizar a la población sobre los valores y diversidad del patrimonio cultural y la necesidad de conservación y protección.

El lema escogido este año por la Unesco es “Patrimonio de la educación”, con lo que se pretende incidir en la necesidad de concienciar a niños y jóvenes sobre la importancia de proteger, cuidar y conservar este legado para que llegue a las generaciones futuras.

La Consejería de Cultura y Deporte organiza este jueves jornadas de puertas abiertas, visitas guiadas, talleres, concursos y otras actividades de difusión en conjuntos monumentales y enclaves para celebrar el Día Internacional de los Monumentos y Sitios por toda Andalucía.

Patio de los Leones. Fuente: elaboración propia.
Patio de los Leones. Fuente: elaboración propia.

El Patronato ha organizado visitas guiadas por especialistas a la Silla del Moro, Torre de la Cautiva, Torre de las Infantas, Jardines del Generalife, y al Carmen de los Catalanes. Además se ha convocado el “I Concurso Maratón de Fotografía de la Alhambra y Generalife”.

Os animamos a participar en estas actividades impulsadas por Patronato, a las que hay que apuntarse previamente o, simplemente, disfrutar con un paseo por el conjunto monumental y su entorno en este dia señalado.

Para más información, podéis visitar la página del Patronato en el siguiente enlace.

3 Comentarios

  1. Hace muchos tiempos que mi interés por todo lo granadino dio motivo para embarcarme en una aventura y un propósito obsesivo de adentrarme en el espíritu oscuro de la historia de Granada y termine por conseguirlo. Con tanto éxito que escribí y novele todo lo que me ocurrió. Hoy quisiera repetirlo, pero los años me hacen cobarde para de nuevo intentarlo. Pero si alguien quisiera favorecerme, seria fácil comunicármelo. GRACIAS
    Acá tenéis parte de mi locura:

    “”Hoy es día de ir desarrollando todo un sueño, de difícil obtención. Y es, que desde hace tiempo, he manifestado a personas muy entradas en el entramado oficioso del Patronato de la Alhambra, mi deseo de iniciar una serie de visitas nocturnas al palacio nazarí, poder andar las soledades de las estancias palaciegas, ver la dormida Granada desde el pulpito en el que grandes sultanes y bellas concubinas, dormían sus sentidos en el horizonte del placer sin precio.
    Fueron muchas entrevistas, solicitudes de petición é identificación y avales de mis querencias. De inicio, es un deseo de imposible obtención que no está al alcance de nadie. En mi caso, es una voluntad expresada ante muchos personajes de la administración granadina desde hace bastante tiempo y que con palabras y solicitudes bien cumplimentadas y llenas de intención, nunca obtenían el permiso deseado. En esta ocasión, ante mi gran asombro y agradecimiento, las conversaciones transcurrían por buen cauce y me han concedido iniciar mis visitas nocturnas al palacio.
    Me entregan documentación de identificación y las normas de buen uso en la posibilidad concedida. Todo comenzó por una solicitud en nuestro Patronato, con largo peregrinar de entrevistas y palabras de apoyo y comprensión. Gracias a todos ellos, mis paisanos, hoy se me entrega el “pago” a mi anhelo de entrar en la noche de un serrallo lleno de historia.
    A las diez horas dadas, de una tarde calurosa, en su caída de luz, a la entrada de Palacio esperaba yo la apertura de unas puertas.
    Premeditadamente llegue con bastante antelación, pues no daba crédito a esta realidad de la concesión obtenida. Cruzo la Puerta del Vino y me encuentro con la gran fachada del Palacio de Carlos V.
    Tomo asiento y me apoyo en el bajo-relieve que representan a guerreros cristianos, librando anónimas batallas. Me encuentro empequeñecido bajo las grandes cornisas, sostenidas por columnas dóricas. Siento un dolor de protesta por este suntuoso arte renacentista, en el que la soberbia del Imperio, perpetuó su recuerdo, mutilando al anónimo arquitecto de los Alhamares, que fieles en sus actuaciones a la Sunna ó “modo de actuar”, ven su memoria herida.
    Sus encajes de yesería y amarfiladas columnas, fueron rotas para elevar el orgullo cristiano sobre la delicada filigrana, en la casa de los muslimes.
    ¿Cómo comprender la prepotencia del trabajo geométrico, sobre el juego de doradas luces, que juegan con el reflejo rojo y azul de alicatadas estancias? Broma de mal gusto que dos conceptos artísticos, libraron en desigual batalla.
    El tiempo fue pasando sin percibirlo, despertando a la realidad y en apresurada marcha, me situé frente a la entrada del Alcázar.
    Pero tengo que dejar de pasear por mis ideas y prestar atención a dos señores me llamaron y a los que presenté documentos de identificación. Un poco asombrado por mi caso de solitaria y nocturna visita, me aliviaron con sus consejos, dado el caso que era día en el que la Luna regatea por puertas y ventanas, alumbrando los posibles tropiezos ó peligrosos remojones en fuentes escondidas. Suerte me desearon, no sin antes darme un número de teléfono que introduje en mi “móvil”, en previsión de cualquier necesidad.
    Tras la despedida de rigor. Entré en la Casa Real ó Serrallo. En su tiempo, hubiesen sido una continuidad de puertas, patios y pasillos que hacen difícil el avance y no te dan idea de las estancias posteriores, para llegar a la sala del Emir.
    Me pregunto en un enredo de ausencias y recuerdos, que sensación tuvo Napoleón, cuando en su treinta cumpleaños, se encerró durante una noche por las moradas del descanso eterno, de los principales egipcios. Experimentó largas horas entre pasillos y naves mortuorias, oyó y vio encantamientos, que nunca se atrevió a revelar. Salió a la luz del desierto, seca la boca y lleno el espíritu de sensaciones incontables. Comentan los testigos de aquel amanecer, que el gran General, salía con paso vacilante y rostro de cera vieja. ¿Que vivió el General de Europa, en su nocturna aventura? Ningún comentario por parte del General, que revelara el episodio de su larga noche de encierro. Todo esto, me avisa que entro en un túnel de insospechadas sensaciones. Siento miedo y respeto por mis pasos de soledad palaciega.
    Quiero entrar en un Palacio lleno de vida, seres y enseres, en un pasado que escribió historia, amparándose en estos bellos lugares.
    Quiero descontrolar el presente y que mis sentidos encuentren la forma de imaginación, para mezclarme entre sus personajes y encastrarme en sus vidas.
    …..””

    Y HASTA AQUI UN RETAL DE MI ENTRADA A LA ALHAMBRA. GRACIAS

  2. Estaría bien que gente con una sensibilidad especial, como es el caso de nuestro amigo Paco, pudiera tener la oportunidad de visitar esa parte de la Alhambra que no está visitable, que resulta oculta a los ojos del profano, porque sus medidas de seguridad no son las adecuadas, porque están en proceso de restauración, o por cualquier otra razón. El Patronato debería abrir sus puertas a reducidos grupos especializados para que pudieran disfrutar y potenciar su interés desde las distintas disciplinas artísticas que estas personas dominan. Podría ser algo así como la Alhambra vista desde los artistas actuales, o algo parecido.

  3. No amigo Juan. Todo este comentario mío, no es más que una ilusión novelada de mi mayor deseo, cual es el visitar la alcazaba en sus horas de mayor quietud. ¡Que mas quisiera que nuestra directora del Patronato, tuviese el atrevimiento de dejarme pasar unas horas de nocturnidad por las estancias palaciegas de nuestra mayor perla de la historia granadina!
    Lee parte de cómo como comenzaron mis andares solitarios:

    “”Me adentré por el Generalife, con paso lento. Saboreando el quieto silencio. De nuevo esta sensación de mareo y casi levitación, aturdimiento de mis sentidos y perdida de la realidad.
    A lo lejos, una figura de mujer sentada en banco. Al borde de un jardín, se desdibujaba entre la luz de luna tamizada por una acacia. Me acerqué lentamente, no sé si con el miedo de interrumpir su soledad ó con la curiosidad de un descubrimiento etéreo, que mi fantasía hubiese creado.
    A corta distancia, la mujer. Hembra de esbelto talle, cabellos sueltos que cubrían medio rostro sin sador, las manos apoyadas sobre piernas cruzadas con manto ó sayal, cayendo por el banco de piedra. Su leve voz parecía susurrar oración ó citas Coránicas, ó más bien dicho, conforme me acercaba, una queja lastimosa que al viento lanzaba en imperceptible contenido.
    – Mujer. ¿Por qué lloras? ¿Quién eres? – le pregunto.
    Su rostro se dirigió a mí, en tanto la luna daba cobrizo color a unas mejillas humedecidas por lágrimas, que aun caían de unos ojos grandes y oscuros, como la noche que emergía de entre el bosque de álamos y acacias.
    Se levantó pausadamente en alta figura que arrogantemente paralelaba, entre las altas torres de la Alcazaba.
    Inició su andar, hacia mí empequeñecida presencia, con pasos cortos que ocultaban su manto y parecía cimbrear un talle de espiga, que el viento jugara en mover.
    – Soy la mujer que tanto buscaste por el Albaycin, días atrás. Hoy, esperaba tu llegada, en tanto miraba estos jardines que tiempo atrás fueron gozoso esparcimiento de mis alegrías y dolores. La profecía me avisó de tu llegada. Sola entre lunas y cielo, anhelaba tu venida que es parte de lo escrito por el destino. Soy Fátima.””
    Y de esta manera se inició mi novelada aventura. GRACIAS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *