UN URBANISMO COMPROMETIDO SALVA VIDAS: Todo nuestro apoyo al pueblo peruano

“La Ciudad Comprometida”

Estos días nos están llegando noticias realmente tristes, y es que el norte de Perú está siendo afectado por graves inundaciones y aludes, que están causando un verdadero desastre humano y cuantiosísimos desastres materiales. Pero tras manifestar mi cariño y mi mayor solidaridad con el pueblo peruano, me veo en la obligación de reflexionar al respecto:

Los riesgos naturales y su prevención están cada vez más presentes en la planificación urbana, ya que son cada vez más recurrentes los desastres que originan, ya que su virulencia y frecuencia se está viendo agravada por el cambio climático y todo lo que ello supone.

Imagen de las devastadoras consecuencias de las inundaciones. Fuente: clarin.com

Desde la Ciudad Comprometida ya hemos hecho numerosas referencias a la importancia de integrar la resilencia y la reducción de riesgos naturales en el diseño y estrategias urbanas, para lograr un desarrollo sostenible y seguro, que permita reducir el impacto de estos desastres.

Algunos artículos publicados en nuestro blog ponen precisamente de relieve, cómo la planificación puede preparar los escenarios urbanos, para minimizar los impactos:

¿MI CIUDAD ESTÁ PREPARADA FRENTE A LOS RIESGOS QUE LA ACECHAN?

DESERTIZACIÓN EN GRANADA ¿LLEGAREMOS A SER UN DESIERTO?

El urbanismo chileno que salva vidas…

Y al hilo de estos desastres que están acaeciendo en Perú, me escribía recientemente una estimada colega limeña, prestigiosa urbanista y experta en riesgos urbanos (G. Chambi), lamentándose por la desidia de su país para abordar estas cuestiones…  sobre todo ahora que hay daños incalculables en centenares de barrios y ciudades…

“¿Por qué se sigue permitiendo la ocupación de quebradas, cauces de río, ríos secos? ¿Qué pasa con la política urbana? ¿Quién la maneja?  Se tienen estudios de zonas de riesgo y alto riesgo, y se sigue permitiendo la ubicación de familias en ellas.

Los eventos son naturales, ahora cada vez más frecuentes y más intensos. Pero el desastre es por el proceso social no correctamente llevado

Y tiene toda la razón. Y yo coincido en su certero, claro y desgarrado veredicto, alegrándome además de que haya surgido de un urbanista peruano… porque hay verdades que tienen que surgir desde adentro… Pero la pregunta es:

¿Va consentir el estado peruano la caótica e improvisada política del “dejar hacer” en ciudades y territorios? Haría bien Perú en mirarse en otros países hermanos, como por ejemplo Colombia y su programa “POTs/PODs Modernos” recientemente impulsado desde su gobierno (y en el que tengo el honor de participar).

Desde la Ciudad Comprometida queremos solidarizarnos con todos los damnificados y familiares de las víctimas y desaparecidos.

 

2 Comentarios

  1. Me parece un artículo muy apropiado Juan Carlos,

    Parece increíble como en muchas ciudades la especulación urbanística y el “dejar hacer”, como tu bien defines, guíe el crecimiento. Esto motiva que desgraciadamente en muchas ocasiones se olvide que vivimos en un planeta dinámico, donde los fenómenos naturales forman parte de él y solo nos acordamos de estos exclusivamente cuando suceden y, casi siempre, para echarnos las manos a la cabeza.

    Centrándonos en el caso de los riesgos derivados por inundación, que son los que desafortunadamente se han manifestado con gran virulencia en Perú, a la hora de realizar una planificación urbanística se debe de tener en cuenta, como bien dice mi abuelo, que “las aguas tienen sus propias escrituras” y por tanto el desarrollo urbanístico en zonas de riesgo de inundación es una compra de papeletas a un sorteo que nunca sabes cuando te puede tocar.

    Solo espero que esto sirva de lección y sea un punto de inflexión en el cual se basen las ciudades para alcanzar el tan admirable estatus de “ciudad comprometida”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *