PORQUE UNA COSA ES PREDICAR Y OTRA DAR TRIGO

Buenos días a todos!
Hoy voy a dejar de predicar y voy a pasar a dar trigo… Es decir:
¡Que desde hoy iré a trabajar en bicicleta!
Ni coche, ni bus ni nada de nada… Porque llevo años platicando al respecto y ya era hora que me tocase a mí…
Si, si, mirad que bien que me sabía la teoría (en el post encontrarás algunos de los artículos de La Ciudad Comprometida animando a cambiar coche por bici):
Así que… ¡Adelante Juan Carlos!, ¡Que si las grandes industrias o los países no se implican demasiado para disminuir el CO2 contaminante, al menos que por ti no quede!!

Pincha por favor en la imagen  si quieres seguir navegando por esta reflexión de la Ciudad Comprometida

BOGOTÁ RECLAMA SU ESPACIO PARA EL DEPORTE URBANO

“La Ciudad Comprometida”

Hace unos días os hablábamos de cómo de gratamente nos había sorprendido la ciudad de Bogotá con su iniciativa periódica de la Red de Ciclovías, a través del articulo BOGOTÁ RECLAMA SU ESPACIO PARA EL PEATÓN

Tal y como os anunciamos, nos quedaba pendiente dar a conocer una iniciativa mediante la cual se está fomentando la implantación de un conjunto de deportes puramente urbanos, donde la ciudad está sabiendo integrar y difundir actividades minoritarias pero cada vez más demandadas.

Fuente: laurbe.co
Fuente: laurbe.co

Al igual que con la Red de Ciclovías, la propia ciudad hace de la necesidad virtud ante la escasez de espacios tradicionales para la practica deportiva y acoge en los lugares mas insospechados y en los rincones más sorprendentes distintas actividades deportivas, que no podemos catalogar de deportes de masas, pero que por su variedad y progresión en adeptos cada día ganan más notoriedad. Y todo auspiciado por la Alcaldía Mayor de Bogotá a través  del Instituto Distrital de Recreación y Deporte (IDRD) que, dejando de lado los tópicos asociados a muchos de estos deportes a menudo catalogados como “marginales”, le están dedicando la atención que la ciudad, como entidad viva, y sus practicantes, se merecen.

El IDRD, a través del Programa de Gerencia de Deportes Urbanos y Nuevas Tendencias (DUNT), persigue el objetivo de fortalecer el desarrollo, el crecimiento y la evolución de las comunidades en torno a los Deportes Urbanos y Nuevas Tendencias, a partir del apoyo y liderazgo en procesos deportivos y socioculturales relacionados a los nichos de estas actividades.

El propio programa define el concepto deDeportes Urbanos y Nuevas Tendencias” como todos aquellos deportes de riesgo controlado, relacionados a las actividades de ocio y con algún componente deportivo, cuya práctica está sujeta a espacios y condiciones dadas por la urbe. Como tal, la práctica de todos estos deportes, además de la actividad física, involucran una serie de reglas y/o normas a desempeñar dentro de un espacio o área determinado, y donde la capacidad física y técnica del competidor son la base primordial para determinar su resultado.

Las escenas deportivas urbanas y nuevas tendencias con las cuales el DUNT ha establecido relación a partir del trabajo con las comunidades han sido: Skate, Roller, BMX, Park, Flataland, Dirt Jump, Street, Longboarding, Roller Derby, Parkour, Capoeria, Bike Polo, Futbol Freestyle y Escalada en Muro Artificial.

Escenarios para deportes urbanos. Fuente: laurbe.co
Escenarios para deportes urbanos. Fuente: laurbe.co

Estos deportes urbanos cuentan en Bogotá  con más de 25.000 participantes y miembros de comunidades urbanas, que se han hecho un hueco dentro del escenario deportivo de la ciudad a partir de su  propia gestión y con el apoyo del IDRD.

La plataforma física y virtual para la divulgación de este programa se llama “laUrbe.co, Cultura en Movimiento”, a través, respectivamente de un Magazine a modo de minirevista y de un sitio web: laurbe.co

Portada del Magazine. Fuente: laurbe.co
Portada del Magazine. Fuente: laurbe.co

Podeis acceder a la edición nº1 del folleto en formato virtual a través del siguiente ENLACE.

La web del Programa de Gerencia de Deportes Urbanos y Nuevas Tendencias la encontrareis en este ENLACE

BOGOTÁ RECLAMA SU ESPACIO PARA EL PEATÓN

 “La Ciudad Comprometida”

Recientemente, por motivos profesionales, hemos tenido la oportunidad de conocer la Capital de Colombia, Bogotá, dentro de nuestra particular cruzada de trasladar la experiencia y principios de la Ciudad Comprometida a través, como seguro que sabréis, de DCC (Desarrollo de Ciudades Comprometidas).

En cada lugar, en cada ciudad, en cada barrio… en el que desembarcamos nos gusta conocer buenas prácticas que se estén llevando a cabo por aquellos lares. De Bogotá, entre muchas sorpresas, nos ha llamado la atención como una ciudad densa, con carencias en espacios públicos, están explorando formulas para mejorar la práctica deportiva y fomentar hábitos saludables.

Mapa de la Ciclovía. Fuente: idrd.gov.co
Mapa de la Ciclovía. Fuente: idrd.gov.co

A semejanza de la Ciclovía de Lima (La avenida de Arequipa se cierra al tráfico todos los domingos durante 6 horas a lo largo de 6 kilómetros y durante este período queda prohibida la circulación de vehículos a motor, como podéis recordar a través del artículo que publicamos titulado CICLODIA, APUESTA DE LA METROPOLI DE LIMA POR EL USO DE LA BICICLETA”), Bogotá da un paso más a través de su red de ciclovías: ahora no se trata de una única vía que afecta a unos pocos distritos, sino de una malla de ciclovías que se interconectan en un circuito de más de 120 km y que cubre todos los sectores de la ciudad. Se viene realizando desde 1974, donde todos los domingos y festivos del año de 7 a 14 horas se posibilita que un millón de usuarios salgan de manera segura de sus casas a practicar diferentes tipos de deporte o simplemente, paseo.

Resulta interesante como ciudades como Bogotá hacen de la necesidad virtud, “ocupando” aunque sea temporalmente el espacio del coche, dueño absoluto, ya que, probablemente, una ciudad más equilibrada, con unos transportes públicos eficientes, una red proporcionada de dotaciones y equipamientos, de espacios públicos a diferentes escalas, no se vería obligada a reclamar un ámbito que nunca debió perder.

Otra muestra de ello son las potencialidades de aprovechamiento para el ocio y el deporte que presentan ciudades como Bogotá, como muchas otras de Sudamérica  (como por ejemplo, Santiago de Chile), a través de ciertos entornos naturales, boscosos,  céntricos o adyacentes a los núcleos,  como es el “Cerro de Motserrate”. Suelen ser espacios con unas características apropiadas para el deporte y muy utilizados por las personas para su espaciamiento y práctica deportiva, aunque a menudo no estén específicamente dotados para ello.

Cerro de Monserrate. Fuente: elaboración propia.
Cerro de Monserrate. Fuente: elaboración propia.

Pero volviendo al ámbito del asfalto, en la capital de Colombia, se está fomentando la implantación de un conjunto de deportes puramente urbanos, donde la ciudad está sabiendo integrar y difundir actividades minoritarias pero cada vez más demandadas. En los próximos días ampliaremos con otro artículo esta iniciativa que tan gratamente nos ha sorprendido de Bogotá.