Abrió sus puertas el 20 de abril de 1960 en los bajos del edificio anexo de Olmedo, con entrada por la calle Ángel Ganivet. Podían adquirirse huevos frescos, carnes pescados y pollos congelados, frutas y verduras, productos lácteos, refrescos, legumbres, aceites, sopas, conservas, galletas, azúcar, te, vinos y licores, mermeladas… y fue el primer autoservicio de la ciudad. Se accedía por dos escaleras señoriales tras las que aguardaba una amable señorita que, “con amplia sonrisa”, hacía entrega de una cesta para hacer la compra.

Una vez efectuado el acopio de artículos, el cliente salía por unos pasillos de revisión donde las señoritas encargadas, utilizando cajas registradoras marca ‘National’, hacían la cuenta y se entregaba (esto también era una novedad), para su comprobación, el detalle de la compra que generaba automáticamente la caja. Además se ofrecía la posibilidad de adquirir, previo pago, bolsas de plástico para llevarse los productos .

007GRA19600420_olmedo

Estos detalles nos pueden parecer ahora una obviedad, pero entonces era lo más, de los más moderno.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *