Baza y la Costa, cincuenta años fuera de juego

Bazaestaciondeferrocarril1.jpg
Estación ferroviaria de Baza.

 

A ese pozo sin fondo al que van a parar las frustraciones granadinas acaban de ser lanzadas las esperanzas de la Costa y del norte de la    provincia de recuperar sus comunicaciones ferroviarias o de tenerlas por primera vez en su historia, caso del litoral. El Parlamento      europeo ha aprobado el Corredor Mediterráneo, un megaproyecto que diseña la red europea de transportes ferroviarios del que se  quedan  fuera, definitivamente, la conexión con el Levante por Baza y el enlace del puerto de Motril. Europa da un portazo así a las  aspiraciones de  desarrollo ferroviario de buena parte de la provincia y en especial a comarcas con una clara proyección en su  producción agrícola, que  deberán aferrarse al transporte por carretera para vender sus productos.
En el desarrollo agrícola intensivo en  la zona norte de  la provincia destaca el plan de transformación de la zona regable, con una    superficie superior a las 23.000 hectáreas,  7.680 de nuevos  regadíos que beneficiará a quince poblaciones del Altiplano. Desde la Costa,  el Puerto motrileño ha redoblado esfuerzos  por apuntalar su  potencial en el transporte de mercancías generales, que ha aumentado un  13,99%. Demasiada ilusión y esfuerzo que no  tendrán el apoyo de  unas comunicaciones adecuadas para competir en igualdad de  condiciones con otros territorios bendecidos por las  ayudas de Europa para  hacer posible este corredor ferroviario antes del año 2030.
No han servido de mucho los compromisos políticos de los dirigentes granadinos para convencer a las administraciones de evitar un  error considerable que aísla y condena el progreso de las comarcas de Baza y Costa Tropical, ni tiene ahora utilidad alguna que los  dirigentes de los principales partidos se enzarcen en los reproches a los que no tienen acostumbrados cuando la luz se apaga. Este es uno de esos casos claros, uno más, en los que la división política y los intereses partidistas han jugado en contra de los intereses generales de la población. Eso y la falta de liderazgo y representatividad de la provincia en los foros donde se toman las decisiones. El caso es que el pozo de los lamentos granadinos se sigue llenando con lo que pudo y debió ser pero que jamás será. Al menos durante los próximos cincuenta años.

2 Comentarios

  1. Todo se ha hecho para que el corredor llegue a Sevilla. Únicamente por eso. Se ha sacrificado a la costa mediterránea en el diseño del corredor mediterráneo. De locos, vamos.

    Es, además, un caso único en toda Europa: el tren discurrirá por la costa… excepto en Almería, Granada y Málaga. No es, por cierto, una cuestión de costes, porque ciertamente la costa está más poblada, pero las pendientes que habrá que superar para llevarlo por el interior a la Corte de los Milagros son enormes.

    Gracias al PSOE, que fue quien llevó así el diseño a Bruselas, y gracias al PP, que han preferido proteger a su niño mimado, el alcalde de la ciudad de Rinconete y Cortadillo (donde todo vicio tiene asiento) y al resto de sevillanos y sevillanizados.

    ¿Para cuándo podremos tener una Andalucía Oriental que no dependa de Sevilla, y que no tenga que pagarles derecho de pernada?

  2. “Eso y la falta de liderazgo y representatividad de la provincia en los foros donde se toman las decisiones”.

    …Y mientras asistimos a las felicitaciones y a la autocomplacencia de “nuestra” presidenta, porque el Sr. Barroso acepta mirarse lo del corredor de Algeciras. ¡Loas y vivas a nuestra por otros 30 años presidenta!.
    Unos pavoneándose y otros empavados, y si no, mira el único paisano accitano con hilo con el poder central… Santiago Pérez.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *