Categoría: La Política Parda

Primero de Mayo: Modelos de protesta

01-OK

Son las doce menos cuarto del mediodía de este Primero de Mayo y en torno a la enorme bandera de España que ondea en los Jardines del Triunfo se arremolinan los manifestantes. La belleza de la modelo brasieña que publicita el perfume Chanel nº5, recordemos, lo único que se ponía Marilyn Monroe para dormir, sirve de contrapunto de glamour e irrealidad al mundo de la lucha obrera y de las reivindicaciones sociales.

Si en la Universidad, en los años ochenta, en la asignatura de Sociología, estudábamos la sociedad dual, ahora nos encontramos ante una mutación de sociedad multidual, tridual y pentadual en la que todo se mezcla y combina, desde notarios y catedráticos que aseguran que apenas llegan a fin de mes hasta licenciados en Periodismo que tan solo a los 34 años han logrado su primer contrato de trabajo.

Esta es la crónica que he escito para Ideal.es: ‘Dos mejor que una’ (Lee la crónica en este link). Y ahora os propongo una galería de retratos que he bautizado ‘modelos de protesta’.

03-OK

Se han juntado los de Loja y Alcalá la Real para protestar por sus plazas en los hospitales de sus localidades. Este se lo ha tomado a pecho y pese a la calor iba provisto de yelmo y todo.

04-OK

‘Unir las luchas para organizar victorias’, rastas y megáfono, los jóvenes del Partido Comunista del Pueblo Andaluz se han llevado el premio a lso que más se han desgañitado dando voces. El tipo del megáfono, doy fe, un tenorio portentoso.

05-OK

Me han parecido especialmente reivindicadores, tocadas con cascos obreros, este grupo de mujeres: “Los malos contratos también son malos tratos”, decían, no sin razón. La pancarta decía: “Doblemente obreras y precarias. Doblemente revolucionarias”. Lo firma la Asamblea Feminista de Granada.

06-OK

Xxx

07-OK

Granada entre el consenso y la polémica (I)

SOS-OK

La polémica es al consenso lo que el cáncer a la vida. Cuando Granada se enreda con el proyecto del Atrio de la Alhambra (ver link a las noticias sobre este tema) o el soterramiento del metro, la ciudad pierde y surge la llamada de socorro para que las administraciones se pongan de acuerdo. Recopilamos los ejemplos que prueban que con los pactos se avanza y se sale ganando

Granada necesita impregnar su tejido político y social de la cultura del pacto. La polémica perjudica su desarrollo, su avance.

El nuevo enredo en torno al Atrio de la Alhambra, con la precampaña electoral ya comenzada, hace brotar los rencores y el amargor que supone a la ciudadanía ver a sus representantes políticos enzarzados en diatribas que les quedan lejanas y que paralizan subvenciones, partidas y el desarrollo y terminación de proyectos necesarios.

Al contrario, los pactos logran que la ciudad avance en el tema consensuado de forma determinante. Son los salvavidas del desarrollo de Granada.

Recuperamos los mejores acuerdos entre las fuerzas políticas y las instituciones que han logrado que Granada y su provincia avancen. En sucesivas entregas los iremos desarrollando y solicitando opinión sobre este atractivo debate a los lectores.

1-Sierra Nevada 95
Febrero 1993
El ‘Pacto de Morioka’ impulsó el Mundial

2-Granada olímpica 2010
Julio de 2000
La ilusión de la candidatura a los Juegos de Invierno

3-El Pacto del Saray
Febrero de 2001
Partidos, empresarios y sindicatos salvan La General

4-El lustro glorioso PSOE-PP
2000-2005
La era del desbloqueo de las infraestructuras

5-De Granada a Europa
2004-2008
Un aeropuerto internacional gracias a los vuelos baratos

6-Metro en el Zaidín
Julio 2009
Ni por arriba ni por abajo sino todo lo contrario

7-Pacto por Granada
Marzo 2013
Pactos que empiezan y terminan en una foto

Rueda Jimmy Jazz por el Ayuntamiento

Rueda Jimmy Jazz
Es un 6 de diciembre del año 2005. Fiesta. El retén de guardia de la Policía Local abre las puertas del Consistorio, cerrado a cal y canto. Son de madera noble, elegantemente talladas. También son enormes, espigadas, monumentales. Da un respingo entrar en el Ayuntamiento un día festivo y saber que no hay nadie dentro.

Tres personas traspasamos el umbral y nos dirigimos a uno de los despachos del grupo municipal socialista. Años después volveré a hacerlo en lo que será ya para siempre imagen de mi vida, pero eso, es otra historia.

Caminamos aquel día por el vestíbulo y el patio central estaba tan silencioso este Día de la Constitución que por un instante pareció despertarse al sentirse visitado.

Chema Rueda, son las diez de la mañana, no ha tenido ningún inconveniente en dejarse entrevistar por mí, aunque lloviera, fuera fiesta y el Ayuntamiento estuviera cerrado. El curro es el curro. Y el suyo es la política.

La tercera persona que nos acompaña acaba de cumplir un año y se llama Andrés. Mi hijo, que en su carrito, duerme ajeno a los tratos que mantenemos Chema y yo.

No sé qué imágenes cruzaron por la cabeza de Chema Rueda el día que decidió dejar de volver a ser concejal del Ayuntamiento de Granada al no presentarse en la lista del PSOE de estas próximas elecciones municipales de mayo de 2015, pero quiero pensar que esta, que ocurrió hace diez años, puede ser una de ellas: El propio Chema, el Barrera (como me llama) y mi bebé Andrés en su carrito, entrando en festivo en el Ayuntamiento para currar.

Tres horas y un biberón después, este periodista había entendido el POTA, el Plan de Ordenación del Territorio de Andalucía, es decir, un PGOU pero a lo bestia, y se disponía a entrevistar por la tarde al actual subdelegado del Gobierno, Santiago Pérez, entonces concejal en Guadix; y al arquitecto y urbanista Juan Carlos García de los Reyes. Ahora que lo pienso, los tres, Chema, Santi y Juan Carlos, de la comarca accitana.

El resultado de las enseñanzas de Chema y de las declaraciones de Santi y Juan Carlos me permitió escribir una apertura para el diario IDEAL sobre las implicaciones del POTA en la provincia, que lució a cinco columnas en la portada. Gracias.

La anécdota, la rescato ahora, como me enseñó Enrique Meneses, para dar fuerza al relato, credibilidad al texto, para que el lector atraviese con nosotros ese patio del Ayuntamiento.

La anécdota, describe al personaje. Dice de Chema Rueda que es todo pundonor. Es todo honradez. Es todo trabajo. Sin necesitar haber sido bendecido por todo lo superfluo que conlleva el glamour o el carisma, nunca he vuelto a entrar en el grupo municipal socialista y lo he pillado con la cabeza levantada. Siempre, cabeza gacha y al teclado. Puede ser casualidad, pero el caso que nos ocupa es que siempre le he pillado tecleando.

Tenemos entonces Chema y yo nuestras reglas. Y también nuestro saludo:

-Imponiendo los nombres de las listas, ¿compañero?
-Imponiendo las listas, Barrera
-Buenos días, Chema
-Buenos días

Y a seguir currando hasta que el trabajo está terminado.

Una vez quedamos para irnos de cañas. Una en diez años. También tiene su mérito. Tapeamos con fruición y pagamos a medias, como está mandado. Nos bajamos una botella de vino y coronamos el día con un gin tonic. No salimos del Realejo. Me contó de todo, cosas bonitas y feas, sabores dulces y amargos. Proyectos que quería que salieran y compromisos con los suyos. Me puso a parir a unos y abrazó a otros. Meses después, todo lo que me contó se ha revelado cierto, lo que sigue describiendo al personaje.

Diez años de relación profesional dan para cientos de posts. De cuando me pidió ser testigo al haber sido denunciado por insultar a la Policía Local, hasta cuando me explicaba las familias socialistas granadinas, no en vano es el secretario general del PSOE en Granada, algo como lo de antes del POTA, pero en extracomplicadísimo.

Pero, ajeno a la política y al periodismo, lo que más voy a echar de menos en mi día a día es al Chema que piensa Granada como yo la conocí. Chema defiende una Granada diversa y única, lejos, lejísimos, de la cultura oficial que sale del equipo de gobierno del PP. Compartimos la misma generación y vivimos, jóvenes, esa Granada que no cerraba, sin botellón, con música en directo en los bares y barullo por doquier.

Una Granada abierta 24 horas en la que se entraba y se salía y que atesora lo mejor de la cultura española de nuestros días, desde el Pop de Los Planetas hasta el cómic del increíble Guarnido. Una Granada en la que actuaban Lou Reed, Patti Smith y Van Morrison y que cuando todavía no había nacido Internet para el público la MTV recomendaba el Espárrago Rock como el primer festival de música independiente de Europa.

Todo eso pasaba en Granada y por eso Chema se creyó, probablemente, el trabajo del que más orgulloso puedo estar, reconocer la labor de un tipo inglés llamado Joe Strummer en la ciudad de Granada y en sus gentes. Fue Chema quien solicitó oficialmente que una calle o plaza de Granada llevara el nombre del músico de The Clash para recordar lo que había sido hace apenas una década Granada y, lo más importante, lo que es y seguirá siendo gracias al pulso creativo de todo lo que nace y vive en sus calles.

Chema no estará a partir de mayo cruzando con paso ligero y firme ese vestíbulo que cruzáramos hace ya diez largos años un 6 de diciembre, pero muchos sabemos que Rueda el espíritu de Jimmy Jazz por el Ayuntamiento. El que concilia el compromiso político por construir una Granada como siempre ha sido. Y eso está bien.

¡Chop Chop!

CRÉDITOS
10 de julio de 2013. Susana Díaz, candidata a las primarias del PSOE andaluz, es saludada por miembros del partido y simpatizantes en su visita a Granada. En la imagen junto a José María Rueda y Francisco Cuenca. Foto González Molero

Telesfora Ruiz: Por dentro y por fuera. Por las buenas o por las malas

DOCU_IDEAL

Una comida en la sede del Mando de Adiestramiento y Doctrina del Ejército de Tierra, el Madoc de la calle San Matías, la antigua Capitanía. En el comedor de generales dan cuenta del frugal rancho los máximos responsables militares y su invitada. Telesfora Ruiz está en su salsa. Quien la conoce bien afirma que «gana mucho en las distancias cortas».

El almuerzo no es más que un convite de los militares «a una amiga del Ejército», confiesa un general. Pero hay algo más de pellizco en este encuentro. En la sobremesa, ofrecen a la concejala de ProtecciónCiudadana y Movilidad un presente. Telesfora abre no sin curiosidad la caja, covenientemente adornada. Dentro no hay más que un sencillo chapiri, el gorro legionario que ella, emocionada, se pone en su cabeza al momento en señal de agradecimiento, de respeto a la institución militar, en homenaje a su padre, caballero legionario del Tercio Don Juan de Austria, emocionada.

Como Frank Sinatra al piano en Las Vegas con un vaso de whisky en la mano, la mejor versión de Telesfora oscila entre el respeto a sus padres por el esfuerzo de sobrevivir aprendido, su tesón por una preparación académica envidiable en la que constan las carreras de Derecho y Psicología, y el brío por resolver cualquier problema que se tercie a fuerza de trabajar y exigir a los subordinados. Siendo ella ‘primus inter pares’. Es decir, la primera y a la que más se exige ella misma.

Sus amigos cuentan que la edil reconoce que «me han tocado siempre. Se me pegan. Tengo imán para los temas más duros», porque «es de combate, de zafarrancho en la gestión de lo público». Según sus propias palabras, «siempre me ha tocado resolver problemas. En otros casos, tomar iniciativas, más duras o difíciles, según se enfoquen. Quizás porque quien me conoce sabe que no me van a vencer las dificultades. Es un enfoque que tengo en general con mi vida. Siempre nos encontramos en la vida con obstáculos, salvo quien tenga una vida plana o con un colchón mullido, a la mayoría nos toca superar dificultades y obstáculos para tener logros según nuestros objetivos».

¿Qué motiva a Telesfora? Todos a una suelen responder que «resolver problemas y transformar lo que no funciona. Cree que se le nota que le va esa marcha de la resolución y de afrontar los temas que tiene enfrente, por eso se le encomiendan temas que no son fáciles en principio. Ni se echa para atrás ante la dificultad ni le resta esfuerzos. Hace lo que haya que hacer, lo que sea menester para lograr el objetivo. Unas veces se consigue en mayor medida, otras no. Pero siempre sabiendo que no será porque ella no lo ha dado todo».

Así es según los suyos Telesfora Ruiz, nacida en Linares en 1959. Licenciada en Derecho y Psicología, es funcionaria del Cuerpo Superior de Administradores Generales de la Junta de Andalucía, tras veinte años de prestar servicios en la Administración Pública, en el ámbito de la sanidad, el empleo y la formación. En julio de 2003 se incorporó al Ayuntamiento de Granada para desempeñar el cargo de gerente del Instituto Municipal de Formación y Empleo y como coordinadora General del Patronato Municipal de Deportes.

El perfil de Telesfora, según sus adversarios políticos, es bien distinto, aunque nadie ponga nunca en duda ni su cualificación ni su dedicación.Desde la oposición municipal se apunta, por ejemplo, que «ella es psicóloga de profesión y trabajaba en el Inem como alto cargo. Llega en 2003 y el alcalde necesita un ‘sargento’ para poner orden en el IMFE. O una ‘sargenta’. Entonces, el director provincial del Inem, que era del PP, dijo: ‘Tengo la persona perfecta, Telesfora Ruiz’. Hay que reconocer que si bien es una ‘sargenta’, también tiene evidente capacidad de mando y, al ser psicóloga, también sabe tratar a sus interlocutores».

¿El resultado? «El IMFE lo había llevado IU durante el tripartito del alcalde socialista Moratalla. Era un ‘nido de rojos’ a controlar. Y esa fue Telesfora, la que puso orden». Del IMFE se fue al Patronato de Deportes con el mismo objetivo y debió cumplir, porque en 2011 el PPsorprendió al incluirla en las listas «pese a su ausencia completa de perfil político. ¿Con qué objetivo? Para poner orden los Bomberos, la Policía y el tráfico, desde la Concejalía de Movilidad y Protección Ciudadana», explica para añadir:«Telesfora te aguanta la mirada, tiene ‘artes psicológicas’. No es que manipule, pero sus conocimientos de Psicología los aplica en las relaciones humanas y políticas».

Otro político, también de izquierdas, recuerda que la conoce desde «la etapa del IMFE». Tras repetir que «es una persona formada y con mucha experiencia técnica, en debates y discusiones muy tirantes, le falta mano izquierda para negociar y ser diplomática». De hecho, critica, «cuando toma decisiones no atiende a razones ni argumentos, es firme en sus convicciones. Yejecuta sus decisiones por las buenas o por las malas».

IMG_20140921_125705_272

Así es Telesfora por los dos bandos de la política de Granada. Una Telesfora que en su partido le llaman cariñosamente ‘Tele’ y que en las bancadas de la oposición le dicen ‘telesfuera’. De hecho, se ha convertido en la concejala que más solicitudes de dimisión acumula durante este mandato. No en vano, la peatonalización de la Carrera del Darro y la implantación de la requetefamosa LAC le han servido para estar siempre en primera línea de fuego, en el frente, lo que más le mola.

Otra anécdota, de verano, del día después de la implantación de la LAC. Fumaba un cigarrito, vicio confeso y dominado, y preguntó:«¿Habéis visto los memes que circulan por las redes sociales sobre la LAC? Me muero de risa». Así, como sin inmutarse, sabedora que su proyecto irá calando. Oal menos, convencida de ello.

¿Es ciertamente Telesfora la ‘sargento de hierro’ o hay algo más? Lo hay. Yes maravilloso, bajo la forma de nieta preciosísima que muestra a quien la conoce con orgulloso inusitado, y de paseos dominicales por la Carrera del Darro, que le encantan. O conduciendo su coche por cualquier carretera perdida de Europa, su pasión vacacional.

O, claro que sí, desde cualquiera de sus dos despachos, en el del cuartel de la Policía Local en la Huerta del Rasilloo en el de Movilidad en Los Mondragones, esbozando de madrugada su novela cuasiautobiográfica ‘La decisión de Nora’, donde revela claves personales e íntimas que terminan de construir el retrato de una luchadora. Si se me permite, de una guerrera.

Así es Telesfora Ruiz, una nueva definición del pundonor y del trabajo que, estando o no de acuerdo con ella, tanto necesita una ciudad un tanto indolente y abotargada como Granada.

Una ‘inocentada’ de la Junta al Ayuntamiento por una deuda de unos céntimos

Centimos txikiSi la carta que ha remitido la Junta de Andalucía al Ayuntamiento de Granada hubiera llegado hoy la habrían confundido con una inocentada como otra cualquiera.

Los concejales del equipo de gobierno del Partido Popular Francisco Ledesma y Fernando Egea denunciaron esta semana en una rueda de prensa ofrecida que el pasado día 17 de diciembre la Consejería de Igualdad, Salud y Políticas Sociales les reclamó la devolución de 9,97 euros. El concepto, que en este caso para los concejales del PP es lo de menos, es por una subvención del programa ‘Granada sin drogas 2013-2014’.

La valoración que hacen los dos miembros del equipo de gobierno de esta cuestión es que es una suerte de tomadura de pelo «indignante», toda vez que, según sus cuentas, la Junta de Andalucía debe al Ayuntamiento de Granada la nada desdeñable cantidad de doce millones de euros. Ya puestos, y tras abonar religiosamente los 9,97 euros, aprovecharon su comparecencia informativa para exigir a la Junta andaluza el pago completo de las diversas deudas.

LAS DEUDAS

* 4,8 millones. El importe al que asciende la deuda tributaria que el Gobierno andaluz tiene con la ciudad y que no se ha satisfecho todavía pese a ser reclamado.

* 4,5 millones. Cantidad que en concepto de Dependencia la Junta debe a Granada.

* 2,2 millones. Por las demás partidas sociales de este año que son competencia directa del Gobierno andaluz. Y se deben también al Ayuntamiento de Granada.

* 9,97 euros. Cantidad que reclama la Consejería de Igualdad, Salud y Políticas Sociales de la Junta al Ayuntamiento.

centimos

Una vez dirimidas las cantidades en conflicto, céntimos contra millones, Francisco Ledesma no tardó en realizar una lectura política. Afirmó entonces que «lo que le duele a la Junta es que haya sido el Partido Popular el que le haya quitado la bandera de lo social, ya que ayuntamientos como el de Granada estamos asumiendo el abono de los servicios sociales e incluso se están abonando las nóminas de los dos programas de empleo porque la administración andaluza no paga sus compromisos».

Además de la deuda en partidas sociales, Francisco Ledesma recordó que el Ayuntamiento de Granada señaló hace ya tres meses que la Junta de Andalucía tiene plazo para notificarle los bienes que tiene susceptibles de embargo, y si no lo hace, la entidad local empezará el procedimiento para cobrarse mediante esta fórmula la deuda tributaria de 4,8 millones de euros que el Gobierno andaluz tiene con la ciudad.

De esta forma, entre estos 4,8 millones, más las partidas sociales de 4,5 y 2,2 millones, respectivamente, se llega a los doce millones de deuda de la Junta contra los 9,97 euros que reclama al Ayuntamiento.