Movimientos Alternativos – Cableados

Categoría: Movimientos Alternativos

Las otras cuentas de la sanidad en Granada

MANIFESTACION CONTRA LOS RECORTES Y LA FUSION SANITARIA FOTO: ALFREDO AGUILAR

Pero, ¿cuánta gente ha ido de verdad a la manifestación de ayer domingo por los dos hospitales completos en Granada? La respuesta, se antoja harto complicada.

Vamos a ver qué dicen los que dicen que los han contado. Y veremos que las diferencias son enormes. Alguien miente, alguien está equivocado o es que aquí nadie sabe contar. Además, vamos a comparar las cifras que se dijeron de la asistencia a la manifestación de ayer con las del resto de manifestaciones que tuvieron lugar en Granada en la lucha por la desfusión hospitalaria.

Son las otras cuentas de la lucha por la sanidad en Granada, que ayer cumplió su primer aniversario al conmemorarse un año de la primera gran manifestación que llenó las calles de Granada clamando por una sanidad justa y digna.

LAS CIFRAS Y LAS LETRAS
Recorrer el camino de las letras, de las peticiones, de las exigencias, de las palabras y frases que se corearon durante la manifestación, es sencillo. Englobados en el eje que grita en la calle por Dos Hospitales Completos, el resto de las letras forman palabras que critican a diestro y siniestro y sobre todo hacen diana en Susana, Díaz, presidenta de la Junta de Andalucía.

El acertijo envuelto en la adivinanza se descubre cuando se quiere saber cuánta gente se ha manifestado. Llega entonces el turno de hablar de las cifras, un asunto en el que alguien sale siempre despellejado.

Empecemos por el doctor Jesús Candel, que ya por la tarde del domingo publicó en sus redes sociales que 80.000 personas habían participado en la manifestación de ayer. Hay que tener en cuenta que 80.000 personas es exactamente el aforo del estadio Santiago Bernabéu. Podemos Granada envió un correo electrónico a este periódico en el que dice que la protesta «ha movilizado a más de 30.000 personas, según fuentes policiales». Cabe recordar que hace un año Podemos cifró en 80.000 personas los manifestantes, 50.000 más. O 50.000 menos, según se prefiera. En cualquier caso, una masa de gente completamente desproporcionada para una ciudad como Granada.

Seguimos. Las fuentes policiales dicen otra cosa. Según los teletipos de las agencias informativas Efe y Europa Press, la asistencia a la manifestación contabilizada por la Policía Nacional fue de 25.000 personas. Este cuerpo policial depende de la subdelegación del Gobierno (Partido Popular). Para terminar, la Policía Local, que depende del Ayuntamiento de Granada, actualmente con un equipo de gobierno socialista, rebajó la cifra a 12.000 manifestantes.

Estas cifras significan lo siguiente, en cuanto se les pasa la calculadora por encima. Tomen nota del desaguisado:
-La Policía Local de Granada ha visto prácticamente la mitad de manifestantes que la Policía Nacional. 12.000 frente a 25.000 personas.
-La Policía Nacional a su vez ha visto 5.000 personas menos que Podemos Granada, pero la Policía Local ha contabilizado 18.000 personas menos que Podemos Granada.
-Spiriman ha contado casi 70.000 personas más que la Policía Local de Granada y 55.000 más que la Policía Nacional

-Link a la información del diario El Mundo que firma Ramón Ramos en la que se recogen los datos de participación: ‘Granada vuelve a llenar las calles en protesta contra la política sanitaria de la Junta
-Link a la información del diario ABC que firma Leo Rama en la que también se cita a las agencias informativas que recogen los datos que ofrecen la Policía Local y la Policía Nacional: ‘Spiriman mantiene el pulso a la Junta en las calles un año después de iniciar su lucha

Si comparamos las cifras con las de por ejemplo, la tercera manifestación, la del día 15 de enero, de la que el doctor Jesús Candel dijo que contó con la presencia de 120.000 personas, si hacemos caso a sus propias cifras, la de ayer se ha dejado por el camino a 40.000 manifestantes. El propio médico Jesús Candel lo reconoció sobre el escenario levantado en la Fuente de las Batallas, desde donde se dirigió a los concentrados al término de la protesta.

LAS MANIFESTACIONES Y SUS DATOS DE PARTICIPACIÓN

* Manifestación del domingo 16 de octubre de 2016
-40.000 personas fue la cifra de participantes en la marcha que facilitaron los agentes de las policías Local y Nacional que estaban a pie de manifestación. Otros cálculos redujeron la asistencia a 15.000 personas, pero también hubo quien la elevó hasta 80.000, caso de Podemos, uno de los partidos que se sumó a la multitudinaria concentración.
* 5 de noviembre: Concentración en el Salón
* Domingo 27 de noviembre. Segunda gran manifestación
* 15 de enero: Tercera manifestación en las calles de Granada.
-La tercera convocatoria en Granada contra la fusión hospitalaria reunió a más de 40.000 personas.  Spiriman cifró la participación en 120.000 personas. En este caso, la diferencia es de 80.000 personas. Algo no cuadra.

 

Día del Orgullo Gay: Ana estaría orgullosa


 

Ana Munain lo fue todo en mi vida.
Ana se murió hace ya mucho con treinta añitos y, me pesa tanto todavía que se me han vuelto a saltar las lágrimas.
Cada mes de junio, cualquier noche de entre semana, vuelvo a ir al Candela por si aparece.
En 2002, antes de partir, leyó unas palabras increíbles de esas que solo ella sabía encontrar.
Este es el texto que leyó tras la manifestación del Orgullo Gay en la Plaza del Carmen, bajo la bandera arco iris:

 

La doble oscuridad

Llegué a Granada en 1992, justo un día antes de que se muriera Camarón de la Isla. Tenía 24 años, llegaba desde Bilbao, era licenciada en Filología, Master en Periodismo y lesbiana. De esas lesbianas que van un poco a su aire. Me explicaré: la norma burguesa dice que una puede ser lo que quiera mientras sea discreta. Es decir, que sólo en el ámbito privado se puede expresar la diferencia, cualquier diferencia, en este caso la sexual. Es una norma cruel, pero a las sociedades conservadoras les parece que es incluso un gesto democrático, un gesto tolerante y magnánimo. Así que llegué a Granada con la lección muy bien aprendida. Si has nacido en el epicentro de un barrio burgués, y tu familia es de Bilbao de toda la vida, algo te dice que lo mejor es que pongas pies en polvorosa si quieres vivir libremente tu sexualidad. Supongo que, entre otras cosas, eso me dije al llegar a Granada. Nunca había militado en ninguna asociación, ni me había manifestado y ni siquiera frecuentaba los cafés y locales de la ruta gay, que en Bilbao son cuantiosos y veteranos. Mi corta experiencia asociativa se limita al carné de fútbol del Athletic de Bilbao y al Círculo de Lectores. En Granada encontré una ciudad curiosa: profundamente conservadora, hasta tocar la ranciedad, pero poseía (y posee) una capa de población de artistas tan numerosa, de estudiantes de paso, de extranjeros residentes, etc, etc, que dentro de la ciudad podías encontrar otra más abierta, más relajada, incluso más extravagante y loca. Si a eso unimos esa capacidad de Granada para el ‘dolce far niente’, parecía un sitio muy recomendable para sentar los reales. Se oía hablar de la mafia rosa en el mundillo cultural, una logia de homosexuales que controlaba la vida cultural de Granada; trabajé en la sección de cultura del periódico y les juro que nunca me tropecé con tal mafia. Pero también es cierto que todos los homosexuales que conocí eran hombres y si tenían algo de influencia, si se buscaba su opinión o si cortaban el bacalao de la cultura, siempre eran hombres. De las mujeres, lesbianas o no, no había ni rastro. De vez en cuando te cruzabas con alguna por la calle, había un par de bares de cierta tradición (La Sabanilla y La Sal), pero me llevó cerca de cuatro años en Granada encontrar mujeres lesbianas.La realidad diaria de una mujer lesbiana es dura, en Bilbao, Granada o Pernambuco. ¿Cómo seguir el filo delgado del lema ‘ni me escondo ni me expongo’? Creo que es una actitud bastante generalizada, sobre todo en el caso del lesbianismo. Nadie nos ve, hay encima una doble oscuridad que hace que el colectivo lésbico (si la palabra colectivo es pertinente) sea bastante opaco. Nuestra primera oscuridad es ser mujeres; la segunda, ser lesbianas. Es decir, que no pintamos nada. Ni siquiera tenemos el glamour, las lentejuelas y los tacones de plataforma de los homosexuales masculinos más osados y lúdicos. Ni siquiera somos un sector de consumo tan poderoso como el gay. Pero ¿se imaginan un mundo donde las mujeres no sean definidas en función de los hombres? Probablemente esto es lo más divertido del lesbianismo, la posibilidad de fraguarte un mundo a medida. Cada vez que regreso a Granada encuentro a la ciudad revolucionada, para después verificar que sigue fiel a su estatismo. Recuerdo noches muy divertidas en los pubs Fondo Reservado, en el Local y en Al Pie de la Vela, que es lo más kitsch que conozco, pantera con diamantes incluida. También recuerdo que en esta ciudad se fraguó mi identidad como mujer lesbiana; aquí empecé a reconocerme y conocí a mujeres con mejor información que yo, planteamientos inteligentes que me dieron esa llave hacia la habitación propia que Virginia Woolf recomienda a toda mujer. Sigo sin asociarme a nada y ya no me pregunto a mí misma si me escondo, me expongo, voy, vengo, subo o bajo. Una tiene la certeza de quién es y sobre todo, quién desea ser. Esa certeza me la regaló Granada y es una forma hermosa de descanso. Lo demás esta aún por hacer. Pagamos impuestos y seguros sociales, como todo el mundo. No sé por qué tenemos que exigir que contemplen nuestros derechos cívicos básicos, ni por qué la orientación sexual te deja fuera de un sistema que sí te tiene en cuenta a la hora de recaudar. Ningún gobierno laico debería tener dudas sobre la total equiparación de derechos, sobre todo porque ningún gobierno laico debería poseer el derecho a censurar por cuestión de orientación sexual. Lo recoge la Constitución. En Bilbao, en Granada y en Pernambuco.

 

Carta abierta a Susana Díaz

ManifaOK

Estimada presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz. Le escribo la presente para contarle que este mediodía me he acordado, y mucho, de usted.

Resulta que unas 40.000 personas se han manifestado en Granada para defender una sanidad pública de calidad y para criticar el proceso de fusión hospitalaria en la ciudad. Me he acordado porque, a propósito de la crisis de Ferraz y los pésimos resultados electorales encadenados, declaró usted que el PSOE necesitaba conectar de nuevo con la gente y con la calle.

Veo que han aprovechado la ocasión de esta mañana en Granada. Ni un solo representante del PSOE ha aparecido en la manifa. Lo están haciendo de rechupete.

Le dejo con una fotaka de Alfredo Aguilar Rubio, para que compruebe lo que le digo.
Atentamente

Y, por si os interesa, en Facebook se ha generado un debate la mar de interesante, que puede segurise en este link

El Realejo se va de procesión con los estudiantes de Arquitectura

INteracciona

El centro de salud logró que los vecinos del Realejo evitaron largos y complicados desplazamientos al Zaidín o al Camino de Ronda. El Teatro Alhambra fue la punta de lanza de la regeneración cultural del barrio y sirvió para ampliar su oferta de ocio. La inauguración este curso de la Escuela de Arquitectura en el Campo del Príncipe no sólo ha consolidado el despertar del Realejo sino que sus estudiantes y profesores quieren que se note también intelectualmente, creativamente, dejar impronta más allá del maldito parné.

El colectivo, con nombre con mezcla de logo y marca comercial, se bautizó como [IN]SOS y nace hace ya tres años «con intención crítica y divulgadora, para organizar encuentros de intercambio y experimentar con los procesos artísticos, arquitectónicos y urbanos». [IN]SOS se define como «un colectivo joven de arquitectas y urbanistas de Granada, especialmente preocupadas por las situaciones insostenibles de nuestro entorno profesional y cotidiano. Funcionamos de manera horizontal y nos basamos en el trabajo colaborativo». Puedes consultar su página en Facebook aquí.

Rutas[IN]Teracciona Realejo es un proyecto a largo plazo de encuentro y experimentación social, cultural y urbana que busca «la integración de los estudiantes que han llegado al histórico barrio Realejo con la reapertura de la Escuela de Arquitectura en el Campo del Príncipe, corazón urbano del barrio». En segundo lugar, «una buena convivencia entre vecinos, estudiantes y comerciantes evitando la mera explotación económica».

También pretenden «la auto-regeneración urbana y mejora del espacio público con modelos experimentales emergentes de urbanismo participativo». Por último, un gran objetivo es «la demanda de estas prácticas como salida profesional real y sostenible a nivel económico, legal y administrativo de los arquitectos y urbanistas». También tienen esta página web. Y este de aquí debajo es el programa:

Interacciona 02

Por todo ello, hacen un llamamiento «a los estudiantes de Arquitectura, vecinos y amantes del Realejo», en el que piden que se reserve este jueves día 29 de noviembre «para entrar a conocer la Escuela de Arquitectura y salir a redescubrir vuestro barrio, sus rincones, comercio local y oferta ocio-cultural. La actividad tendrá lugar, desde las 12 de la mañana, en la Escuela de Arquitectura del Campo del Príncipe y… ¡por todo el barrio Realejo!». Son lo que llaman «las #RutasdeBarrio».

Habrá programados conciertos, actividades especiales, ‘tours’ por el edificio, espacios de reflexión sobre la relación universidad-ciudad y ofertas para los asistentes en numerosos comercios locales. ¡La ruta la eliges tú! ¿Te animas?».

Será un buen día para ir de procesión cultural por el Realejo y buscar formas de mejorarlo entre todos los que allí viven.

El Gato Gordo y Naranja que se mudó del Realejo a Manhattan

GG1 OK

El Gato Gordo y Naranja que vivía pintado en la fachada de una de las casas de la Cuesta del Realejo se ha mudado al corazón de Nueva York.

Granada no es precisamente el país de las maravillas para la vanguardia cultural y tiene que abrirse paso a duras penas en terrenos tan venturosos como el street art y los grafiti, el pop y la música independiente, el cómic o el compendio de locales diseminados por todos los barrios de la ciudad donde germina el espíritu de una cultura distante de la oficial que crea trabajo y esperanzas bajo la forma de microteatros, cuentacuentos, ludotecas infantiles, todo tipo de muestras y exposiciones y, en fin, conciertos, sesiones y recitales desenchufados a media luz que se ‘cuecen’ en sótanos y en azoteas a la luz de las vela bajo el influjo de cada luna llena.

El Gato Gordo es el paradigma de todas ellas. Una suerte de cooperativa basada en la economía compartida donde todos parecen salir ganando en un modelo que en el mundo occidental denominan ‘win-win’.

Donde ‘win’ en inglés es ganar y la aliteración implica que ganan las dos partes. Someramente y bajo contrato legal, un grupo de gente joven alquila un edificio en mal estado y se compromete a reformarlo a cambio de poder vivir en él durante un periodo de tiempo.

GG2 OK02

En el interior, todas las formas de nueva economía compartida y las modas se dan cita en una suerte de laboratorio social incomparable. Hay menúcompartido para la ‘familia’, hay gente que duerme en los sillones un par de días y retoma el camino, hay gente que se ayuda entre sí y conecta con otras fibras de la ciudad y, los jueves y viernes, hay acción cultural bajo la forma de microteatro, música, maquillaje, cabaret y lo que toque.

Las entradas se han reservado vía Facebook y, por supuesto, la entrada es gratis hasta completar aforo.

El resultado es que desde el otoño pasado, cuando comenzó el curso, siempre se ha llenado y mucha gente se ha quedado en la puerta sin poder ver el espectáculo.

GG3 OK01 OK

La guinda a este torrente creativo fue un grafiti que ocupaba toda la fachada de la casa de la Cuesta del Realejo.

Un Gato Gordo y Naranja que simbolizaba lo que sucedía puertas adentro.
Sin embargo, el Ayuntamiento, so pena de multa de 3.000 euros, ordenó que se cumpliera la ordenanza y que se repintara de blanco la fachada.

Así se ha hecho. Pero el grafitero El Niño de las Pinturas sorprendía a todos al publicar en Facebook una foto del gato naranja pintado en Manhattan donde, además, acaba de decorar la fachada de un hotel en el corazón del Soho de Nueva York, donde se ve al gato naranja muy enfadado sobre un busto de García Lorca.

Lo que no quiere Granada luce en Nueva York con todos los respetos.
Para pensar.

MÁS INFORMACIÓN
Hay un Gato Gordo y Naranja por los tejados del Realejo, sobre la casa compartiday su actividad y moradores (Leer el link en el blog Cableados)