GatoGordo04OK

“Tía”. “Tía”. “Tía”. “Tía”. “Tía”. “Tía”. “Tíaaaaaaaaaa”. “Tía”. “Tía”. “Tía”. “Tía”. “Tíaaaaaaaaaa”. “Tía”. “Tía”. “Tía”. “Tía”. “Tíaaaaaaaaaa”. “Tía”. “Tía”. “Tía”. “Tía”. “Tíaaaaaaaaaa”. “Tía”. “Tía”. “Tía”. “Tía”. “Tíaaaaaaaaaa”. “Tía”. “Tía”. “Tía”. “Tía”. “Tíaaaaaaaaaa”. “Tía”. “Tía”. “Tía”. “Tía”. “Tíaaaaaaaaaa”. “Tía”. “Tía”. “Tía”. “Tía”. “Tíaaaaaaaaaa”. “Tía”. “Tía”. “Tía”. “Tía”. “Tíaaaaaaaaaa”. “Tía”. “Tía”. “Tía”. “Tía”. “Tíaaaaaaaaaa”. “Tía”. “Tía”. “Tía”. “Tía”. “Tíaaaaaaaaaa”. “Tía”. “Tía”. “Tía”. “Tía”. “Tíaaaaaaaaaa”. “Tía”. “Tía”. “Tía”. “Tía”. “Tíaaaaaaaaaa”. “Tía”. “Tía”. “Tía”. “Tía”. “Tíaaaaaaaaaa”. “Tía”. “Tía”. “Tía”. “Tía”. “Tíaaaaaaaaaa”. “Tía”. “Tía”. “Tía”. “Tía”. “Tíaaaaaaaaaa”. “Tía”. “Tía”. “Tía”. “Tía”. “Tíaaaaaaaaaa”.

Se ha abierto la puerta y los actores actúan. Se mueven. Interactúan. Corren. Fabrican. Crean. Generan. Cranean. Atardece en jueves y la suave noche cae sobre Granada. El Gato Gordo y naranja del Barrio de las Maravillas observa, impasible.

Alguien se crucifica, alguien muestra ojos blues. Alguien saca foto con los ojos del corazón. Todos miran, sonríen, disfrutan, saborean, aprueban, ríen. Contemplan.

Son todo verbos de acción creativa y de regeneración social. Una casa en ruinas y abandonado se convierte en un centro cultural lleno de vida, de juventud, de sueños, de posibilidades, de transformación, wiki efímero o eterna juventud da igual, todas las esquinas del mundo están ahí entre terrazas y hojas verdes, atardeceres y quebrantos, arte escénica, plástica y lúdica. Sexo.

Se abren las ventanas y como acaba de entrar la primavera sale música. Chelo carbón ardiente que acurruca el alma y acaricia las venas. Una voz que es una llama encendida de un año de vida y voz, canta. Los sonidos no son ecos. Llegan dentro y se pierden por los callejones del barrio. Un enano simpático sonríe maravillado. Otra caña.

Es el teatro y lo que genera. Es la vida y la nueva forma de entenderla. El que la critica es porque la respeta. El que la disfruta es porque está vivo.

El Realejo y Granada necesitan como savia nueva estas propuestas de reconstrucción, de rehabilitación. Es un boca boca para que todos volvamos a respirar cultura, vida y probablemente libertad.

La página en Facebook del Gato Gordo, en este link

Y gracias por todo, maulladores nocturnos de Chesire.

GatoGordo00OK

GatoGordo01OK

GatoGordo03OK

 

 

2 Comentarios en Hay un Gato Gordo y Naranja por el Realejo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *