BaaS & Pocket Economy

Debido a que la banca ha controlado históricamente la industria financiera, existe en este sector una alta preocupación por orientarse rápidamente hacia un enfoque innovador basado en la aplicación de las tecnologías digitales para aportar soluciones a medida de las necesidades de cualquier consumidor. Para este salto en la estrategia de relación con sus clientes, ha necesitado del impulso (casi provocador) generado por las empresas financiero-tecnológicas (Fintech) que han hecho que se tambaleen los paradigmas operativos que han imperado durante décadas, desarrollando fórmulas más confiables y transparentes de desintermediación en las transacciones, al tiempo que mantienen la coherencia con los estándares de seguridad y confiabilidad. De ahí el interés de los grandes bancos por llegar a acuerdos con las nuevas Fintech o por adquirirlas directamente, absorbiendo la tecnología y el espíritu de sus creadores.

Resultado de imagen de fintech

Como consecuencia de la transformación imparable de cualquier modelo de negocio bajo la perspectiva de que es el consumidor final quien quiere establecer una relación directa con aquel que tiene la capacidad y la oportunidad de ofrecer un producto o un servicio innovador, el sector financiero emergente no ha perdido la oportunidad de crear aplicaciones verticales que aportan soluciones específicas para realizar pagos, contratar seguros, realizar inversiones, hacer donaciones o demandar la cobertura de otros servicios. El crecimiento y la rápida expansión de estos nuevos actores se ha producido al mismo tiempo que se generaban, en otros ámbitos, sistemas que permitían acceder a aplicaciones y plataformas sin necesidad de contratar licencias ni atarse a proveedores fijos; nos referimos a los conceptos “Software as a Service” (SaaS),  “Platform as a Service” (PaaS) e “Infrastructure as a Sevice” (IaaS), modelos que permiten pagar por las aplicaciones, plataformas o infraestructuras solo cuando son utilizadas, sin tarifas fijas.

En el marco de estos ecosistemas tecnológicos, los usuarios de servicios financieros aspiran a poder disfrutar de ventajas como controlar sus datos y realizar cualquier tipo de operación, desde cualquier lugar, con cualquier dispositivo y con cualquier agente, sin tener que depender de una o varias entidades para gestionar su dinero ni estar encorsetado por una acotada oferta de productos de ahorro, inversión o financiación. El usuario quiere sentir la libertad de disponer de sus recursos sin las limitaciones convencionales.

Por esta razón nace el concepto Bank as a Sevice (BaaS) para proporcionar soluciones seguras, inteligentes, personalizadas, reguladas y en tiempo real a los usuarios, mediante un esquema integral de procesos en el que intervienen los proveedores de servicios necesarios para garantizar la ejecución de operaciones de extremo a extremo (desde el oferente al demandante), en un entorno web y bajo demanda del usuario en cada momento.

Resultado de imagen de BaaS

La fortaleza del BaaS proviene de la articulación de dos condicionantes: primero, el fiel cumplimiento de la legislación bancaria de cada país que ha de observar cualquiera de las empresas que intervienen en el conjunto de procesos, debiendo tener al menos una de ellas licencia emitida por el banco central correspondiente para poder emitir y procesar dinero electrónico; y la segunda, la integración de un conjunto de API’s (Interfaz de Programación de Aplicaciones) desarrolladas a medida para poder ejecutar cualquier transacción garantizando el cumplimiento de las normas de seguridad, protección de datos y prevención de operaciones fraudulentas.

Las funcionalidades de estas API’s permiten brindar capacidades abiertas y distribuidas de manera que cualquier empresa puede hacer uso de ellas sin necesidad de crearlas en sus propias plataformas, lo que las dota de mayor flexibilidad, menor coste de estructura y de mejor acceso a conjuntos de datos más ricos. De esta forma, BaaS se puede integrar (como Middleware) en medio de un esquema compuesto en su base por la banca convencional y, en el otro extremo, por todas las Fintech que quieran particularizar su cartera de servicios financieros mediante canales propios. Así, estas últimas podrán competir con la banca convencional sin necesidad de crear nuevos productos, y las grandes entidades podrán diversificar su oferta sin depender de la red de distribución clásica, llegando a mercados con escasa penetración y partiendo de ratios de eficiencia más atractivos.

Los proveedores de servicio BaaS brindan nuevas funcionalidades y las plataformas BaaS comparten la suya con cada cliente conectado, uniéndose en un solo ecosistema funcional que integra a todos los actores para brindar la oportunidad al cliente final de tomar las mejores decisiones para sus necesidades financieras. La ventaja de este esquema es que los usuarios pueden disponer de un interfaz no necesariamente bancario (por ejemplo, un portal de eCommerce o un marketplace) desde donde puede acceder, mediante una plataforma creada por un “banco marca blanca”, a una amplia oferta de servicios financieros.

Resultado de imagen de bank as a platform

La diferencia de BaaS como proveedor de servicio y BaaS como plataforma es lo que contaremos en el Soth Tech Week el próximo martes. En este Foro Andaluz de Tecnología tendremos la oportunidad de mostrar el desarrollo de “banco marca blanca” que hemos realizado en SEFIDE EDE para materializar el concepto de “Pocket Economy”. Un innovador sistema que pone al cliente en el centro del ecosistema bancario al proporcionarle las herramientas pertinentes para que tome sus decisiones financieras sin limitaciones.

José Manuel Navarro Llena

@jmnllena

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *