Real Time Payments

En el reciente artículo “Payments as a Service” concluía que estas plataformas (PaaS) jugarán un papel estratégico si se concilia el nivel de confianza ofrecido por éstas con las necesidades de gestión de pagos de los bancos, quienes tendrán que migrar su modelo de infraestructura autogestionada a una plataforma PaaS para ser más eficientes en el procesamiento de transacciones de dinero electrónico de extremo a extremo.

La entrada en vigor de la directiva europea de sistemas de pagos (PSD2) ha impulsado un modelo de relación entre los diferentes agentes que intervienen en el movimiento de dinero digital desde la cuenta de un consumidor hasta la del proveedor de un producto o servicio, que está exigiendo prestar especial atención a la creciente demanda de que sea una anotación en tiempo real, tal como revela el informe publicado por Emerging Payments Association.

En este estudio se detallan las expectativas de los usuarios de obtener un tiempo de espera mínimo en el movimiento de sus fondos, sea en emisión o en recepción, desde la entrada en vigor de aquella directiva y desde que algunas entidades financieras abrazaran el concepto de Open Banking como el estandarte de su modelo de innovación tecnológica en los servicios financieros. De la misma manera que uno de los beneficios más apreciados de la cuarta revolución es la inmediatez de la respuesta de cualquier operación, la actitud de los consumidores se está volviendo más exigente y crítica frente a la lentitud de los procesos de pago, valorando como convenientes aquellos que son en el instante y rechazando como inconvenientes los que implican un retraso en el apunte contable, sea una transferencia o la liquidación de una compra.

Resultado de imagen de real time payments

Los sistemas de pago en tiempo real, aunque ya existen desde 1973 cuando Zengin los impulsó en Japón, están reclamando su protagonismo en los 53 países donde ya están operativos y en los 16 países en los que se está implementando con rapidez, desde el sencillo pago entre particulares (P2P) hasta las complejas operaciones transfronterizas, pasando por las liquidaciones de tributos o de tasas de diferente naturaleza en las que las administraciones públicas están prestando especial interés para mejorar los ratios recaudatorios.

Por ello, el ecosistema general de pagos debe estar compuesto en cada país por una red nacional que centralice las transacciones y a la que estén conectados los sistemas propios de todas las entidades y agentes con capacidad para procesar operaciones en tiempo real. Este modelo tiene un alcance internacional ya que se le ha sumado el importante elemento tractor que supone el universo de las tarjetas de crédito, que ya tenía resuelta la autorización del pago en tiempo real pero no la liquidación de los fondos, aspecto en el que ya están trabajando Visa Direct y Mastercard Send.

La inmediatez en la práctica contable de estas transacciones exige aportar soluciones de prevención del fraude y de gestión de riesgos que se ejecuten en tiempo real, no solo en el aspecto de garantizar la seguridad y privacidad de los datos que viajan en cada transacción sino también en la detección de operaciones tipificadas en la legislación de blanqueo de capitales y financiación del terrorismo.

Resultado de imagen de real time payments

La tendencia del mercado a reducir las operaciones en efectivo y con cheques a favor del dinero digital se ha traducido en un crecimiento medio de este último del 12% a nivel global, con un máximo del 32% en la región asiática. Se espera alcanzar más de dos mil millones de transacciones en un par de años, lo que significaría tener resueltos dos aspectos cruciales: redes de comunicación y procesamiento más seguras y estables para completar pagos inmediatos y el incremento de la confianza de los usuarios en el uso de sus datos personales.

El primero de ellos puede resolverse mediante tecnología blockchain, aunque el segundo es más complicado ya que requiere de las empresas y entidades un importante ejercicio pedagógico para que los consumidores entiendan cómo se usan sus datos personales, no solo para procesar una operación sino, y más importante, para estrechar relaciones de carácter comercial.

Un reciente informe de APEX pone de manifiesto que más de dos tercios (68%) de los consumidores no sabe ni entiende cómo las empresas usan sus datos, y casi la mitad (48%) ve defraudadas sus expectativas a pesar de mostrar una predisposición favorable a estrechar vínculos con su marca tras el consumo de sus productos o servicios. La entrada en vigor del Reglamento General de Protección de Datos (RGPD) debería haber aportado claridad a los usuarios, pero el mal uso por parte de algunas compañías y la filtración de sus datos para fines políticos les ha generado incertidumbre y falta de confianza en ellas.

Según el mismo estudio, una mala experiencia en la lentitud o inseguridad de las transacciones de pago y en el uso inadecuado de los datos personales de los usuarios destruirá em 2020 un número importante de los proyectos de negocio digitales como consecuencia de multiplicarse por diez la pérdida de clientes. De lo expuesto, se deducen dos líneas estratégicas que empresas y entidades deben abordar con acierto para tener una ventaja competitiva.

José Manuel Navarro Llena.

@jmnllena

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *