La revitalización de los barrios

“La Sociedad Comprometida” (6)

La Ciudad Viva como URBS – 4

El debate sobre la recuperación y revitalización del Barrio del Albaicín de Granada lleva abierto varias décadas y no tiene aún visos de que vaya a cerrarse, seguramente porque los avances que durante los últimos años se han dado (en cuanto a articulación social y participación en la toma de decisiones, en su recuperación física, o en la mejora de algunos de los servicios urbanos) o bien  están lejos de ser suficientes, o bien porque hayan ignorado o infravalorado otras cuestiones fundamentales relacionadas con su identidad histórica, con la integración social de sus habitantes, o con la recuperación de otras componentes de la cultura inmaterial…

Al hilo de esa cuestión, el reciente congreso internacional celebrado en Quito, Ecuador, www.laciudadviva.org, en el que se abordó la problemática de la ciudad actual desde numerosas perspectivas… nos aporta algunas reflexiones de gran interés. En esta ocasión nos centraremos en aquellas relacionadas con el papel que deben jugar los Barrios y los Centros Urbanos en el conjunto de la ciudad, recordando cuales han de ser las claves de las diferentes políticas para su tratamiento:

1. La vivienda y la residencia es el eje que sustenta la recuperación de los centros históricos y barrios como espacios para la convivencia y sensibles a las necesidades de sus habitantes.

2. Una vez aceptado el papel de las ciudades como centros de gestión de lo local y con perspectiva global, es necesario atender a una serie de consideraciones estratégicas para el funcionamiento de las ciudades:
En lo económico, potenciar los barrios equipados y con la estructura urbana suficiente que fomente la igualdad de oportunidades, mejorando los servicios, la accesibilidad y las comunicaciones entre ellos.
En lo cultural, fortalecer el sentido de pertenencia e identidad local, favoreciendo espacios de socialización.
En lo político, el papel de los gobiernos debe tener como elemento fundamental la gobernabilidad que facilite la participación ciudadana.
En lo urbanístico, priorizar la ciudad construida, compacta, integrada  realizando políticas y acciones urbanísticas que limiten el crecimiento expansivo y rehabilitando los barrios existentes, mejorando la habitabilidad.
En lo social, es necesario definir políticas y acciones de suelo, rehabilitación de viviendas, espacio público… en los barrios o sectores de menores ingresos. Se trata, en definitiva de reconocer la existencia de la llamada ciudad dual (la ciudad formal y la ciudad informal), poniendo énfasis en la solución de las carencias y atendiendo las necesidades de los sectores populares que habitan en estos espacios urbanos.

3. Hay que evitar la segregación económica y social del territorio, como la creación de urbanizaciones cerradas o aquellas actuaciones urbanísticas expansivas generadoras de ciudades dispersas. Por otro lado hay que potenciar la rehabilitación de los centros históricos y los barrios, sin que se produzca el fenómeno de gentrificación y la expulsión de los  residentes.

2 Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *