Mucho más sencillos de lo que aparentamos

Allí conocí a Érika, la hospitalera del albergue. Ella me compartió su dolor por la inesperada enfermedad de su perra, y yo le regalé un poco de la luminosidad de las sonrisas del sur…

Pincha en la imagen para leer el articulo completo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *