Ese regusto dulce como la miel

No es nada sencillo sacar de la vorágine del “aquí y ahora” a los que gobiernan nuestras ciudades, ayudándoles a levantar la mirada, un poco más, para diseñar no solo el hoy sino también el mañana. Y he aprendido que no hay mejor receta que…

Pincha en la imagen para acceder al artículo completo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *