La importancia de los pequeños elementos en la escena urbana

«La Arquitectura Comprometida»

Por Pilar Carcelén Rodero. Arquitecta

Hemos sido testigos de cómo un elemento arquitectónico que servía para dar salida a los humos del hogar se ha transformado en uno de los hitos de toda una comarca.

El conjunto de chimeneas y terraos, constituye una imagen característica de la Alpujarra junto con otros pequeños elementos que vamos descubriendo al caminar por los diferentes pueblos del lugar: farolas, la textura de la piedra, plantas que decoran las fachadas… junto con fuentes, tinaos, calles, plazas… incluso el propio medio en el que se enclavan hacen de ella un paisaje de inigualables características.

Continuar leyendo →

La Chimenea

«La Arquitectura Comprometida» 

En el perfil urbano de los núcleos toma una significativa presencia la chimenea, convertida muchas veces en bandera o símbolo representativo de esta arquitectura cuando su forma es troncocónica, y rematada con un sombrero constituido por una laja y una castigadera encima; aunque ésta no es la única tipología presente. También las hay de sección cuadrada; con o sin coronar por una laja; con y sin castigadera; de sección constante o variable reduciéndose en altura. Ésta oscila por lo general entre setenta y cinco centímetros a un metro y medio, hasta ganar la altura suficiente para su correcto funcionamiento. Continuar leyendo →

Colores

«La Arquitectura Comprometida»

Los colores adquieren también una gran importancia en relación con la percepción de los núcleos tradicionales de la Alpujarrra y su paisaje circundante. Tanto interior como exteriormente, la arquitectura alpujarreña está conformada con los colores blanco y gris plomo, apareciendo pinceladas oscuras de la carpintería y abundante colorido a base de macetas de geranios y otras plantas, esparcidas por los poyetes, muros, tinaos y terrazas.

Continuar leyendo →