La Visa o la vida

Cuando he comido con un político unas veces he pagado yo -las menos- y otras ellos, pero nunca creo recordar haber tirado del plato del día. Ni siquiera el menú de Gerry Dawe que se marcaron los chicos de Visogsa en Alicante por 50 euros del ala, aunque se conoce que el tal Gerry tenía la costumbre de cenar con Viña Ardanza.

Las cuchipandas de José Luis Hernández no son diferentes a otras de las que han participado los que ahora las critican. Peor me parece pasar la factura de media tostada en una sevilleta.

El problema del exgerente de Visogsa no es que le guste más el reserva que el vino peleón -como a mí- sino que sus explicaciones fueron titubeantes. Que primero dijo que habían sido dos, después que cinco y mejor no seguimos buscándole las vueltas a la visa.

Cierto es que los populares se equivocaron al denunciar que el antiguo gerente se había dado un voltio con la tarjeta por Berlín y por Dublín, donde el mercado de la VPO en Fuente Vaqueros anda cortito. Y esos errores habría que rectificarlos para no confundir la velocidad con el cuarto de lechal en el asador El Molino (48.85 euros).

Pero en la defensa, el PSOE ha cometido otro patinazo al atribuir a Sebastián Pérez una visa que no llegó a existir aunque pudo haber sido.

Podemos descontar los días que faltan para que se destripen los gastos de otras tarjetas.

Apuntan con un cuchillo en el estómago: la visa o la vida.

4 Comentarios

  1. Que el Sebastián pide un día una tarjeta y q después la anula es como creer en los Reyes Magos ¿ Tu crees en los reyes Magos Chirino? Quien se crea eso va listo, menudo es el Sebastián q se lo digan a Emasagra

  2. El problema puede estar en afinar y hablar con propiedad: Es posible que nuestros bienamados políticos estén en contra de la Visa, pero no han dicho nada de su actitud frente a la MasterCard, la American Express, la Diner Club o cualquier otro dorado trozo de plástico que les permita satisfacer sus mrecidísimos caprichos a costa del erario público; nuestro dinero. ¿O es que el señor Pérez Ortiz espera ir de cuchipanda y al finalizar decir al dueño del establecimiento «pase la factura a Diputación», y que éste de por buena la forma de pago propuesta? Y eso que no estamos hablando de ninguna empresa de tratamiento de aguas negras dirigida por el PP que contrataba cama y traductora de rumano, porque la señorita traductura seguro que sólo cobra «cash»

  3. Lo cierto es que el mamoneo, a costa del contribuyente, está a la orden del día: lo practican todos; unos y otros. Son como nuevos ricos, porque jamás hubieran soñado que serían autoridades y que presidirían o gobernarían instituciones públicas ( menos aún, democráticas), y que mandarían sobre muchos de sus congéneres. Si no tenían donde caerse muertos…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *