Más vida que Sebas

PEPE MARÍN

La fotografía del pasado 2 de diciembre en la sede del PP bien podría ser la de la celebración el día 22 en una administración de lotería. Carlos Rojas dibuja con los dedos la uve de victoria, Marifrán Carazo y Rocío Díaz festejan el resultado de manera comedida, Pablo García esboza media sonrisa sin soltar el móvil -nunca hay que quedarse sin batería hasta que se forme el gobierno- y Sebastián Pérez alza los dos pulgares con una carcajada indisimulada.

Si alguien llegase en este momento de otro planeta habría que explicarle por qué están tan contentos tras perder el 7% con respecto a las andaluzas de 2015 y 76.852 votos sobre las generales de junio de 2016. Esa noche, Sebastián empezó a gastar una nueva vida en política cuando otra vez le habían dado por muerto.

“Granada le ha hecho la ‘cobra’ al PSOE”, deslizó un mensaje en clave que podría figurar en cualquier diccionario lapidario de malafollá. ¿A qué se refería? Durante la campaña, el entorno socialista viralizó un vídeo del mitin de Pablo Casado en Granada, donde en un gesto espontáneo el presidente nacional del PP no se percata de que Sebastián se dispone a darle la mano y provoca un desplante sólo comparable a David Bisbal el día que giró la cara a Chenoa cuando iba a estamparle un beso en la mejilla.

El montaje -para qué ocultarlo- era hilarante. Si Sebastián Pérez conociera -que lo intuirá- la cantidad de compañeros que hicieron gracietas en privado muchos se quedarían sin opciones de colocarse en un futurible gobierno de la Junta.

Pero el 2 de diciembre el peor de los resultados volvió a colocar a Sebastián en la mejor de las situaciones. Alguno de sus rivales habla de baraka. Otros empiezan a asumir que tiene más vidas que un gato: “Consiguió gobernar en la Diputación, probablemente vea al PSOE  fuera de la Junta. Solo le queda ser alcalde”. Ahora, al menos, empiezan a salirle las cuentas.

La extrapolación de los resultados del 2D a las municipales dejaría un Ayuntamiento fraccionado al extremo -ya sea izquierdo o derecho-. Es verdad que ni el escenario ni la campaña son los mismos. Y también lo es que el PSOE ha asestado el golpe y asume que el planteamiento que tenía ya no le vale.

Susana Díaz viene este martes a Granada donde, tras la agenda oficial, está previsto que mantenga un encuentro a las seis de la tarde con la ejecutiva provincial ampliada y los secretarios generales.

Será a puerta cerrada y no han sido invitados todos los que esperaban asistir. 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *