DOCU_IDEAL

El Albaicín es como un parque temático maravilloso plagado por albaicineros, los vecinos naturales; los hippies, perroflautas y demás fauna que adornan los rincones con gracia y sabor; y los guiris, esos turistas que visitan el barrio y se dejan la pasta. Todos son bienvenidos, claro está.

Ahora, desde hace un tiempo, hay unos nuevos inventos como surgidos de La Guerra de las Galaxias. Son unos patinetes eléctricos que van conducidos por personas provistas de cascos y chalecos reflectantes con colores chillones. Una serpiente multicolor que, de seis en sies o de diez en diez, recorre las empinadas y estrechas cuestas y callejuelas del viejo Albaicín como una nueva oferta turística, algo que tanto necesita el barrio y Granada misma.

El transporte es revolucionario, estable, ágil, eléctrico. La publicidad de la página web dice que es verde y es parte del futuro cuando se habla de movilidad, tráfico sostenible y de calidad de vida, de integración de vehículos con peatones.

Y en esta dictomía, vehículos y peatones, es donde estos patinetes eléctricos se encuentran y donde nace la polémica.

Los vecinos del Albaicín se quejan de que “están por todas partes”, creen que “no son seguros”, “avasallan y nos tenemos que echar contra la pared”, “van en dirección prohibida”.

Al final, la opción verde y ecológica se ha convertido en una molestia para estos vecinos, según critican. Se ha pasado del patinete al patinazo.

Por todo esto, en la última Junta Municipal de Distrito del Albaicín, se volvieron a escuchar las preguntas pertinentes:
-¿Son o no son vehículos?
-¿Qué normas les afecta?
-¿Qué dice la Policía Local?

Y estas preguntas nos hacemos hoy aquí en el blog:
-¿Crees que son buenos estos patinetes eléctricos?
-¿Deberían estár más controlados?
-¿Se hace un buen uso de ellos?

6 Comentarios en Albaicín: De patinete a patinazo

  1. Buenos días a todos, a ver, con la ley en la mano (Reglamento General de Vehículos),son vehículos a motor que no están homologados para circular por vías públicas (calzadas)por no estar matriculados, no tener frenos y no tener sistema de luces ni de aviso (claxon o timbre). Tampoco pueden circular por las aceras porque su potencia es de 600 vatios y no son bicicleta eléctrica con motor auxiliar, el motor es su única fuente de propulsión. Es, por tanto, ilegal su uso tal y como se hace aquí. No sé como desde el Ayuntamiento no verifican la legalidad de lo que autorizan. Si alguna vez hay un atropello o daños el Ayuntamiento sería responsable civil subsidiario al autorizar una actividad prohibida por la ley. Por otra parte, son unos vehículos divertidos de conducir y fáciles de manejar, pero su uso debería estar restringido a zonas legales, Parque de Invierno, Alhambra, etc, es como si se autorizara el uso de minimotos en zonas de la ciudad, que no son legales para usarlas en la vía pública por los mismos motivos que el Segway de marras. El Parque de las Ciencias los usa como medio de desplazamiento interno de los empleados por sus instalaciones pero no les permite salir a la calle con ellos, bien empleado el vehículo en ese caso, es cuestión de leerse los papeles ante de usar las cosas

    Un saludo cordial de Rafael

  2. Curiosamente se han multiplicado desde que se inició la supuesta “peatonalización” de la Carrera del Darro. El caso es que se suprimió el paso de minibuses públicos por la Carrera -que servían tanto para vecinos como a visitantes- alegando, entre otros motivos la seguridad de los peatones. Sin embargo se ha optado por dificultar el acceso a los ciudadanos con un absurdo cambio de trayecto de líneas de bus urbano y se favorece la proliferación de estos vehículos que además de ser más peligrosos para los viandantes, tan sólo prestan servicio a los turistas. Chapeau por los “pensadores” de este Ayuntamiento.

  3. Yo los equipararía a las bicicletas, ni mas ni menos, el problema quizás sea, que los usuarios no son habituales de este vehículo y no tienen soltura, ademas de una gran falta de empatía con los demás transeúntes, no es nada nuevo, los peatones tampoco respetan a los coches y estos últimos tampoco a los peatones, bicis, motos, etc…
    Pa peligroso, los taxis eléctricos que se te acercan por la espalda sin que te des cuenta…

  4. Hola, soy vecino de la zona por donde más pasan estos vehículos.
    Digo de antemano que parece un medio de transporte muy apropiado para el barrio, pero no obstante hago algunas consideraciones.
    -Los monitores que conducen a los turistas son un poco agresivos a la hora de conducir. Van tocando todo el rato un timbrecito, para que te apartes, como si ellos tuviesen más derecho a pasar que el peatón.
    -He visto más de una y más de dos caídas a plomo contra el suelo, algunas sin casco, así que la seguridad es relativa. de hecho creo que el inventor del artilugio murió de una caída desde uno de sus aparatos. Yo por si acaso procuro no estar cerca de ellos.
    -Es cierto que van en dirección opuesta al tráfico muchas veces. Tocando el dichoso timbrecito, eso sí.
    -Siempre he querido saber a quién pertenece esta empresa y qué vínculos tiene con responsables municipales. No sé, quizás me pareciese sospechoso la repentina “peatonalización” de la Carrera del Darro y la prosperidad de este negocio.

  5. Los granadinos tenemos el don de la queja. Todo lo que suene un poquito nuevo ya molesta y si no molesta se dice. Subo y bajo a diario al Albayzín, me los encuentro muchas veces y son SUPER RESPETUOSOS. Siempre van tratando de no importunar. Desde luego, no se puede tener una buena idea en Granada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *