DOCU_IDEAL

La junta municipal de distrito de la zona Norte correspondiente al mes de noviembre tuvo mucho contenido, trajo frases para la intrahistoria local y la presentación de respuestas y proyectos para un conjunto de barrios a menudo olvidados, sordos, en el borde de la invisibilidad.

Presidida la cita por la concejala de Movilidad y Seguridad Ciudadana, Telesfora Ruiz (PP), contó con la presencia de los presidentes de las asociaciones de vecinos que integran el distrito: Campo Verde, Casería Montijo, Parque Nueva Granada, La Paz, Cartuja, Almanjáyar y Rey Badis.

La novedad es que también asistió Manuel Morales (IU), delegado de Vivienda de la Consejería de la Junta de Andalucía y vecino del distrito. Esta comparecencia, dado que el tema de la vivienda es uno de los caballos de batalla de estos vecinos, era de lo más esperada. De hecho, la concejala socialista Jemi Sánchez la viene reclamando desde hace ya muchos meses.

Al fin, el delegado Manuel Morales asistió y lo hizo acompañado de dos de sus técnicos: el jefe de servicio de Vivienda y el director de la Agencia de Vivienda y Rehabilitación de Andalucía (AVRA). Como anécdota, contada por el propio delegado, es de destacar el detalle autobiográfico.

La primera vez que se solicitó la presencia del delegado de Vivienda de la Junta en este distrito ocurrió hace quince años: «Cuando yo mismo era vocal por Izquierda Unida aquí en la zona Norte», explica Morales. «Todavía le estamos esperando», recuerda no sin ironía. «Y ha tenido que ser ahora cuando ha venido, porque da la casualidad que soy yo. Ydije que iba a venir y aquí estamos», se explica como cumplidor de promesas políticas.

DOCU_IDEAL

En el transcurso de la reunión de la junta de distrito se detallaron los planes de viviendas y de rehabilitación y, no sin tensión, surgieron muchas preguntas y también muchos problemas.

«Explicamos todo», comenta Morales. «Por ejemplo, que hemos multiplicado la inversión». Tras repasar todos los datos y los planes, Morales reconoce que «salió un problema que nos afecta mucho». «Se trata –prosiguió–, de un conflicto social muy potente en estos barrios, porque hay grupos que extorsionan a familias para quitarles su casa».

Con dureza pero firme, el delegado de Vivienda de la Junta explicó que «son mafias, son grupos organizados que operan con intensidad en zonas muy concretas del Polígono, como el Hotel Luz, las Parcelas, el Poblado y Molino Nuevo».

Una vez enunciado el problema, avanzó: «Desde la Junta de Andalucía estamos persiguiendo estos temas. Lo hemos hecho ya en varias ocasiones y lo vamos a extender porque es intolerable. Es una vulneración de un derecho fundamental».

«Esta injusticia, además, persigue a las familias que son expulsadas porque, con los papeles en la mano, consta que ya son titulares de una vivienda social». En consecuencia, confirma Manuel Morales, «como administración no lo vamos a tolerar en ningún caso».

«Es un problema –continúa–, que ha existido siempre pero que ahora nosotros estamos denunciando. La solución pasa por una intervención contundente de las administraciones. Es un tema de justicia».

El primer paso que se va a seguir y que se avanzó en el transcurso de la junta de distrito de la zona Norte es «aplicar un plan extraordinario de revisión de la titularidad de las viviendas, de la adjudicación. Es decir, para entendernos claramente, para saber quién está dentro de los pisos viviendo de verdad y si son los autorizados».

CRÉDITOS
De las fotografías: Ramón L. Pérez

13 Comentarios en La Junta declara la guerra a las mafias de la vivienda de la Zona Norte

  1. Me podría pasar las horas muertas escribiendo anécdotas y experiencias, unas malas y otras peores, vividas en mis propias carnes tras muchos y sufridos años codeándome con toda esta calaña. Pero creo que es mejor dejar claros unos cuántos puntos y mantener las vivencias aparte, por aquello de que cada uno habla de la feria según le ha ido, y a mi, y a muchos buenos y espléndidos vecinos del barrio, nos ha ido muy mal. Así que voy a ir a lo objetivo.
    Y lo objetivo es que todos estos que ahora se echan las manos a la cabeza son los mismos que han hecho caso omiso de las quejas vecinales y de sus peticiones. Los mismos que han callado ante las señales de socorro que emitían los vecinos honestos y honrados, que los hay y muchos, tras sufrir de continuo el atropello día sí y día también de un colectivo que hay que conocer antes de juzgarlos. Por cierto, digo yo que si para juzgarlos hay que conocerlos, en 30 años de experiencia y malaconvivencia diaria con dicha idiosincrasia algo podrán opinar, y con bastante más criterio y fundamento que políticos, funcionarios, voluntarios de oeneges y demás defensores de aquello que no conocen, o que sólo conocen para las fotos, y que poco o nada han movido su culo hasta el barrio en todos estos años, los propios vecinos del barrio.
    Curioso es que se gastasen un pastizal en la rehabilitación de las viviendas de aquellos que se dedicaban a destrozarlo todo y,por contra y con toda la caradura del mundo, intentar ahorrarse unas perras negándole inicialmente las ayudas a las familias honradas porque cuidaban sus viviendas como sus propias vida: “Ésto está muy bien, muy cuidado, no necesitáis arreglos”, decía el arquitecto de la junta… Efectivamente, a los que montan corrales y meten ponys y gallos y perros de pelea en los portales de los edificios hay que ayudarles porque “mira en qué estado pésimo están sus casas”.
    Y respecto a lo de las ventas de viviendas sociales y extorsiones, vergüenza me da que sea ahora cuando reconocen desde las administraciones que existen los casos. Es sabido por todos, vox populi, que eso lleva dándose décadas en el barrio. Y ante ésto sólo caben dos posibilidades que dejan en mala situación sí o sí a la Administración competente: si no lo sabían, son unos incompetentes y unos ineptos, y si lo sabían, han hecho una dejación de funciones flagrante, que debería investigarse, por aquello de depurar responsabilidades.
    Y por no extenderme más, porque la cosa mosquea, y mucho, terminaré diciendo que éste es uno más de los factores que elevan el precio que debemos pagar y pagamos toda la sociedad por dejar crecer las malas hierbas, por no exigir las obligaciones a TODOS los ciudadanos, por amparar y alimentar falsos y estúpidos victimismos y por ser tolerables con todo aquello que es intolerable desde el punto de vista social y de la convivencia en concordia por miedo a que nos tachen de intolerantes (o no nos voten…). Sólo se pueden cambiar las cosas cuando se reconozcan los problemas, y para ello es necesario que se llamen a las cosas por su nombre, sin eufemismos ni edulcorantes y sin miedo a herir las sensibilidades de aquellos que no tienen miedo a herir la armonía y la paz sociales.Y le pese a quién le pese.
    Un saludo.

  2. Esto es un atrocidad, algo totalmente inadmisible, una guerra encubierta.
    Hace ya algún tiempo que esto se veía venir y lo peor de estas cosas, es que no sabemos hasta cuando y como evolucionaran en un futuro inmediato.
    Por desgracia, hay gente que no temen a la acción de la justícia, no respetan a los ciudadanos ni por supuesto tampoco a la ley, pues saben que difícilmente les pasará algo, y en este estado de impunidad, los delincuentes campan a sus anchas.
    De no atajár estas situaciónes, pronto nos veremos como en los tiempos del lejano oeste, con un revolver en el cinto y la ley que impere será la del mas fuerte.-

    • Buenas
      Si me lo permite, escribamos sin mayñusculas, que queda mejor, más en nuestro ambiente
      Por otra parte, seguiremos esta noticia y publicaremos las actualizaciones precisas
      Saludos

  3. En este “barrio comanche” Lo que se necesita y es prioridad, es una camisería de policía en el mismo lugar donde esta ubicado los servicios del Ayuntamiento, o sea en Rey Badis. Así que, se dejen de promesas de charlatanerías políticas y al grano.
    El cuartel de la Guardia Civil, está ahí ubicada, pero claro no es de su competencia.
    Y cree este sr. Morales y la sra. Sánchez que con su palabrería barata se va a poner orden?. jua…. Es mi opinión que vivo en el lugar. Saludos

    • Hay erratas que tienen su gracia
      Lo de la camisería de Policía, la tiene.
      Por lo demás, lo que se ha dicho anteriormente.
      Haremos uns eguimiento intensivo de lo que dice la Junta que va a ahcer al respecto
      Gracias por participar

  4. Principalmente lo que ocurre en estos barrios es una vergüenza. Es penoso el estado de las calles, el estado de las viviendas, pero sobre todo las conductas de muchos de los que viven en estos barrios.
    Desde siempre esos barrios han sido barrios conflictivos, con mafias, aunque yo diría mas bien grupos y familias que tienen un estilo de vida que no es para nada legal.
    Pero la culpa es en parte de la administración, ¿No ven los fraudes que se cometen allí? ¿Ven normal que se quemen transformadores de luz en dos meses?(Aquellos que normalmente tardan años en romperse) Desde luego o son idiotas o se lo hacen.
    Para mi parecer ha mejorado un poco, puesto que antes entrar a esos barrios era increíble, horrorizaba la forma en que niños de 9 años llevasen motos sin ninguna protección, niños cogiendo coches, carreras , hogueras y bastantes mas cosas que para cualquier persona normal le horrorizaría… Cosa que ahora, se puede ver(en muy extraña ocasión), pero bastante menos, ahora si entra la policía. Antes ni se veía.

    Y creo que la culpa es de aquellos que permiten que haya gente viviendo en unas viviendas sin pagar agua, sin pagar luz. Viviendas que se compran y venden ilegalmente. De la cual no tienen ni idea quien es realmente el titular de la vivienda en la que residen. Pero total, pagan 3.000€ por una casa donde ni pagan agua ni luz. Es un chollo.

    Deberían pedir cuentas a cada una de las viviendas, el pago de agua, de luz y exigir que acrediten su residencia. Y aquellas personas que no residan legalmente sean desahuciadas o bien paguen un alquiler social. Ya que no entiendo como les pueden dar a estos colectivos, viviendas de protección oficial o social cuando hay otras familias que realmente lo necesitan.

    Y sobre todo hacer grandes revisiones de las prestaciones que da la seguridad social a muchas de las familias. Ya que la mayoría de allí viven a base de prestaciones por parte de la Seguridad Social. Cosa que todos contribuimos, cuando trabajan ilegalmente o tienen otras actividades ilegales.

    Simplemente hace falta mano dura. Mas policías y que por una vez entren y destapen todo lo que hay allí.
    Da pena que barrios tan grandes donde se le puede sacar mucho partido estén en la situación que están.
    Un saludo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *