Jiro Ono: Marketing en estado puro

“Yo soy este misterio, aquí estamos”

Walt Whitman

 En esta ocasión iba a hablarles de los sistemas de gestión basados en el modelo denominado “Skunk Works”. Para ello, me iba a referir a empresas como Morning Star o HCL Technologies para ilustrar como organizaciones con jerarquías aparente y excesivamente sencillas contribuyen a resultados excepcionales, en cuanto a beneficios, y a una cultura corporativa excelente, en cuanto a compromisos reales con la sociedad donde actúan. Pero he preferido hacerlo más simple: buscar un ejemplo que es al mismo tiempo revolucionario, evolutivo y con un marcado respeto por las tradiciones.

Y lo voy a hacer tomando el patrón de un verdadero arquitecto de la gestión, del liderazgo ejemplar y de la motivación a través, como lección vital, de la persecución de un objetivo a largo plazo: la búsqueda de la perfección y la felicidad a través de la máxima simplicidad, origen y destino de la pureza.

 

Se trata Jiro Ono, maestro artesano del sushi, chef del Sukibayashi Jiro Honten (pequeño restaurante en el metro de Tokio que ostenta la concesión de tres estrellas Michelin).

Nada mejor que dejar que sean él y sus hijos quienes nos muestren el camino a través de sus pensamientos (llevados a la práctica) tomados del documental producido y dirigido por David Gelb. Aquí algunas de sus palabras:

“Cuando por fin decides cuál va a ser tu ocupación tienes que meterte de lleno en tu trabajo; tienes que enamorarte y nunca quejarte de él. Debes dedicar tu vida a perfeccionar lo que haces. Ese es el secreto del éxito y la clave para que se te tenga en alta estima”.

“Las técnicas que usamos no son ningún secreto, son una cuestión de esfuerzo y de repetir lo mismo todos los días… En este oficio, si te lo tomas en serio, puedes llegar a adquirir una gran habilidad. Pero para dejar huella en el mundo se necesita tener talento, aunque dependerá de lo duro que trabajes”.

 

“Jiro tiene todos los atributos para ser de los mejores cocineros; es un perfeccionista:

  1. 1.    Se toma en serio su trabajo y rinde de forma constante al máximo nivel.
  2. 2.    Aspira todos los días a mejorar su técnica
  3. 3.    La limpieza es un principio fundamental.
  4. 4.    Es Impaciente, es mejor como líder que como colaborador.
  5. 5.    Es apasionado”

“El vendedor de atún es un experto en atún; el vendedor de gambas es un experto en gambas. Cada uno de nuestros proveedores es un especialista en su género. Nosotros somos unos expertos en sushi, pero nuestros proveedores saben de sus productos mucho más que nosotros. Hemos conseguido mantener con ellos una relación de confianza”.

“Los viejos maestros del sushi han dicho que la historia del sushi es tan antigua que no se puede inventar nada nuevo. Yo creo que, aunque ellos hayan perfeccionado su técnica, siempre hay un margen de mejora. Yo he creado nuevos sushi que no existían anteriormente. Hacía sushi incluso en mis sueños. Siempre saltaba de la cama con nuevas ideas”.

 

“No pensamos en el dinero, lo único que queremos es alcanzar cotas más altas y mejorar en lo nuestro, siempre tenemos la sensación de que queda algo más por alcanzar, siempre intentamos llegar a lo más alto, pero nadie sabe dónde está lo más alto. Incluso a mi edad no creo que haya logrado alcanzar la perfección en mi trabajo, pero soy feliz”.

“Cuando trabajas para Jiro, él te enseña gratis pero tienes que aguantar diez años de formación, si consigues aguantar diez años alcanzas la técnica necesaria para ser reconocido como un chef de primera. Da pena ver que no hay aprendices para Jiro”.

“Para poder preparar comida deliciosa, tienes que comer comida deliciosa. Si no tienes buen gusto, no puedes hacer una comida buena”.

“Los clientes piensan que Nakazagua sólo trae el pescado del mercado. Creen que Yoshikazu corta el pescado. Piensan que el personal de la cocina lo tiene fácil y creen que el maestro que hace el sushi es el que hace el trabajo más duro. Pero la verdad es que el 95% del sushi ya está hecho cuando me llega a mí. Entonces la persona que hace menos trabajo es el que se lleva todo el protagonismo. Yo confío todos los preparativos a estos chicos y ahora soy yo el que se encuentra en la posición más afortunada”.

“Mira siempre hacia adelante y por encima de ti para superarte. Intenta siempre mejorar, esfuérzate en perfeccionar tu técnica. Ésta es la principal enseñanza”.

 

K. Segall se refiere a la simplicidad como el máximo objetivo que el marketing, sea a través del diseño de un objeto, de una marca o un concepto de comunicación, debe aspirar. Lo cual es equiparable a la franqueza y concreción con las que la compañía debe afrontar su estrategia de posicionamiento. Todo lo demás se circunscribe al ámbito de la complejidad.

Les recomiendo busquen el documental y aprendan de su historia. Y de cómo, a partir de su inconformismo y su visión a largo plazo de su trabajo, ha conseguido el éxito para él, para sus hijos y aprendices. Su idealismo le ha llevado a cambiar su propio mundo y su ejemplo debería servir para cambiar otros mundos.

José Manuel Navarro Llena

@jmnllena

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *