Agencia de recolocación

Seis personas me han dicho que les gustó este artículo publicado el día 21, lo cual representa seis personas más de lo habitual. Así que después del éxito cosechado lo reproduzco en el blog.

AGENCIA-page-001

El pasado miércoles se reunieron en el Palacio de San Telmo de Sevilla los patronos de la fundación del Legado Andalusí. El punto central del orden del día era el nombramiento de un nuevo gerente para suplir la marcha de Francisca Pleguezuelos a Bruselas. La elegida fue Marina Martín, delegada de Empleo de la Junta hasta la reestructuración del mes de julio. Algunos de los que acudieron a la convocatoria se enteraron del nombre cuando estuvieron sentados a la mesa. Si no mienten, en la estructura de la Junta en Granada tampoco conocían de antemano la decisión. El nombramiento no se ha consensuado con el PP, por lo que se descarta que Marina Martín asuma además el liderazgo del consorcio del Milenio, donde los populares tienen mayoría.

Al PP sí le habían planteado otras opciones. Un exconcejal socialista de la capital se reunió con un dirigente popular para solicitarle su apoyo. Y alguien que estuvo vinculado al Legado en sus orígenes propuso el nombre de un catedrático de la Universidad.

Pero la elegida fue Marina Martín. De este modo, los seis delegados de la Junta sacrificados con la reducción de consejerías que vendió José Antonio Griñán el pasado verano están ya reubicados dentro de la propia administración autonómica o de su entorno, unos en cargos de confianza y otros de regreso a los puestos en los que estaban en excedencia –que es algo distinto–.

Magdalena Sánchez y Pedro Benzal encajaron en Sevilla como directores generales de las consejerías de Bienestar y de Educación, respectivamente. Victoria Romero dejó la delegación de Agricultura y volvió a su plaza como personal laboral en la misma consejería. Y tanto Alejandro Zubeldia como Antonio Argüelles regresaron a la agencia IDEA, una empresa de la Junta. Aunque sea sin pretenderlo, el nombre de Antonio Argüelles –muy próximo a la secretaria provincial del PSOE y miembro de la ejecutiva regional– es recurrente cada vez que se abren las especulaciones para cubrir un puesto de confianza. Sonó para el propio Legado Andalusí y es uno de los que se baraja para presidir el puerto de Motril cuando se jubile Ángel Díaz Sol.

VEINTE DE LOS NUESTROS
En definitiva, tras la reestructuración de julio solo se quedó descolgada Marina Martín. Por seis meses.

La Junta no abandona a los suyos. Desde las elecciones autonómicas de 2008 han pasado por las delegaciones provinciales 22 caras distintas. Cinco años después, solo dos están al margen de la administración autonómica o se han caído de todas las listas electorales. Uno es Luis Rubiales, que dejó el PSOE y ahora es concejal en Motril por el partido independiente de Juan Carlos Benavides. El segundo, Jesús Huertas, que vinculó su destino al de Rosa Aguilar y tras el cambio de gobierno en Madrid regresó a su plaza como funcionario de carrera en el Ayuntamiento de Huéscar.

En estos cinco años, varios se fueron a Sevilla y después regresaron a La Normal: Antonio Argüelles, Alejandro Zubeldia, Sandra García, Higinio Almagro o la propia Marina Martín.

Otros dieron el salto a distintas listas electorales. Francisco Cuenca fue el candidato de la capital en las municipales de 2012 y Manuel Gómez Vidal en Guadix –tiene dedicación exclusiva como diputado provincial–. Por su parte, Andrés Ruiz acompañó a Miguel Castellano en la candidatura de Loja. No está escrito en ninguna parte, pero entre las hipótesis estaba que Castellano peleara por la presidencia de Diputación y Andrés Ruiz se quedara de alcalde. No salió ni lo uno ni lo otro. Castellano entró en las listas al Parlamento –previo paso por una dirección general en Sevilla– y Andrés Ruiz fue nombrado gerente de la Fundación Zayas, con una nómina de 3.250 euros al mes (datos de 2011).

Elvira Ramón dejó la delegación de Salud para integrarse en la candidatura del PSOE al Congreso y Nieves Masegosa y Javier Aragón en la del Parlamento de Andalucía.
La vinculación con el PSOE y con el gobierno andaluz salvó a otras víctimas de las reestructuraciones. La exdelegada y exconsejera Begoña Álvarez –con un elevado perfil profesional– tiene dedicación exclusiva en el Consejo Consultivo. Jorge Rodríguez, exalcalde de La Zubia y antiguo delegado de Obras Públicas, está ahora en el consorcio Aguasvira, de mayoría socialista.

Son los delegados de la Junta y no la materia los que se transforman y cambian de puesto. Pero nunca desaparecen de la escena pública.

LOS 22 DESDE 2008

Jesús Huertas. Dejó la delegación del Gobierno en abril de 2010 para irse a la Consejería de Obras Públicas. Después estuvo en el Ministerio de Medio Ambiente hasta el cambio de gobierno. Ha regresado a su puesto de funcionario en el Ayuntamiento Huéscar.

Luis Rubiales. Dejó el PSOE y es concejal en Motril por el partido de Juan Carlos Benavides.

Pedro Benzal. Era el decano. Con el recorte de delegaciones se fue a Sevilla como director general de Innovación Educativa.

Begoña Álvarez. Fue delegada de Justicia y consejera. Ahora está en el Consejo Consultivo con dedicación exclusiva.

Javier Aragón. Es parlamentario andaluz por el PSOE.

Nieves Masegosa. Delegada provincial hasta febrero de 2012, ahora parlamentaria andaluza.

Elvira Ramón. Dejó la Junta en 2011 para ser diputada en el Congreso.

Magdalena Sánchez.  Antes del recorte de delegaciones fue nombrada directora general de Servicios Sociales en Sevilla.

Andrés Ruiz.  Se presentó a las municipales en Loja pero el PSOE no logró gobernar. Fue nombrado gerente de la Fundación Zayas.

Jorge Rodríguez.  Salió en la reestructuración de mayo de 2010 y está en el consorcio Aguasvira.

Antonio Argüelles.  Regresó en verano a su puesto a la agencia de la Junta IDEA.

Francisco Cuenca. Portavoz del PSOE en el Ayuntamiento de la capital.

Manuel Gómez. Portavoz en Guadix y diputado provincial.

Marina Martín. La sacrificada en el verano, acaba de ser nombrada gerente del Legado Andalusí.

Baldomero Oliver.  Tras un breve paso por Justicia, ahora es concejal en la capital. No está liberado y cobra como profesor de la UGR.

Alejandro Zubeldia.  En verano regresó a su puesto en la agencia IDEA, de la Junta.

Victoria Romero.  Es personal laboral de la Consejería de Agricultura, a la que regresó tras la reestructuración de julio.

Los que siguen.  Ana Gámez (2008); Higinio Almagro (2011); María José Sánchez (2010); José Antonio Aparicio (2011); y Sandra García, que se fue a Sevilla en agosto de 2010 y volvió este verano. A estos 22 hay que sumar Manuel Morales (IU).

 

5 Comentarios

  1. El partido del Sr. Juan Carlos Benavides se llama CONVERGENCIA ANDALUZA. Y no es el partido del Sr. Juan Carlos Benavides, pero sí milita en el.
    Parece mentira que con su agudeza periodística no se haya dado Usted cuenta todavía de eso.
    Ejem, ejem.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *