El apaño por Granada

PP y PSOE empezaron el lunes las negociaciones del Pacto por Granada, aunque a tenor de los comportamientos -de unos y casi de otros- más que de un pacto parece que se tratara de un apaño que los dos partidos quisieran cocinar de tapadillo. De no ser así, no se entiende la actuación de algunos de los protagonistas, que intentan ocultar a toda costa que tienen un vis a vis con su rival político con la misma cautela con la que procuran no ser vistos junto a un periodista.

Se puso muy nerviosa especialmente la cúpula socialista cuando supo el viernes que se había descubierto la cita. No quería que trascendiera el encuentro para evitar fotógrafos.

Lo entiendo, que después a uno le hacen fotografías que en cualquier momento pueden ser usadas en su contra. Yo, por ejemplo, no me hago responsable de mi imagen a partir de las dos de la mañana -ni antes tampoco-.

Ese mismo viernes, populares y socialistas pactaron un comunicado conjunto -lo que viene siendo un paripé- que distribuyeron el lunes, antes incluso de que hubiera acabado la primera ronda de conversaciones.

Resulta que quienes critican las ruedas de prensa sin preguntas también llevan en el plasma de su sangre esta censura de pitiminí.

Si el pacto fuese algo transparente -ya no digo creíble-, tendrían que haber comparecido el lunes los coordinadores de los dos partidos, Antonio Ayllón y Pepe Entrena, y explicar en qué situación se encuentra la negociación de cada proyecto en concreto.

Lo otro es un apaño, un pasteleo, un engañabobos.

Y me parece muy bien. Pero que no cuenten con mi complicidad.

Que busquen el bobo en otra parte.

2 Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *