Buscando la verdad      

 

Una carencia evidente del sistema educativo es la filosofía. Esta carencia se manifiesta ahora con las falacias que están sembrando quienes buscan desnortar al personal en una situación tan crítica como esta. La gente recibe supuestas noticias sin plantearse si lo que le llega lo es o no. La verdad está ahí, pero la gente no pretende desvelarla, se deja llevar por informaciones que desinforman con frecuencia, con un interés, el de confundir, y con ello, evitar que el personal construya su propio criterio con lo cierto. Para eso se lanzan dichos que producen reacciones encaminadas a adoptar posiciones sin pensarlas, porque lo han dicho, quienes sean. Se pretende que no exista una construcción de pensamientos nuevos, sino que haya un seguimiento de ideas sin una meditación previa, sin una búsqueda de la verdad, que será la que nos llevará a no olvidar, para que cuando algo así pueda ocurrir de nuevo recordemos lo que hemos hecho, no lo que se ha dicho que se ha hecho, y se aprenda de los aciertos y de los errores, para superar esa situación con la fortaleza del conocimiento, no de opiniones interesadas fundamentadas en intenciones ocultas, que benefician a quienes las emiten. Enseñar a pensar, a cuestionar los hechos, las ideas, e intentar llegar a la construcción de personas con una base filosófica que no se dejen manipular, porque pregunten lo que hay tras cada información o suceso, y si no encuentran respuestas, que las busquen ellos con sus herramientas mentales propias, este es un reto educativo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *