¡Gracias, Alpujarra!

“Noticias y Actualidad”

En cierta ocasión escuché que un premio, que un homenaje, es como una caricia que te ofrece la vida… Pero a mí, que soy un gran afortunado, la gente sencilla y buena de La Alpujarra  me ha dado todas las caricias en una. Mucho más que el mejor de los abrazos. Me entrega el cariño  de su gente generosa y llana, dedicándome el XXVIII Festival de Música Tradicional de la Alpujarra, que este año se celebrará en Mairena, el próximo 9 de Agosto. 

He recibido una bonita carta en la que la Comisión organizadora del festival ha acordado unánimemente

que la tarea de un servidor durante media vida profesional… (¡Uf, veinticinco años ya!) … «en defensa de la arquitectura y del urbanismo de esta comarca, a través de proyectos, planes urbanísticos, publicaciones o conferencias…» ha calado en esta tierra que, por primera vez, dedica a un arquitecto el acto cultural más importante y sin duda más entrañable de todos los que se suceden entre la Vega y el Cielo del corazón de las provincias de Almería y de Granada, en La Alpujarra.

Durante casi toda mi vida profesional he estado vinculado a esta tierra con la que he aprendido casi todo lo que sé y de la que he recibido, sin duda alguna, mucho más de lo que yo le he podido entregar… Durante muchos años he bromeado diciendo que era ´misionero del urbanismo´,  mientras que luchaba en colaboración con muchos buenos alcaldes y concejales, con numerosas asociaciones y colectivos, con artesanos y alarifes, en suma, con mucha gente comprometida, para blindar al mundo rural frente a “… ese desarrollismo urbanístico que en tantos lugares ha terminado por enterrar muchos de sus valores urbanos, ahogados por la huella indeleble de la especulación en el diseño de la ciudad. Porque ignora cuáles son los verdaderos intereses de los ciudadanos y nos lleva a un desarrollo mal entendido que abusa de recursos ambientales y patrimoniales que no son renovables, y por ello no sostenible: crecimientos incontrolados o fuera de escala, urbanización del entorno rural, deterioro del patrimonio cultural… Por ello me parece acertado y justo que se reconozcan los esfuerzos que se están realizando desde la Alpujarra, con el apoyo decidido de las instituciones públicas, en defensa de su valiosísimo, a la vez que frágil, patrimonio ecocultural.”  

Tiene gracia, hace apenas unos meses era yo el que escribía esas palabras en un artículo de opinión que publiqué en Ideal para ensalzar la labor de algunos de los municipios de La Alpujarra que están desarrollando planes urbanísticos bastante  comprometidos, auténticos modelos de sostenibilidad y de autenticidad cultural, y que son perfectamente extrapolables a otros ámbitos de Sierra Nevada  y de Andalucía. Y esta gente buena de las montañas y los valles, de las vegas y secanos… esta gente con la que me siento tan identificado que la considero mi gente, viene a decirme que se siente orgullosa de mi labor como arquitecto y como urbanista…  

Pues quiero que sepáis que he aprendido de vuestras acequias y bancales; del paisaje alpujarreño en el que los núcleos urbanos y su entorno rural mantienen un refinado diálogo; del saber popular que ha dado lugar a construcciones tan bellas y originales que se han convertido en el verdadero baluarte de toda una comarca. 

Y es verdad que durante todos estos años he trabajado con vosotros  en la búsqueda de un modelo de crecimiento equilibrado y compatible con el mantenimiento de vuestra autenticidad cultural. Ayudándoos a que tomaseis decisiones responsables con los valores de esta tierra. Favoreciendo la participación y ensanchando la dimensión social  del urbanismo local. Y con esa función pedagógica del urbanismo que ha conseguido cambiar la tendencia especulativa existente hace apenas unos años por un importante movimiento en defensa de los valores arquitectónicos y culturales de la Alpujarra. Pero yo no he estado solo, en absoluto, os he tenido a vosotros y ha sido todo un placer trabajar junto a tanta gente buena de La Alpujarra. Por eso os estoy tan agradecido.

Estoy plenamente convencido, y no es la primera vez que lo afirmo, que muchas de las experiencias en defensa de los valores ecoculturales de La Alpujarra deben ser consideradas como un verdadero hito de esfuerzo colectivo y como uno de los principales activos del urbanismo en Andalucía. Y es por ello que a vuestro homenaje del próximo 9 de Agosto, yo os voy a regalar a través de este blog un paseo que nos permitirá recorrer juntos, casi a diario, desde hoy hasta el día del Festival, los valores ecoculturales de la arquitectura y del urbanismo alpujarreño. Para que sirvan de referente para caracterizar a la arquitectura comprometida, al urbanismo comprometido, al territorio comprometido.

¡Gracias Alpujarra!

6 Comentarios

  1. Estimado Juan Carlos. Leyendo esta mañana tu Blog, he recordado, que el primer encuentro que tuvimos en la Alpujarra, fue justo hace 10 años, en la que ya eras ponente en la ¿Primera o Segunda conferencia de la Alpujarra?. El caso es que tú ya nos decías, que el urbanismo, era el instrumento adecuado para preservar nuestros valores tradicionales, nuestro patrimonio y singularidad. Acertaste entonces y sigues acertando ahora, en cada una de tus palabras comprometidas. Enhorabuena, es un reconocimiento merecido, de una tierra que bien sabes es parca en palabras.

  2. Enhorabuena por esta distinción. Le ruego me envíe el citado DVD con el recopilatorio de anteriores ediciones del festival, ya que pertenezco a un grupo de folclore granadino y me gustaría saber más de dicho festival. Un saludo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *