CONVIVENCIA MULTICULTURAL

“Noticias y Actualidad»

El país anfitrión de la exposición más grande y cara de la historia quizás no permitiría que este artículo apareciese hoy publicado, ya que en un desesperado intento por controlar la percepción que el público debe tener, ha creado unas normas excesivamente estrictas sobre los medios de comunicación.

Los medios han recibido circulares con lo que deben y no deben decir, ésta censura ya existía en el país, diversos libros, películas, noticias e incluso páginas de internet se encuentran censuradas, no obstante se ha visto en aumento con la Expo.

Así que hablar de la convivencia puede resultar difícil, si bien es cierto que numerosos países han sido invitados a exponer desde su propia experiencia soluciones a numerosos problemas. Shanghai 2010 propone ser un punto de encuentro para intercambiar información e ideas sobre el futuro de las ciudades.

Cada país, organización internacional o nacional y empresa participante ha sido invitado a exponer su punto de vista y experiencia sobre este tema y, a dar ejemplo e iniciativas de cómo resolver los problemas que conciernen actualmente a las ciudades de todo el planeta.

Cada país u organización expone su punto de vista.
Cada país u organización expone su punto de vista.

Desde un punto de vista objetivo resulta una forma casi perfecta de solucionar problemas, si existen más propuestas para solucionar un mismo problema antes se solucionará este.

El único problema es que  Shanghai, una de las urbes más pobladas del mundo y una de las que más han cambiado últimamente, hace reflexionar si su núcleo urbano da lugar a la convivencia, quizás las premisas iniciales vida moderna, bienestar, desarrollo sostenible sean difíciles de conseguir en este país.

Se prentende que exista una aceptación social entre los países, que se conozcan otras culturas, sin embargo es el propio gobierno el que intenta camuflar su cultura, su modo de vida y los problemas existente en esta gran urbe.

Ya no podrán salir en pijama a la calle sus ciudadanos, a pesar de que en algunas zonas sea una costumbre, parece que resulta políticamente incorrecta, por lo que se prohíbe. Los mercados de la zona llevan días cerrados para hacer sitio a las limousines de las autoridades y los accesos a varias calles permanecen cerrados incluso para los residentes.

Chinos en la calle y en pijama.
Chinos en la calle y en pijama.

Del mismo modo se intenta camuflar por unos carteles publicitarios muy llamativos, las chabolas existentes en numerosos barrios, recordando a sus habitantes que existe un modo de vida que hoy por hoy resulta inalcanzable para ellos. Resulta más fácil tapar los problemas que solucionarlos, o que afrontar que existen.

Resulta contradictorio, una de las premisas iniciales era solucionar los problemas que existían en las ciudades, así se conseguiría mejorar la convivencia de la que tanto hablamos en la Expo. Si realmente se intentase llevar a cabo dichas premisas se crearía un debate constructivo en el que se redefinirían las fronteras de lo urbano, de la convivencia entre los ciudadanos, pero quizás aún no estemos preparados para reconocer que aunque existan numerosos aspectos positivos en todas las ciudades, también existen problemas. Problemas que hacen difícil la convivencia entre los ciudadanos.

Por Czestochowa Martín Gómez. Arquitecto de GRarquitectos

2 Comentarios

  1. Muchas gracias Zcesto por tu reflexión directa, clara, inequívoca… y muy valiente. Necesitamos muchas acciones así!

  2. La premisa necesaria para toda convivencia (ya sea la familiar , la laboral o la ciudadana) es el equilibrio entre libertad, derecho y obligación. Esperemos que China poco a poco se acapaz de nivelar la balanza.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *