HOY NO PODRÉ DEJAR DE RUMIAR…

Ya debía ser el momento. Por eso hoy se me vino a la mente un suceso que viví en primera persona. Seguramente el más lamentable que nunca sufriré como profesional. Seguramente también el más ilustrativo de esa metástasis llamada corrupción…

Pincha en la imagen para acceder al articulo completo

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *