“La hora de Guadix”: Una partitura coral soñada, teñida y sentida

Queridos amigos, algunas veces las partituras se van escribiendo casi solas, mientras se interpretan. E incluso fluyen los sonidos casi antes en el oído y en la mente del oyente que en la imaginación del intérprete o en la pluma de su autor…

Pincha en la imagen para acceder al articulo completo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *