El adiós a la fétida serpiente venenosa que cruza Bogotá

Hace un mes, aproximadamente, viajé a Bogotá invitado por sus autoridades regionales para compartir algunas de mis experiencias sobre ciudades comprometidas y ecosostenibilidad y, como cabía esperar, de la misma manera que yo les llevé mis vivencias, también me traje el zurrón lleno, pero que muy lleno, de enseñanzas muy valiosas. Y quiero contaros un caso realmente grandioso…

Pincha en la imagen para acceder al articulo completo

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *