Historias del coronavirus (9) Y EL MILAGRO VOLVIÓ A PRODUCIRSE

“como yo soy el depositario del perol de cobre, cada año haré las natillas de la abuela en la casa de uno de los hermanos…” ¡En fin! Paradojas de la cuarentena, que de tantas cosas nos priva y que también tanta coronavida nos da…

Pincha en la imagen para acceder al artículo completo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *