¡Felicidades! ¡Porque hoy mi brindis va por vosotros! (3)

Aún resuena en mis oídos la lección de vida que me dio en Sachaca una abogada arequipeña, cuando me dijo que «la verdadera categoría de un país debía medirse por el talante de sus mejores hombres y mujeres»…

Pincha en la imagen para acceder al artículo completo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *