El candidato potente

Ha dicho Juanma Moreno de Juan Espadas que sería un candidato muy “potente”. De un rival político se suele hablar bien cuando se va y resulta algo más extraño que se haga cuando todavía no ha llegado. Analizo el comentario del presidente de la Junta con una dirigente socialista y me apunta que ese tipo de halagos, en su partido, gustan poco. 

Analistas, politólogos y conspiradores han dado su bendición al alcalde de Sevilla, que ya ha empezado a ‘desevillanizarse’ porque esa etiqueta no conviene a un candidato en Andalucía, tierra de envidias y agravios territoriales. Susana Díaz es de Triana, que no es lo mismo.

De Juan Espadas elogian que es un político centrado -serlo no implica necesariamente estarlo- y dialogante. El típico candidato socialista que, en un momento dado, podría votarlo un simpatizante del PP. Pero olvidan quienes hacen este análisis que, antes, tendrá que ganar unas primarias internas donde, quienes votan, son solo los militantes del PSOE. 

Existía el consenso generalizado de que Susana Díaz quizás no sea la persona más idónea para encabezar las listas socialistas. La elección estaba clara entre Susana y cualquier otro, pero eso no es lo mismo que elegir entre Susana y otro en concreto. 

Los ‘sanchistas’ interesados -los verdaderos aún no han hablado- han trasladado la idea de que Susana es una secretaria general sin aparato, a la que apenas le queda algo de la guardia pretoriana de su ejecutiva. 

Pero mientras otros hacen campaña de salón y diseñan unas primarias de laboratorio, Susana recorre pueblos y agrupaciones. 

Y Juanma Moreno habla mal de ella. Y bien de Juan Espadas.

Mi canal en Telegram

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *