El cuento del gallo ‘pelao’

Era impensable que en la sesión del Congreso de los Diputados, convocada para analizar la alterada, irresponsable y torpe situación de Cataluña, se colara en el monótono verbo de sus señorías, el tubérculo de la patata, para romper la tensión de los últimos días, a cuentas de los cuentos de los Puigdemont y compañía. Y todo fue por la inspiración, agrícola, del diputado suecano Baldoví –que me recuerda al recordado Gila– que como recurso gastronómico dialéctico habló de las patatas. De las patatas catalanas, de las valencianas, de las murcianas… omitiendo otras patatas de excelente calidad como las de Canarias o las gallegas. Las canarias, arrugás, con mojo picón y las gallegas para la excelsa tortilla con huevos camperos.

Continuar leyendo →

Bla, bla, bla 1 a 0

Esta semana previa, por recomendación médica de un galeno que vive el júbilo de no tener que padecer el sufrimiento de revestirse con bata blanca, de fichar en hora, ni de contemplar cómo germina con firme y apesadumbrada lentitud la llamada ‘desfusión’ hospitalaria –no confundir con defunción–, he vuelto a mis ancestrales métodos medicinales y me he purificado con agua de Carabaña. Lo bueno que tiene este bebedizo que lo utilizaban nuestros padres con harta frecuencia es que tiene, también, propiedades cicatrizantes.

Continuar leyendo →

Una bofetada a tiempo parcial

No me da vergüenza confesar que, en más de una ocasión, me he tenido que reprimir para evitar el ademán de soplarle una bofetada a algún cretino. No arrojarle un guante, como en otras épocas, para llegar al desafío de batirme a duelo con padrinos, cuerpo a cuerpo, con espada o pistola sino, directamente, «que te pego leche» y aflojar la tensión del estrés que te produce algún espécimen que va de chulo por la vida, pisando moqueta prestada. Puigdemot, que me recuerda a los antiguos maniquíes de Paños Ramos y Junqueras el del ojo evadido, antes de la consulta, tienen ganada a pulso una bofetada a tiempo parcial.

Continuar leyendo →

Esa megalomanía de Puigdemont

Paciencia ciudadana hay que tener para aguantar el persistente tornado, impulsado por los secesionistas catalanes que, saltándose la ley, quieren independizarse de España otra vez. Para la gran mayoría de los españoles es abrumadoramente cansina la cantinela histórica que traen. Vamos, como si no hubiese cuestiones más preocupantes y acuciantes que resolver en este país que trata de superar, con gran dificultad, una grave situación económica.

Continuar leyendo →

A la excelencia gastronómica

Este verano hemos disfrutado de dos banderas azules. Aunque como granadino me produce grima que una vez más, por una u otra razón, seamos los menos beneficiados de Andalucía, según la Asociación de Educación Ambiental y del Consumidor. Hay que felicitar a Torrenueva y Motril por el reconocimiento que se otorga a las playas y puertos que cumplen una serie de condiciones higiénico- ambientales y de instalaciones adecuadas.

Continuar leyendo →

Mirando al retoño caliente

Echando la mirada atrás, desde l985, oficialmente en España daba comienzo el verano con el tradicional posado en bañador de Anita Obregón que en el rebalaje, florida y hermosa, jugaba con aquel cuerpo de gallina ponedora con las espumosas aguas del mar emulando a las sirenas mitológicas, pero sin cola de pez. Desde entonces hasta este año en bañador, biquini o triquini el simbólico y tradicional posado se ha convertido, ya digo, en la inauguración de la temporada estival sin protestas de la gremial feminista. A sus 60 años, Anita, colgaba en junio de este año, en su cuenta de Instagram, una foto con fondo rocoso y vistas al mar, en la que aparece en bañador azul y plata, brazos alados sujetando al aire un pareo blanco y ocultando sus pies con botines de india sioux para invitarnos, con sensualidad, a adentrarnos en las aguas saladas para gozar de un chapuzón.

Continuar leyendo →

En pie de guerra

Con la guerra civil no se acabaron las guerras. Aquella torpeza, tal vez evitable torpeza, de la sangrienta lucha entre hermanos tuvo unos vencedores fácticos y otros imaginarios. Esa revisionista circunstancia sigue siendo, a pesar del tiempo, bandera de ciertos movimientos políticos involucionistas aferrados en el regodeo de un pasado irreversible. Pero España, por una u otra razón, siempre está en pié de guerra.

Continuar leyendo →

Calles, esculturas y necedades

Decía un inolvidable maestro mío que los honores y distinciones, especialmente rotular una calle o erigir una escultura a algún ilustre personaje eran “flor de un día”, por aquello de que otros vendrán y las quitarán. Y no le faltaba razón porque, por desgracia, la política o los políticos, que suelen manejar con interesados hilos el criterio del ciudadano, lo cambian caprichosamente como cambia la veleta impulsada por la dirección del viento.

Continuar leyendo →

El Día Mundial del Orgasmo pasó sin pena ni gloria

En este mundo traidor, debo confesar que tuve, el pasado día 8 de este mes, la ignorante ausencia mental de que se celebraba el Día Mundial del Orgasmo. Uno no puede retener el calendario mundial de celebraciones en el magín, entre otras razones, porque somos muchos los que nos hemos abandonado, hace años, a la suerte o desgracia de los ordenadores y los smartphones y ellos trabajan por nosotros con un simple teclear.

Continuar leyendo →