Pero y tijera

Estuve prudentito el pasado domingo y me dediqué a hablar de las habas y los espárragos de temporada como si no hubiera que emplear el pero y la tijera, después de lo que dio de sí el Día de la Cruz, que como dicen los más moderados estuvo en la linde del botellón institucionalizado. De vez en cuando hay que echar la vista atrás y recordar cómo fue degenerando esta tradición popular hasta que, ante la demanda social mayoritaria y la responsabilidad de las autoridades municipales, se recondujo a sus artísticos y respetables orígenes revitalizados, en su día, a la máxima dignidad por el querido y recordado rector Antonio Gallego. Quitar las ‘barras’ de las cruces no fue un castigo caprichoso, fue una necesidad higiénico-sanitaria de obligado cumplimiento urbano. Es peligroso andar con innovaciones y regresos al pasado, sobre todo a un pasado que no fue asumido por la ciudadanía por una incontrolable situación que molesta, extorsiona e incómoda, además de ser perniciosa para los jóvenes.

Continuar leyendo →

Espárragos, habas y ‘maría’

Por esta época, históricamente, el agro provincial nos ha regalado las habas verdes, legumbre con variadas y ricas propiedades que llegó a convertirse en el plato estrella de nuestra gastronomía aparcando incluso a la tradicional tortilla sacromontana. La tortilla al Sacromonte la lograban algunos restaurantes hoy desaparecidos y es difícil que tan sencillo plato pueda degustarse, sin adulteraciones, en la actualidad. Sin embargo las verdes o frescas habas granadinas, que este año llegan con cierto retraso por el frío y la lluvia, se mantienen por su excelencia como genuino plato de preferencia de vecinos y huéspedes. La virtualidad de esta legumbre es que admite la congelación y es frecuente que muchos restaurantes de la Vega te sorprendan con ellas, en pleno invierno, aderezadas con huevos fritos y jamón. Y más de un exquisito gourmet cuando el fruto ofrece el diminuto tamaño ideal las guarda, como oro en paño, en el frigorífico a –18 grados para disfrutarlas el día más inesperado.

Continuar leyendo →

Adiós, Cristina, adiós

Con la nueva ley estatal antibotellón, los menores van a tener difícil el bebercio callejero, lo cual no asegura que abandonen la costumbre de ponerse ciegos largos fines de semana o celebrando cualquier festivo advenimiento conmemorativo. La compleja y necesaria legislación que hay que agradecer a todo el arco parlamentario, exceptuando a un par de beodos grupos que existen en la contradicción que permite la democracia, será sin duda bastante polémica, porque el incumplimiento legislativo puede incluso sancionar a los progenitores, cuestión harto discutible. Granada fue y es víctima del botellón. El ayuntamiento capitalino, como otros consistorios, crearon el ‘corralito’ para las etílicas noches de la juventud. Los ‘corralitos’ evitaron, en gran medida, que las reuniones botelloneras se extendieran por toda la ciudad, que semanalmente solían ser una molestia generalizada para los ciudadanos. Pero en los botellódromos todos tenían cabida, no se pedía identidad, y de alguna forma se fomentaba el consumo de alcohol y otros productos lesivos para los jóvenes. Difícilmente podrá controlarse este absurdo hábito si desde la familia, pasando por los centros de enseñanza y de la sociedad en general no afrontamos con decisión la tarea de educar, formar y convencer de lo que es bueno o es perjudicial para quienes forman la colmena humana del futuro social.

Continuar leyendo →

No es el máster, es la mentira

Por esa inocente credulidad que manejamos los bien pensantes creíamos que el máster de Cristina Cifuentes no era de broma y de engaño y que el escándalo académico político era fruto de las maliciosas tramas que suelen elaborar y amañar los opositores para triturar al adversario. Pero cuando esta semana, después de tanto jaleo y alboroto anuncia por carta, la infrascrita, al rector de la Juan Carlos que va a devolver el máster eso suena a cachondeo. Primero porque no puedes devolver algo que no tienes y en segundo lugar que si fuese legalmente poseedora de un título la renuncia no tendría justificación y, en todo caso, debería argumentarla a través del Ministerio de Educación. Total que la señora Cifuentes –que para nada le hacía falta un máster– se metió en un jardín con laberinto del que difícilmente saldrá airosa. Personalmente opino que lo censurable es la persistente mentira. No parece razonable que la actual presidenta de la Comunidad de Madrid se obstine desde el primer segundo en aseverar algo que ahora, por la presión política y social, trate de resolver como si el máster lo hubiese adquirido en El Corte Inglés: «Si no queda satisfecho le devolvemos su dinero».

Continuar leyendo →

Acrilamida

Cuidado con los alimentos fritos. Todos a moderada temperatura sin llegar al tueste que, no sólo engordan, si no que pueden ser cancerígenos. Lo advierten las autoridades sanitarias comunitarias –ya lo sabíamos por las españolas– pero, entre las preocupaciones más perjudiciales para la salud se encuentra la denominada acrilamida, que es una sustancia carcinogénica que se forma a partir de aminoácidos durante el proceso de freír, asar y hornear diferentes alimentos como la patata, las croquetas, la carne… El caso es que algunos alimentos como los torreznos o los churros si no están bien fritos no tienen gracia. Y no digamos del ‘pescaíto’. Lo cierto es que cada día nos encontramos con más y más recomendaciones tendentes a mejorar nuestro estado de salud, lo que implica que, si somos disciplinados, vayan cambiando los hábitos y costumbres alimenticios hasta que nos llegue la hora de cerrar el pico y nos vayamos al otro mundo con una buena salud.

Continuar leyendo →

Las grietas

En Kenia se ha localizado una profunda grieta que, según los expertos geólogos podría dividir, en un futuro próximo, en dos al continente africano. En España tenemos abiertas algunas grietas políticas que, como en el caso de Cataluña, ensanchan y complican, a diario, las normales relaciones con el Estado. Los independientes se hacen fuertes en el parlamento y en la calle y en desafío continuado siguen con la obsesiva idea de que el presidente del gobierno autónomo continúa siendo Carlos Puigdemont, despreciando los cargos que nuestra legislación ha determinado en la euroorden, al huido delincuente, que ahora permanece en Alemania a la espera, de su extradición. Al menos es lo que ha solicitado la fiscalía germana. Pero no siempre las peticiones de los fiscales coinciden con las de los jueces. Lo cierto es que la ‘fregona no está en el cubo’. Con los secesionistas vamos a tener para rato.

Continuar leyendo →

¿Usted quiere ser espía?

Al igual que, con frecuencia, elogiamos la labor del Ejército, la Guardia Civil o la Policía por sus éxitos, olvidamos la anónima y brillante misión de los miembros de los servicios secretos. En el caso de España el CNI (Centro Nacional de Inteligencia), que esta Semana Santa se ha quitado el capirote penitencial de la ocultación y no ha tenido remilgos o rubores institucionales en decir que fueron seguidores, desde el primer momento, de controlar la furgoneta que impunemente trasladaba al prófugo español más iluso de las últimas décadas. Al final, la desafiante, impertinente y provocadora turné del huidizo secesionista Carlos Puigdemont fue interrumpida, interceptada por la policía alemana gracias a los buenos oficios de nuestros espías. ‘La fregona está en el cubo’. Así de simple.

Continuar leyendo →

¿Libertad de expresión?

Gran regocijo ha producido entre las hordas de extremada izquierda y los desnortados independentistas la reciente sentencia del Tribunal Europeo de Derechos Humanos que ha dejado fuera de juego al Tribunal Constitucional y a la Audiencia Nacional al obligar al Estado español a devolver el dinero a dos jóvenes que fueron condenados por quemar fotografías del rey Juan Carlos I en 2007 y además indemnizarlos con 9.000 euros. Continuar leyendo →

La muerte de Gabriel

Hemos sufrido una semana de amargura y de rabia contenida, tras el frío y calculado asesinato, «macabro plan criminal», del pequeño Gabriel. Los psicópatas andan sueltos y no están muy alejados de cada uno de nosotros. Estos depredadores, al margen de su sexo, nacionalidad, edad o color de piel deben recibir su justa penitencia y, al menos, atenerse al castigo ejemplarizante de la Justicia que la impone y dicta el poder legislativo. De ahí el clamor popular de la mayoría de los ciudadanos que han pedido al Gobierno, después de tantos actos punibles, la mayoría de ellos con el agravante de abuso sexual, unas leyes menos garantistas para los criminales. Leíamos estos días una carta del abominable, sádico y despreciable personaje ‘El Chicle’, autor confeso de la muerte de la joven Diana Quer, en la que se jactaba, soberbiamente, en una misiva a sus padres: «Me van a pedir homicidio, pero a los 7 años ya estaría fuera». A este individuo, aún aplicándole la cadena perpetua, si es que existiera en nuestro país, al igual que a la confesa asesina del pequeño Gabriel, cuando salgan de la mazmorra, en la que suelen vivir de lujo y con escolta, volverán a integrarse en la sociedad igual o incluso con mayor rencor y maldad. Para los psicópatas no es posible la reinserción social, sencillamente, porque son enfermos del mal. Y la maldad, que de escolares nos la representaron con Lucifer, Satanás, Belial, Samael o Asmodeus, no tiene cura. Continuar leyendo →

¿Volverán los oscuros estorninos?

Estaba yo haciendo el circuito a ninguna parte de cada día cuando se me ocurrió pasear, recrearme y solazarme, por el casco histórico de la ciudad. Me apetecía ir a la plaza de las Pasiegas para observar cómo se levanta la estructura de la ya tradicional tribuna, desde donde los devotos semanasanteros no quieren perderse ningún año la magnificencia de la imaginería que procesiona y se adentra solemnemente por la principal puerta catedralicia. Por cierto que en los muros de la Catedral y Sagrario han dejado su huella los desalmados grafiteros que forman parte de esa indeseable tribu vandálica de los bárbaros del spray pinturero que atacan monumentos, fachadas y mobiliario con el regocijo de la impunidad. Continuar leyendo →