La visión conjunta de las texturas

“La Arquitectura Comprometida”

Por Armando P. Martínez Alfaro. Arquitecto

La visión conjunta de distintas texturas resulta crucial para el dialogo entre el observador y lo observado. Por ejemplo la textura de la launa o de una piedra pizarra, puede convertirse en punto focal de un paisaje. En el caso de las construcciones, las texturas de paredes y cubiertas resultan fundamentales en la percepción visual de la escena. La diversidad de materiales de construcción existentes en el mercado constituye una ayuda importante para la elección del recubrimiento adecuado del edificio y sobre todo la disminución del impacto ambiental.

La textura se puede definir de tres maneras diferentes, según el criterio que se emplee:

a) Como atributo a un objeto: es la disposición que poseen los elementos microscópicos constitutivos de un cuerpo o tejido. Es una definición genérica que afecta más al aspecto material que al visual.

b) Como propiedad óptica: es la manifestación visual que da la relación de entre luz y sombra motivada por las variaciones existentes en la superficie de un objeto.  La formación de la textura resultará por la manera de reflejar la luz (difusa o especular): texturas mates y brillantes.

c) Como atributo de una escena: es la agregación de pequeñas formas o mezclas de color que constituyen un modelo continúo de superficie. Se manifiesta no solo sobre los objetos individualizados sino también sobre las superficies compuestas.

La textura dependerá de la distancia. Así podremos distinguir entre infratextura (ej.. rugosidad de la piedra), textura (la disposición de las piedras en una fachada) y supratextura (el conjunto de fachadas de un pueblo).

Por lo tanto, los arquitectos tenemos la obligación de estar comprometidos espacialmente con estos tres “tipos” de texturas. Como ejemplo podría mencionar un pueblo “X” a cierta distancia no será posible distinguir cada una de las piedras como objetos individualizados, sino que la masa se percibirá como una superficie compuesta por las fachadas de los diferentes edificios.

A continuación se puede observar algunos tipos de texturas y su apreciación de diferentes puntos de de vista.

Ladrillos de adobe.
Ladrillos de adobe.
Muro de bloques de piedra.
Muro de bloques de piedra.
Ruinas de edificaciones de piedra.
Ruinas de edificaciones de piedra.
Viviendas de adobe.
Viviendas de adobe.
Otro tipo de viviendas en adobe.
Otro tipo de viviendas de adobe.

9 Comentarios

  1. Las texturas de nuestras ciudades nos rodean constantementem y nos acostumbramos a ellas. Cuando viajamos a otros lugares es una de las cosas que más nos llama la atención, el cambio de texturas a nuestro alrededor, como queda patente en las imágenes de ejemplo que nos ha dejado Armando.

  2. me interesan sobretodo las texturas que se perciben desde las miradas intermedias y las lejanas, pues son las que trascienden del propio proyecto para hacer ciudad… En las primeras, interesan cuestines tales como la altura, los acabados, los tonos o los huecos, mientras que en las segundas serán la tipología, la escala de la promoción/actuación, el tamaño de la parcela, la cubierta, y algunas veces incluso el color.
    Cuando la armonía de la imagen de un barrio depende de tales parámetros, por ejemplo,… ?es licito que la colectividad regule esos parámetros?

  3. En la línea de lo lícito va la propuesta que se traslada a los ayuntamientos como los principales promotores y ejes de los Municipios, cuyo denominador común es la redefinición de la gestión ambiental, que de la mano de la colectividad ciudadana, puedan regular los parámetros de impacto ambiental, en este caso la sensación que puede reflejar un determinado tipo de textura, ya sea a nivel arquitectónico o ya sea a nivel urbanístico.

  4. Los ciegos en el tacto tienen la habilidad y la sensibilidad de sentir las texturas y los arquitectos desarrollamos esta misma habilidad conforme profundizamos el estudio de las proporciones y la creación de espacios y volúmenes en nuestro entorno físico.
    Todo es textura y digo todo, incluyendo al agua, fuego, tierra y aire.
    Me atrevo a afirmar que hasta los colores tienen diferentes grados de textura; si tienen sensaciones, como el rojo, el calor; el azul, el frío, el blanco, la pureza, etc, etc. Los diferentes tonos y gamas de colores tienen grados diferentes de textura.
    Tanto la textura como el color nunca deben ser parte implícita en la arquitectura, siempre deben formar parte de ella pero con un estudio particularmente independiente de esta, tanto en su composición, proporciones y valores de un determinado conjunto.
    Considero que realizar un estudio de texturas a escala urbana en una ciudad como para querer resolver problemas urbanísticos es muy teórico y académico.

  5. Querido amigo: Yo creo que el concepto de la arquitectura es tan amplio que abarca todo lo que dices… Otra cosa es si hacemos buena o menos buena arquitectura, porque esta claro que muchos factores no reciben la atención deseable…
    Y respecto a las texturas en la ciudad… Yo creo que al menos en la ciudad histórica es necesaro profundizar en el conocimiento de las claves que le han dado esa apariencia en la corta, media o lejana visión…. Que son valores patrimoniales que hay que proteger, y por tanto deben ser regulados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *