Torre de la Santa y Apostólica Catedral de la Encarnación de Guadix

“La Sociedad Comprometida”

Fotografía: Torcuato Fandila / Texto: Alcolea

Interior del campanario de la Torre de la Catedral de Guadix./ Torcuato Fandila
Interior del campanario de la Torre de la Catedral de Guadix./ Torcuato Fandila

La gran torre de la catedral de Guadix sitúa su mole cuadrada en la cabecera del templo. Las noticias acerca de su construcción reflejan la lentitud con que fue levantada esta catedral. Juan de Maeda visitaba las obras de esta torre ya en 1559, cuando era maestro mayor de ella Juan de Arredondo, y en los años siguientes hay noticias intermitentes de obras en la torre hasta finales del siglo XVIII, época de amplias realizaciones en esta catedral.

El resultado de tan prolongados trabajos muestra abundantes recuerdos renacentistas, desde los huecos de los dos cuerpos bajos hasta el triple hueco del cuerpo de campanas, semejante a otros similares en las torres de las catedrales de Granada, Córdoba, Jaén o Málaga, y las pilastras dóricas o jónicas con que se acentúan los ángulos de los cuerpos bajos cuadrados. El remate octogonal con su linterna es desproporcionado e insubstancial, como si reflejase una cierta prisa o improvisación en concluir la torre.

La linterna, que contiene una extraordinaria campana de las horas, está rematada por un enorme Corazón de Jesús, que estuvo originalmente dotado de un mecanismo que permitía orientarlo hacia uno u otro barrio de Guadix. Ese movimiento ya no es posible por desgaste de la instalación.

8 Comentarios

  1. Me gustaría que mi amigo Antonio Tejada nos hablara sobre la relevancia que puede tener para una ciudad, para un territorio poder ser identificada por un símbolo, material como en este caso o inmaterial, tan claro, rotundo y valioso… fruto del esfuerzo común de todo un pueblo…

  2. Estimado Juan Carlos, estos símbolos de las ciudades nos hace dibujar mentalmente el skyline de la misma cuando no nos encontramos en ella, e incluso, sin haberla visitado antes y solo mediante el recuerdo de fotografías. Este Citymarketing o Marketing Ciudad se ve reflejado en esta torre de la Catedral de Guadix ofreciéndole a la ciudad una gran personalidad.

    Pero, ¿podría ser de otra manera? Hoy por hoy, en el skyline accitano, una silueta destaca sobre las demás: la catedral de Guadix con su torre que se alza majestuosa. Sería imposible concebirla sin ella. Pocos monumentos irradian tan potentemente sentimientos de identidad local.

    Una grandiosa estampa es la contemplación de esta imagen accediendo por la Estación de Guadix a través de la Carretera de Murcia. La Catedral con su torre, los cerros característicos de la Hoya de Guadix y la cara oculta de Sierra Nevada completamente blanca por la nieve invernal…

    Bilbao tendrá el Guggenheim, Valencia la Ciudad de las Ciencias, San Sebastián su Festival de Cine que nos hace soñar con la Playa de la Concha aunque jamás hayamos estado… Pero esta pequeña ciudad granadina, tierra de un servidor, no tiene nada que envidiar en cuanto a símbolos e identificación local se refiere.

  3. Gracias Antonio por la bonita respuesta.. aunque en realidad estaba seguro de que lo sería… y esto me lleva a pensar en la posibilidad de profundizar a través de una serie de artículos en los conceptos del Citymarketing o Marketing Ciudad.
    Antonio, si te atreves, yo escribiré en los próximos días una primera reflexión para acto seguido cederte el testigo ¿Hace?

  4. por cierto, había olvidado agradecer el arte fino del fotógrafo Torcuato Fandila y de Alcolea, autor del texto

  5. Será un placer profundizar en estos conceptos. Y también le doy la enhorabuena a Torcuato Fandila por su colección de fotografías del Guadix Mágico…

  6. El corazón de Jesús que remata la torre de la Catedral de Guadix, tenía y tiene un mecanismo que hacía girar la imagen en la dirección que se quisiera. Este mecanismo consiste en un vástago-tornillo sujeto a la imagen por un lado, y sujetada por dos tuercas apretadas una contra otra del otro lado, que por medio de una llave fija gigantesca se hacían girar, moviendo la imagen en la dirección deseada.
    Con el paso del tiempo y el poco uso que se le ha venido dando en los últimos (muchos) años, este mecanismo se ha oxidado y es por lo que ya no funciona. Sería bonito poder recuperarlo; creo que unas buenas manos, mucho aceite “3 en 1” y un poco de paciencia debieran bastar para su arreglo y puesta en funcionamiento.
    Recuerdo que mi padre me contaba que el día que colocaron la imagen, allí se celebró una misa y que el asistió de monaguillo, a pesar de los vértigos que padecía.
    También me contaba, que la orientación del Sagrado Corazón de Jesús, no era fruto del capricho de nadie, sino que se orientaba siempre en la dirección en la que había ocurrido alguna desgracia para que protegiera a las personas que habían pasado por ella.
    También hay un detalle que no sabe todo el mundo, al menos los que no han estado allí arriba, y es que la imagen tiene en su pecho un corazón que sobresale y en un tiempo éste se iluminaba. Imagino que con los vientos que corren allá arriba, los fríos extremos y las lluvias, sería muy difícil de mantener aquello encendido, por lo que al final se perdió. También pienso, que con los adelantos que hay hoy en día y un buen manitas, se podría arreglar.
    Como siempre, las fotos de mi buen amigo Cato son sublimes, geniales…
    Un abrazo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *