LAS VÍCTIMAS DEL ‘EFECTO GUGGENHEIM’

“La Arquitectura Comprometida”

Iniciamos aquí una reflexión a raíz del artículo publicado en la prensa digital titulado “Las víctimas del ‘efecto Guggenheim’”, acerca del efecto negativo de la necesidad imperiosa de  numerosas ciudades de querer implantar edificios firmados por arquitectos de renombre con la intención de crear un efecto llamada y colocar dichas poblaciones en los primeros planos de las escena mediática.

El alcalade sevillano junto a un elenco de arquitectos "estrella". FUENTE: elpais.com
El alcalade sevillano junto a un elenco de arquitectos "estrella". FUENTE: elpais.com

 “Cuando el 25 de septiembre de 2006 el entonces alcalde de Sevilla, Alfredo Sánchez Monteseirín, se fotografió en el balcón del Ayuntamiento con los arquitectos Norman Foster, Jean Nouvel, Arata Isozaki y Guillermo Vázquez Consuegra, no sospechaba que aquella imagen iba a convertirse en un icono de la cara mala del llamado efecto Guggenheim: tras el éxito del museo diseñado por Frank Gehry en Bilbao, todas las ciudades aspiraban a tener su edificio estrella.”

Sin embargo, no es lo mismo un edificio estrella que un edificio firmado por un arquitecto estrella. Evidentemente se trata de una operación de marketing que trasciende la calidad de las propuestas. No seré yo quien ponga en duda la calidad de sus trayectorias ni la enorme creatividad de sus proyectos, pero no comparto la idea de sustituir los concursos de arquitectura por “castings”. Algo no funciona cuando las ciudades, en vez de querer tener unos buenosedificios capaces de cumplir con su función,  lo que quieren tener es un “Ghery”, un “Hadid” o un “Calatrava”. En ese momento, el nombre del autor sobrepasa la calidad del edificio para convertirse en una mera marca comercial. Casi me atrevería a decir que el edificio no importa. Estaremos de acuerdo en que dichas operaciones de marketing ayudan a reactivar la economía, el turismo, etc… pero, ¿sólo se consigue con arquitectos del “StarSystem”? ¿Y si estos objetivos se consiguieran, además, con buena arquitectura?

Recordemos aquí la noticia aparecida en el diario Ideal de Granada el pasado 23 de marzo de 2007 donde se relata que “Arquitectos de gran prestigio diseñarán cinco edificios de VPO para Emuvyssa” con el fin de “por dotar a la ciudad de diseños que sean referentes en el mundo de la arquitectura”.

Ilustración de José Luis Ágreda y Hombre de Piedra. FUENTE:  revista “Pasajes de arquitectura y crítica” nº71
Ilustración de José Luis Ágreda y Hombre de Piedra. FUENTE: revista “Pasajes de arquitectura y crítica” nº71

“Julián Sobrino, profesor titular de la Escuela de Arquitectura de Sevilla llama a retomar “el discurso de la arquitectura de Andalucía de los años 70 y 80”. “Entonces se pensaba en atender todas las necesidades de las ciudades, los asuntos cotidianos, las VPO, los colegios públicos, los centros de salud”. “Hay que retomar la dimensión utópica y aparcar la mediática”,sostiene Sobrino.

“Hubo una confluencia de intereses entre los promotores inmobiliarios, algunos arquitectos y los partidos políticos. Pensaron que al pueblo se le podía ofrecer una estrella y que seguiría su halo”.

“El problema de muchos de estos proyectos nace, según la arquitecta Elisa Valero, profesora de la Universidad de Granada, de una mala concepción de lo que en su opinión debe ser la ciudad. “No puede ser una suma de objetos a cual más original, tiene que establecer las relaciones más adecuadas posibles con el ciudadano”

Valero cree que su forma de entender la profesión (“servir para solucionar problemas y estar al servicio del hombre”) no es compatible con la arquitectura del “exhibicionismo de estrellas”. “La buena arquitectura da igual de dónde venga”

Ambos arquitectos coinciden en señalar la necesidad de recuperar un lema que, según el profesor de la Universidad de Sevilla, se empleó en una bienal de arquitectura de Venecia: “Más ética y menos estética”.

Y es que muchas veces pecamos de superficialidad. Nos quedamos con un nombre, una imagen, una marca. Nos quedamos con la forma y obviamos el fondo. Deberíamos dedicar más tiempo en elegir las propuestas más adecuadas que en relaciones públicas y fotos promocionales. Porque muchas veces le damos mayor importancia a la imagen que damos al exterior que a la calidad de vida de los propios ciudadanos, que al fin y al cabo son los que deberían disfrutar el día a día de estos edificios. La arquitectura, no lo olvidemos, está llamada a formar parte de las ciudades, no de catálogos o revistas.

Puedes leer el artículo completo en el siguiente ENLACE.

Jose Miguel de la Torre Sarmiento, arquitecto de GRarquitectos

6 Comentarios

  1. Además de todo lo dicho, la arquitectura de firma , de estrellas se entiende, limita en cierto modo la creación de los arquitectos celestiales. Las ciudades no solo querían un edificio firmado por un determinado arquitecto, sino tambien una obra que se pareciese a….
    limitando las posibles opciones del creador.

  2. Interesantísima disertación la que nos plantea Jose Miguel. Personalmente creo que la erección de referentes urbanos no es algo desdeñable. Pero en su búsqueda hay que tener en cuenta varios factores:
    1. Hay ciudades que ya los tienen y que por tanto solo tienen que potenciarlo: un conjunto histórico reconocido (Úbeda-Baeza), un enclave natural privilegiado (Setenil de las Bodegas y su falla), una cierta particularidad constructiva (Purullea y sus casas-cueva); etc.
    2. No siempre tiene que ser un edificio, pues el urbanismo es al menos tan importante como estos, aunque con frecuencia pase desapercibido para el profano visitante: caso de la planificación en damero de Santa Fe, la medina andalusí de Frigiliana, los nuevos barrios nacidos tras el terremoto de Alhama de Granada, etc.
    3. En ocasiones es suficiente con una simple mención: como sucede con la capitalidad verde de Vitoria-Gasteiz, la capitalidad cultural de San Sebastián, el suceso de hechos históricos como los de Bailen, etc.
    Por tanto, a cada ciudad hay que buscarle su punto, y cuando no se le encuentra entonces habrán de realizarse edificaciones singulares que suplan esta carencia.
    Por otro lado, si limitamos las tipologías constructivas a la inventiva de unos cuantos “endiosados” podemos caer en la globalización de la arquitectura, pues por muy imaginativas que sean las creaciones de éstos, nunca superarán la diversidad de la obra que las generaciones y generaciones de todos los pueblos del mundo nos han legado.
    Y así lo confirman las estadísticas de turismo, pues por mucho que se hayan incrementado las visitas a Bilbao, la gente sigue prefiriendo otros destinos más completos y tradicionales, que ofrezcan más cosas que ver que únicamente un edificio y en el que se observen elementos que no se pueden ver en otra parte.

  3. Nos podríamos acercar a este tema desde muchas ópticas. Por un lado, la idiosincrasia propia de nuestros políticos. Les da lo mismo una foto en un edificio lleve el sello de un arquitecto que sea reconocido (por ellos, claro está), que una foto junto con el ultimo atleta local que haya destacado. El tema en si no es la arquitectura. Por otro, un poco de autocrítica gremial. Desde los propios arquitectos hemos fomentad en el gran público una visión de los edificios contemporáneos como objetos casi escultóricos, como fin en si mismos. No hemos sabido trasmitir que las preexistencias y el entorno son elementales en el proceso creativo, con ello la construcción tiene sentido y crea ciudad.

  4. Interesante debate el que nos propone JoseMiguel. Me quedo con su frase: “… muchas veces le damos mayor importancia a la imagen que damos al exterior que a la calidad de vida de los propios ciudadanos…”. Sii bien es una evidencia que hoy existe una gran competencia entre las ciudades por captar recursos financieros, por radicar empresas y tecnología, por ofrecer las mejores ofertas de ocio y turísticas… y para ello muchas de ellas han optado por el modelo Bilbao y su Guggenheim como nos narra el artículo, existen otras como Vitoria o San Sebastián que basan su progreso en la calidad de vida, en óptimos servicios urbanos, en la cultura, o en la sostenibilidad.
    Cuando una ciudad o una región procuran que sus habitantes tengan el mejor entorno y una buena calidad de vida a través de una buena organizacion general de sus comunicaciones, sus equipamientos y sus áreas verdes; y cuando además se hace generando paisajes armónicos, están sentando las mejores bases para avanzar hacia el progreso y el desarrollo. Cuando además esa ciudad o esa región cuentan con un patrimonio, una historia y una cultura sumamente atractivos, como ocurre en Andalucía o en Granada, no debería haber dudas sobre qué estrategias elegir…
    Lo dicho: desarrollo económico, calidad urbana y calidad de vida son tres elementos difíciles de separar.

  5. Curioso que se esté tan deacuerdo con este artículo por parte de un equipo de arquitectos urbanistas “estrella” en Andalucía que tienen esa misma ventaja a la hora de adjudicaciones de redacciones de planeamiento por parte de los municipios y la junta de Andalucía.

    Si unas bases de contratación provocan que no se presenten mas que los de siempre, acaba provocando un efecto similar a cuando se llaman a arquitectos estrella para que diseñen un “como el de Bilbao”. Con el agravante de que en este caso no se trata de edificios sino de la trama urbana y el desarrollo de un municipio o territorio.

  6. Querido ¿colega? Andrés, creo que no tienen nada que ver ambos temas, aunque tu eres muy libre, obviamente, de relacionarlos. Una cuestión es la que se aborda en este artículo respecto del carácter propagandístico de cierta arquitectura de autor y de su efecto “llamada”, y otra la que tu planteas sobre que los pliegos de los concursos de planeamiento puedan primar ciertos perfiles…
    Respecto de la segunda cuestión, que creo que es la que tu quieres tratar, te diré que es una realidad que el urbanismo es una labor cada vez más compleja que requiere de equipos muy especializados y muy diversificados, y las administraciones frecuentemente priman esos perfiles de equipos, lo cual tiene su lógica dado que según tus propias palabras “no se trata de edificios sino de la trama urbana y el desarrollo de un municipio o territorio”.
    Desconozco quien eres ni cual es tu perfil o tu experiencia, pero si es tu deseo ser urbanista, permíteme que te recomiende que estudies mucho y que abras tu mente a otras disciplinas que tienen tanto que decir sobre la ciudad y el territorio, que te acostumbres a trabajar en equipo con otros especialistas, que te colmes de paciencia y que te vayas labrando poco a poco de esa experiencia que hará que un día una ciudad ponga en tus manos y en las de tu equipo el diseño de su futuro, sus anhelos y sus esperanzas… Te lo deseo porque se trata de una tarea muy exigente pero a la vez apasionante.
    Te ruego que nos veas a GRarquitectos como a un grupo de profesionales luchadores y comprometidos con la función social de nuestra actividad, que además estamos convencidos de que es bueno compartir nuestros conocimientos ya que nosotros día a día también aprendemos de otros… Y en esa línea está orientado este blog como lo estuvo el último de nuestros Foros Profesionales: “GRarquitectos comparte su experiencia para animar a nuevos emprendedores”
    http://granadablogs.com/gr-arquitectos/2011/12/27/3a-edicion-de-los-foros-profesionales-de-grarquitectos-la-ciudad-comprometida/
    Te deseo lo mejor y te agradezco tu participación en La Ciudad Comprometida… Ah! Y muchas gracias por lo de “urbanistas estrella”… ¡Que ocurrencia!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *