Monthly Archive for diciembre, 2011

Dubai, qué guay

Hace algunos años, un antiguo concejal me amenazó con llevarme a los juzgados por publicar que había formado parte de la cuchipanda de Fitur. Me faltó contar que además había viajado en coche oficial en lugar de desplazarse en el autobús de la expedición.

Más o menos me vino a decir que él se podía permitir el lujo de ir a Madrid cuántas veces quisiera a comprar tabaco.

El caso es que a los pocos meses se dio una vuelta por el extranjero y tampoco pagó.

Me he encontrado con muchos políticos que aseguran que le pierden dinero a este rollo de la cosa pública. Y con otros tantos que lamentan tener que andar de hotel en hotel con lo bien que estarían en el sofá de su casa viendo Sálvame.

Pero a todos les gusta un sillón en un pleno y un asiento en clase business.

Hace unos meses, José Torres Hurtado y Sebastián Pérez volaron con un grupo de empresarios granadinos a Dubai, qué guay, a buscar petrodólares para la tierra del chavico.

La misión comercial estaba de sobra justificada como para que Ayuntamiento y Diputación hubiesen costeado el viaje de ambos políticos, por eso no se explica tanto enredo por aclarar si se trató de un viaje oficial o de un voltio privado.

Sus colaboradores gestionaron mal lo que tendría que haber sido una buena noticia hasta convertirla en una china en el zapato.

Sebastián Pérez vino a decir hace unos días que las críticas conseguirán espantar a los jeques. Al final la culpa de la crisis la tendrán las hipotecas subprime y los periodistas; y no necesariamente por este orden.

El viaje a Dubai, qué guay, me cansa.

Pero antes de que alguien empiece a señalar culpables en la diana equivocada voy a dejar las cosas claras.

No voy a entrar en rumores. Si alguien intentó que algún empresario le salvara la cara, si hay de por medio alguna empresa que trabaja para el Ayuntamiento o quién pagó la cena en Dubai.

No le daré más vueltas a un viaje que considero productivo.

Pero hay que dejar claro que si se convirtió en noticia este embrollo, el detonante estuvo en el Ayuntamiento y no en los periodistas. Fue desde el gobierno municipal desde donde se vendió como misión oficial algo que después resultó ser privado. Aquí está la prueba.

Si alguien tiene que responder serán ellos. Nosotros solo hacemos preguntas.

Nota de prensa ‘oficial’ del ‘viaje privado’

Posdata: Por supuesto, cambiaré de opinión si me invitan a Dubai, qué guay. 

 

El sillón de los milagros

Me mandan esta foto del sillón de Rajoy desde el Congreso. Hay quien va a fotografiarse junto a fray Leopoldo y quien lo hace en el asiento del presidente. Al fin y al cabo, de los dos se espera que hagan milagros.

Están todos los diputados y senadores granadinos por la Carrera de San Jerónimo, pendientes de las pedreas del Gobierno. Muchos se hacen el longui, como si el reparto de cargos no fuera con ellos. Pero hay al menos un par de nombres que tienen opciones.

El que, por lo pronto, no estará en el Gobierno será Antonio Ayllón, aunque el compinche Pepe Torrente lo tuiteo ayer y muchos pensaron que era el nuevo secretario de Estado de Relaciones con las Cortes. En realidad se trataba de José Luis Ayllón, aunque alguno -por ejemplo yo- nos lo tragamos durante algunos minutos.

La resaca tiene esas cosas, que te deja más aturdido de lo habitual -que ya es difícil-.

Los nuevos diputados no tendrán hoy almuerzo ceremonioso por culpa de la crisis.

Los sociliastas que acudan el jueves a la minicumbre de Jun, al menos, tendrán un bocadillo, patrocinado por un repostero granadino.

Las penas con pan son menos, y así podrán digerir la derrota y reflexionar sobre el futuro. Se espera hasta 400 militantes y la intervención de un representante destacado por parte de los dos grupos que se han formado de cara al congreso de febrero.

Uno de ellos será un exministro.

Mal haría la dirección socialista si le da la espalda a este movimiento.

Todo empieza por una cosa del niño Jun, pero el niño Jun también tiene estas cosas.

Dubai y la ‘operación Chacon’

Después de un mes, al final nos hemos enterado de que cuando el alcalde y el presidente de Diputación se van de viaje privado a Dubai lo pagan los empresarios de Ditema. Lo normal.

Según esta teoría, la diferencia radica en que cuando un político se pega un voltio por cuestiones públicas lo pagamos entre todos y cuando lo hace de forma privada lo costean entre algunos.

Mal asunto. No hubiera pasado nada si en lugar de enredar innecesariamente, uno y otro hubiesen dicho desde el principio la verdad. Y mucho menos si el viaje, que puede estar justificado, se hubiera pagado desde la administración. Porque el problema es que, a estas alturas, ninguna versión será creíble.

Y la crisis se generó más desde el Ayuntamiento que desde Diputación.

Los políticos tienen la costumbre de hablar a destiempo. O de decir las cosas claras cuando ya no tienen remedio.

En el PSOE son muchos los que ahora hablan de revisión, incluso los que han estado dentro del mismo Gobierno al que critican.

Hay algunos que siempre estuvieron en esta línea. Como José Antonio Pérez Tapias, que no sería de extrañar que aparezca vinculado a movimientos como el de Carmen Chacon o la asamblea de las bases del día 29 en Jun. Donde es probable que se vean a delegados de la Junta de alguna provincia. También están en esta línea militantes granadinos como Pablo Suárez, antiguo alto cargo de la Junta.

Muchos son los que se ubican en la opción Chacon, aunque no lo dirán públicamente mientras no se pronuncie Griñán.

El único que se ha señalado ha sido Luis Salvador.

A veces, solo a veces, el que se mueve primero es el que se lleva el gato al agua.

La llamada de Rajoy

Artículo publicado hoy en IDEAL

El presidente del PP de Granada reunió hace unos días a su círculo más cercano y les recomendó que hoy tuvieran el teléfono abierto. Es un chascarrillo recurrente cada vez que se forma un gobierno y al final se agota la batería sin que suene el móvil.

Pero sí hay otra cuestión de lo que dijo Sebastián Pérez que se ajusta a lo probable: en los próximos meses, más de un dirigente popular cambiará de sitio. Algunos lo harán en los distintos niveles del equipo de Mariano Rajoy. Otros se pasarán a las listas de las autonómicas. Y, si gana Javier Arenas, al menos un par de granadinos tienen opciones de ser consejeros.

Uno de ellos es Santiago Pérez López, al que el presidente del PP andaluz ha prometido en más de una ocasión en ambientes semipúblicos que será el encargado de Educación en su primer ejecutivo. Sin embargo, el alcalde de Guadix es una de las opciones del PPde Granada para convertirse en subdelegado del Gobierno, un cargo que no es sencillo de cubrir. El partido quiere alguien experimentado para asumir la dirección de la Guardia Civil y la Policía Nacional en la provincia y, por ley, tiene que ser funcionario del grupo A.

La opción de Santiago Pérez no se encuentra cerrada pero tampoco es que haya muchas más. Entre los ‘ofrecimientos’ está el de una militante que hasta hace poco se encontraba en la primera fila.

Si la rumorología fuese cierta, uno de los teléfonos que sonarían sería el del alcalde de la capital, aunque no estaría operativo porque se encontrará de viaje por asuntos personales. En los mentideros políticos sitúan a José Torres Hurtado como alto cargo del Ministerio de Interior. Incluso, ponen el puesto: director general de la Guardia Civil. Fuentes del PP le restan credibilidad y lo atribuyen a un bulo lanzado desde el PSOE. Es verdad que el comentario ha llegado a la dirección popular y que tampoco sería nada descabellado. Pero no es el momento.

Concha de Santa Ana será una de las opciones que se manejen como portavoz de la Comisión de Fomento. El futuro del resto de diputados granadinos dependerá de los vínculos con los ministros y los cargos intermedios del Gobierno. Pablo García está en el círculo del coordinador de Política Autonómica y Local del PP, el malagueño Juan Manuel Moreno, que es uno de los nombres que previsiblemente promocionará Javier Arenas.

La asamblea del 22

A falta de una semana para la Navidad aún no me ha llegado ninguna caja de vino, cosa que no me sorprende pero me preocupa.

Esto de ser un periodista insobornable por las circunstancias te hace libre -a dos velas, pero libre-. Por eso, como ya he descartado que desde CajaGranada me llegue algún agasajo, puedo hablar de lo que está sucediendo en la entidad y de lo que sucede y no se cuenta.

El conato de revuelta de los trabajadores se ha resuelto días antes de la asamblea general. Una reunión donde, curiosamente, se aprobará la adaptación de los sueldos a la Ley Andaluza. Que traducido resulta que algún directivo cobrará la mitad; salvo que se refugie en Madrid. Hay dos que no perderían el tiempo ni en hacer las maletas.

En esta asamblea del 22 se rubricará la primera fase de esta metamorfosis obligada por la que ha pasado la Caja para convertirse en un banco. Quizás allí tengan respuestas algunas de las preguntas que se han hecho hasta en la comisión de control:

¿Cuáles son las empresas que de la noche a la mañana soltaron la guita para invertir en CajaGranada? ¿Cuánto están cobrando los directivos que se fueron a Madrid? -La última pregunta es mía-.

Definitivamente, se puede ser un banquero honrado pero es más difícil ser un banquero pobre.

Y a alguno quizás se le desmonta el discurso si al final tiene que ser el Banco de España quien descubra lo que gana.

Esto es lo que pienso, pero estoy dispuesto a cambiarlo por una caja de vino.

El PSOE y los tecnócratas

Ahora que los políticos tienen que recortar en asesores se están rodeando de tecnócratas, que resultan igual sin dejar de ser lo mismo.

Para que nos hagamos una idea, un tecnócrata viene a ser como un asesor pero además trabaja.

Tener un tecnócrata a mano resulta muy útil cuando hay que echarle la culpa a alguien, como le sucedió a Pepe Martínez Olmos el sábado.

El PSOE, que quiere reconciliar al partido con la calle, celebró un comité provincial a puerta cerrada… por aquello de que no entraran moscones. Pero como conservo el particular vicio de colarme donde no me invitan, tengo la intervención del cabeza de lista socialista, que -dicho sea de paso- me parece de lo más directo y sensato que se ha contado últimamente.

Pepe, al que tenía por un tecnócrata, le ajustó las cuentas -tecnocráticamente hablando- a su exjefa Elena Salgado, con quien coincidió en el Ministerio de Sanidad. Con su intervención, el diputado ganó pesó político dentro de su organización, algo que le hará falta para la travesía en la sombra que inicia el PSOE.

No es que me lo hayan contado, es que lo he escuchado yo. Tras agradecer el esfuerzo en una “situación difícil”, Martínez Olmos hizo “autocrítica” y achacó los malos resultados a dos cuestiones. Según el exdirector general de Sanidad, la derrota socialista se debe “fundamentalmente” a la gestión de la crisis que “ha diseñado la ministra de Economía”.

-“El gran error, en mi opinión, del presidente Zapatero ha sido poner al frente a una persona que se define como gestora”.

Alguien, que en lugar de dar una explicación “política” ha dado “respuestas tecnócratas”.

-“Así no se puede hacer política porque abandonamos nuestros planteamientos. Había muchas maneras de reducir el déficit. La tecnocracia no gana las elecciones cuando se apartan las ideas”.

En este momento, el auditorio rompió en aplausos.

Quizás el PSOE tendría que haber dicho todo esto antes de las elecciones.

Al menos, ahora podría decirlo con las puertas abiertas.

Y empezar a comportarse como políticos en lugar de como tecnócratas.