Granada en la enredadera

image

El pasado 11 de noviembre la jueza Mercedes Alaya puso en marcha la operación Enredadera, que se saldó con 32 detenidos en trece provincias, 23 de ellos en Andalucía y uno en Granada. Según el sumario –que ha permanecido bajo secreto desde julio de 2013 hasta hace una semana– alrededor de la empresa Fitonovo se organizó una presunta «organización criminal» que durante una década consiguió numerosos contratos públicos gracias a mordidas y comisiones. Dádivas que iban –siempre según la investigación de la Guardia Civil– desde inflar una pequeña factura para pagar una comida, hasta móviles, tablets, videocámaras o compraventas de coches a precios tan ventajosos que parecen más bien un regalo. En las declaraciones de algunos de los implicados también aparecen cantidades entregadas teóricamente a políticos, ya sea en sobres o en una caja de zapatos. La corrupción en su vertiente más sofisticada y en su versión más chusca.

La supuesta «organización criminal» operó fundamentalmente en Sevilla, con ramificaciones en provincias como Jaén o Córdoba. Pero Granada también estuvo atrapada en la ‘enredadera’.

En la declaración que el director comercial de Fitonovo prestó ante Mercedes Alaya el 19 de diciembre 2013 menciona un contrato ya «caducado» para el «control de vegetación» en Granada y Málaga. Obviamente, niega que mediaran dádivas o comisiones. Según el rastro que dejó en el Boletín Oficial de la Junta (BOJA), Fitonovo ganó a finales de 2008 el concurso para el eliminar la «maleza» en la red de carreteras de estas dos provincias por 983.113 euros.

Pero el nexo de la operación Enredadera con Granada es A. A. P., antigua comercial de Fitonovo para Andalucía Oriental y Murcia. La Guardia Civil la detuvo el 11 de noviembre a las 08.45 de la mañana en las inmediaciones de su domicilio, en una calle del Zaidín, acusada inicialmente de los presuntos delitos de pertenencia a organización criminal y cohecho. La jueza Alaya la dejó en libertad con cargos dos día más tarde.

La Guardia Civil ha encontrado evidencias de su participación en la «articulación de procedimientos de contratación pública fraudulentos y en el pago de comisiones».

Las primeras preguntas que le hacen el 12 de noviembre cuando prestó declaración estaban relacionadas con la provincia granadina. En concreto, le interrogan sobre L. G. –de una gran constructora– y sobre J. A. L. Solo reconoce al segundo, al que identifica como un «técnico de carreteras de la Junta de Andalucía en Granada». A continuación, la Guardia Civil le muestra un documento aparentemente firmado por ella, aunque la acusada negó que fuese su rúbrica.

¿De qué se trata? La UCO encontró entre la contabilidad de Fitonovo un recibo fechado el 7 de abril de 2003, donde se recoge que A. A. P. entregó supuestamente 6.000 euros a una tercera persona para que se los hiciera llegar a un técnico de la Junta en concepto de «comisiones» –en el documento aparece esta palabra en mayúsculas–. La acusada manifestó que no recordaba haber pagado ese dinero al funcionario granadino.

La Guardia Civil exhibió después un segundo documento que, en este caso, afecta a la provincia de Jaén. En el mismo, la comercial detenida en Granada informa a su jefe sobre cómo van a amañar supuestamente un concurso público en connivencia con un funcionario de la Diputación. La estrategia pasaba por invitar a dos sociedades que no harían nada por disputar el contrato. El e-mail está fechado el 21 de julio de 2011, a las 14.23 horas: «La oferta de Fitonovo debe ir con un 7% de baja. Al resto les indicáis un porcentaje más cercano a la licitación. (…) Ya está todo hablado». La detenida tampoco recordó haber remitido este correo electrónico.

Según el sumario –de 10.000 folios–, la imputada también accedió supuestamente a la compra de una cámara de vídeo para un técnico del Ministerio de Fomento en Jaén por 1.499 euros, con el compromiso de que el contrato público de Fitonovo se inflaría en la misma cantidad. Para mantenerlo contento, se le abonó presuntamente una estancia en Madrid y en la Navidad de 2008 le enviaron una lata de caviar, según la contabilidad B hallada en los registros efectuados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *